La artista plástica Diana Riesco-Lind presenta su novena exposición individual, “Dama roja vestida de verde”, en la Casa Museo Marina Núñez del Prado. En esta exposición, la artista plasma su relación con la Amazonía a través del arte. 

 Por Manuel Coral González

Evocación de lo natural

Diana Riesco-Lind, quien nació en Pucallpa, decidió plasmar su experiencia intrapersonal con la Amazonía en esta novena exposición individual. Desde su reflexión personal, la Amazonía es una metáfora de lo femenino, debido a lo orgánico, diverso y fértil como fuente ininterrumpida de vida. 

“Siendo este mi lugar de nacimiento, ha forjado desde mi niñez mi diálogo con la tierra y la Amazonía, lugar donde hasta los árboles tienen madre. Allí, las mujeres siguen la tradición de esculpir, tejer y bordar el algodón de sus bosques y el cultivo. La cultura y tradiciones suelen pasarse de generación en generación, de madres a hijas, de abuelas a nietas“, reflexiona la artista.

Diana Riesco-Lind en su taller de trabajo. © Suurmond Photography

Utilizando estos elementos naturales, la artista construye un trabajo de carácter hiperrealista, en el que intenta demostrar la presencia del arte y la cultura en la naturaleza amazónica a través de la evocación de los sentidos.

“Por más de quince años he trabajado el tema de nuestro vínculo con la tierra a través de la observación de la naturaleza y el registro en base a las experiencias de quienes la habitan. Considero que, buscando nuestras conexiones comunes, logramos crear una empatía con los demás miembros de una casa común, que es nuestro planeta”, cuenta Riesco-Lind.

Damas en la Amazonía

Riesco-Lind cree que, durante mucho tiempo, la Amazonía ha sido olvidada por la esfera pública y ha sido solo vista como “una masa verde inhabitada, sin cultura y tradiciones; con carencias y necesidades”. 

Lea también:  Memoria revisada: vida y obra de Reynaldo Luza

Por eso, uno de los motivos de esta exposición es visibilizar las “realidades del espacio geográfico de la Amazonía como figura de características asociadas a lo femenino”, las cuales pueden ser representadas -o encontradas- en los bosques, ríos y montañas. 

Pintura. “Fluídos” (90 x 110 cm) , de la serie “Dama roja vestida de verde”

En este trabajo artístico, las “Damas” tienen representaciones tan diversas como las que se pueden encontrar en la Amazonía: los cuadros pictóricos retratan la vegetación y misticismo de territorios vírgenes y las esculturas representan a la mujer en su rol como “agente de cambio en la lucha por sus derechos”.

Mientras que las instalaciones hechas de cerámica revelan las características -y posibilidades- plásticas de la flora amazónica, y los vídeos intentan capturar el vínculo existente del ser humano con la naturaleza, la cual le ha ofrecido alimento, abrigo y refugio, desde los inicios de su existencia.

Instalación. “Flora”, de la serie “Dama roja vestida de verde”

Para entender la relación existente entre la naturaleza amazónica y las expresiones artísticas de Riesco-Lind, se debe recurrir a los elementos con los que trabaja sus obra. Por ejemplo, en las esculturas “Damas marchando”, la relación existente entre la tierra se mezcla y transforma con el recuerdo que tiene la artista de una fotografía que vio de su madre.

“Me inspiré en una fotografía tomada a inicios de los setentas, durante una marcha escolar en las calles no asfaltadas de Pucallpa, en la que mi madre participaba. Esta clásica tradición de marcha militar alcanza un significado particular cuando todas son mujeres. La escultura parte del mismo material que pisan”, explica Riesco-Lind.

“Damas marchando”, “Fluídos” (90 x 110 cm) , de la serie “Dama roja vestida de verde”

Pero si hay algo que la artista tiene claro es la función que tiene el arte -y la naturaleza- en el entendimiento de cada persona con el lugar en el que vive y desenvuelve.

Lea también:  Una mirada modernista: Elton John presenta su colección fotográfica

“Creo que la relación de las personas con los lugares en los que ha vivido nos hace indagar sobre quiénes somos: desde nuestra relación con lo que nos rodea, hasta las características urbanas y naturales de un lugar… Considero que los espacios de naturaleza nos conectan como seres humanos con una tierra en común, que es nuestro planeta”.

Still de vídeo. “Venus, tomo de ti y regreso a ti”, de la serie “Dama roja vestida de verde”.

Puedes visitar la exposición “Dama roja vestida de verde” hasta el 11 de mayo en:
Casa Museo Marina Núñez del Prado (Calle Ántero Aspíllaga 300, San Isidro). Horario: de lunes a sábado de 9 a.m. a 5 p.m. Ingreso libre.