El 6 de julio se inaugura en el MATE la exposición de Hamidou Maiga, como parte de la serie de exhibiciones “Maestros de la Fotografía”.

HAMIDOU1

La exposición empieza el 6 de julio. Como su propia vida, el trabajo de Maiga contiene historias extraordinarias.

Maiga, natural de Burkina Faso, destaca por retratos de increíble profundidad y por mostrar en su obra la cotidianidad de una era y un continente. Fotógrafo de grandes dignatarios, autoridades religiosas y celebridades, así como de aldeanos, músicos y artistas, su vida, como su trabajo, contiene historias extraordinarias. Hombre capaz de unificar las diferencias tras un mirada de especial sensibilidad, logró capturar un periodo de extraña belleza: el despegue de un Mali colonial, cosmopolita espacio bajo el dominio francés, hacia la independencia como nación africana.

Albañil de profesión, su historia empieza gracias a un volante. Buscando fotos para ilustrar un aviso, se dio cuenta de que la fotografía disponible era de muy mala calidad. Así decide ir a Mopti, en Mali, y tomar un curso de foto. Como sucede con tantas cosas, una decisión lo llevó a otras y terminó ejerciendo como fotógrafo profesional en Tombuctú. 1950 lo vio comprarse su primera cámara y en 1958 fundó su estudio en NʼGouma convirtiéndose en el primer y único fotógrafo de la ciudad. Era un periodo de cambios y él estaba con la cámara lista para capturar Mali en plena transformación. Es la historia contada a través de rostros, poses, gestos y ropa. Una historia de personas más que de acontecimientos. Narración profunda y emotiva desde África emergente.

HAMIDOU maigA

Maiga capturó el despegue de un Mali colonial hacia la independencia como nación africana.

El trabajo en el estudio  pasó a colonizar nuevos espacios. Maiga inició una carrera en fotoperiodismo que lo llevó a recorrer durante dos años la rivera del Níger y a convertirse en uno de los fotógrafos pioneros de la región. Llevando técnicas de estudio al aire libre, el retratista destaca por los backings y fondos que contrastaban con una realidad que no salía en la foto y que estaba sin embargo presente. Como lo hiciera también Irving Penn, Maiga jugaba con colocar personas frente a fondos que daban un toque no solo irreal sino lúdico ante la solemnidad de poses y ocasiones. La realidad se expresaba mejor cuando se veía en retratados cuyos fondos no los ubicaran en un lugar tangible.

HAMIDOU maiga

El retratista destaca por los backings y fondos que contrastaban con una realidad que sin estar en la foto, estaba presente.

La obra de Maiga, fotógrafo hoy octogenario, es un lujo que fue revelado al mundo occidental recién en el 2011 cuando su archivo de negativos fue descubierto por el curador y galerista Jack Bell. Una exposición para no perderse: visión única de un mundo en transición, hoy ya perdido pero para siempre retratado.


Fotos: Copyright of the artist, courtesy of Jack Bell Gallery

Texto: Alejandra Nieto