La Bienal Internacional de Arquitectura de Lima – BIALIMA dejó algunas lecciones sobre el camino que debe emprender la arquitectura peruana. Entre ellas, se destacó el trabajo de los ganadores del Concurso de Calidad Arquitectónica – Premio San Lorenzo, que reconoció a los proyectos que sirven de ejemplo, por su excelencia y creatividad, en la región de Lima y Callao.

Por Redacción CASAS
Imagen destacada: Edificio Zepita – Proyecto Bicentenario, de Javier Artadi

“Queremos ser proactivos y mostrar también las buenas prácticas más allá de nuestras fronteras”, declaró a esta revista Jean Pierre Crousse, curador de la primera Bienal Internacional de Arquitectura de Lima – BIALIMA. Este ha sido el tema en el que el evento, celebrado entre el 9 y 14 de agosto, ha puesto más énfasis. Y no lo ha hecho solo a través de las conferencias magistrales de los invitados, sino también con una interesante presentación de proyectos en certámenes como el Concurso de Calidad Arquitectónica auspiciado por San Lorenzo, empresa líder en revestimientos cerámicos.

El objetivo de este concurso es provocar un cambio en la visión arquitectónica de la región de Lima y Callao, reconociendo el trabajo realizado en una serie de edificios que sirven de ejemplo a la excelencia y la creatividad. Los ganadores, en cada una de las ocho categorías convocadas, fueron los siguientes: casa de campo en Cieneguilla, de Christian Vásquez, Milagros López y Joao Gabriel (vivienda unifamiliar o temporal); Multifamiliar Corpac, de K+M Arquitectura y Urbanismo (vivienda multifamiliar de hasta cinco pisos); Proyecto Bolognesi, de Nómena Arquitectura (vivienda multifamiliar de más de cinco pisos); Cebichería Señor Limón, de Hugo Tafur Cerna (equipamiento comercial); Centro Biomédico Mejorado de la Videna, de Poggione + Biondi Arquitectos (equipamiento de servicios); Instituto Francés de Estudios Andinos, de Román Bauer Arquitectos con Enrique Santillana (equipamiento cultural e institucional); Edificio Zepita – Proyecto Bicentenario, de Javier Artadi (restauración, renovación y rehabilitación del patrimonio arquitectónico y urbano), y Riviera San Francisco, de K+M Arquitectura y Urbanismo (espacios públicos).

Asimismo, el arquitecto Javier Artadi fue declarado ganador general del certamen con el Edificio Zepita – Proyecto Bicentenario. Una ambiciosa propuesta comercial, ubicada en un terreno de más de cuatro mil metros cuadrados, que incluye la restauración del antiguo edificio San Luis del centro de Lima.

Lea también:  "Pianeta Fresco": conversaciones sobre diseño, antropología y más

Artículo publicado en la revista CASAS #296