Además de estelarizar la cuarta versión del clásico de Hollywood, Bradley Cooper y Lady Gaga brillan en una banda sonora que huye de las modas actuales para adentrarse en el country, el rock y el pop. 

Gran expectativa ha generado el estreno de A Star Is Born, opera prima del actor Bradley Cooper, que marca también el debut de Lady Gaga en las pantallas del cine.

El cuarto remake de la película que protagonizaron Barbra Streisand y Kris Kristofferson en 1976 está ambientada en la época actual, y narra el ascenso de una joven cantante (Gaga) mientras su pareja, un artista consolidado (Cooper), se hunde en el alcohol y las drogas. 

Luego de cosechar toda clase de elogios en prestigiosos festivales de cine, como el de VeneciaToronto y Londres, el filme refresca la cartelera local y ofrece algo más que increíbles actuaciones. 

El soundtrack, el otro protagonista

Compuesta por 19 canciones (entre temas originales y covers), la banda sonora de la película retrata a la perfección la dramática relación de Ally y Jackson, dos amantes de la música. Las letras, inspiradas en 15 diálogos de la cinta, van desde composiciones depresivas entre el rock y el country, hasta temas llenos de energía, al más puro estilo del pop

Todo va a la par y compagina muy bien con el desarrollo de la trama amorosa. Y es que Cooper fue muy cuidadoso como actor, director e, incluso, como músico. Previo al rodaje, se sentó a escribir las canciones al lado de la intérprete de Bad Romance y tomó medio año de lecciones de canto. 

Más tarde, se unió a esta aventura musical al productor Mark Ronson. ¿El resultado? Una banda sonora impecable y que seguramente alcanzará más de una nominación el próximo año.

Hace algunos días, Lady Gaga reveló en su canal de YouTube los temas I’ll Never Love Again, Is That Alright? y Maybe It’s Time (en esta última, se escucha la voz de Cooper). No obstante, la interpretación más comentada ha sido La vie en rose, un clásico de Edith Piaf versionado por la artista norteamericana. Si aún no la has escuchado, te invitamos a hacerlo. La banda sonora oficial ya está disponible en todas las plataformas digitales. 

¿Vuelve Mother Monster?

Tras permanecer alejada de los reflectores por algunos meses, en parte debido a la fibromialgia que la aqueja, Stefani Germanotta parece estar recuperándose de los altibajos que no solo afectaron su carrera artística, sino también su vida personal, a juzgar por lo que muestra su documental para Netflix, Gaga: Five Foot Two

El Joanne World Tour (2017-2018) fue su última gira hasta la fecha y también la más corta: 41 conciertos en Norteamérica y 8 en Europa, para ser más exactos. El álbum que dio nombre a su recorrido mundial apenas superó el millón de copias vendidas al finalizar 2016, muy por debajo de lo conseguido por la estrella del pop con otros títulos. Similar suerte corrió con su predecesor, Cheek to Cheek, junto a Tony Bennet

De ahí que para muchos su incursión fílmica represente ese empujón que su carrera artística pedía a gritos. Pero más que una reinvención, Lady Gaga ha dado pistas de algo que sus seguidores reclamaban desde hace buen tiempo: el retorno a sus orígenes. Sus inquietantes publicaciones en Instagram así lo dejan entrever.

View this post on Instagram

📸: @elirusselllinnetz

A post shared by Lady Gaga (@ladygaga) on

Aunque no hay mayores detalles de lo que será su sexta producción discográfica, se sabe que ya está trabajando en ella y que se situará en un universo más pop y comercial. De momento, A Star Is Born le ha dado a la cantante la oportunidad de recuperar un sueño que había postergado por más de una década. Y que pronto podría conferirle el máximo galardón que otorga la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas