Hace solo tres años, “Una mujer fantástica” de Sebastián Lelio sorprendió al mundo al convertirse en la primera película chilena de largometraje en ganar el Oscar. Hoy, “El agente topo” de Maite Alberdi tiene la misma ilusión al haber ingresado a la terna a Mejor Documental. Por ello, tuvimos una entrevista exclusiva con su directora.

Por Gonzalo “Sayo” Hurtado

El tema de lo social filtrado desde la mirada cotidiana, es una constante en el trabajo de Maite Alberdi. Sus películas anteriores, los documentales La Once” (2014) y Los niños” (2016) han ganado en importantes festivales internacionales como Cartagena, Biarritz y Gramado. Pero esta vez su sueño es más grande con El agente topo y así lo hizo saber desde su estreno en la edición 2020 de Sundance, además de su gran recepción en San Sebastián y las nominaciones que ha conseguido este año en los premios Goya de España y los Independent Spirit Awards estadounidenses. Actualmente, se encuentra disponible en la plataforma de Netflix.

La historia, sobre un anciano (Sergio Chamy) que es contratado por el jefe de una agencia de detectives (Rómulo Aitken) para ingresar en un asilo y vigilar a una anciana por encargo de su propia hija para saber si es maltratada y, eventualmente, hacer una demanda judicial contra el local, tiene una reconocible huella del cine policial y detectivesco, pero también es una puerta a un mundo de emociones a través de las muchas y conmovedoras historias con las que Sergio se va encontrando. La película ingresó a los shortlist a Mejor Película Extranjera y Mejor Documental para el Oscar 2021, consiguiendo el pasado 15 de marzo su nominación en esta última categoría y siendo la única representante latinoamericana en la edición de este año que tendrá lugar el 25 de abril. A continuación, la entrevista que la directora Maite Alberdi gentilmente nos concedió.

Maite Alberdi

Maite Alberdi, directora de “El agente topo”, nominado al Oscar 2021 a Mejor Documental.

Tus películas siempre tienen la particularidad de abordar lo cotidiano apartándose de los tratamientos clásicos. ¿Cómo encuentras los caminos para llegar a tus personajes?

Parto siempre de una aproximación temática. Voy buscando personajes que me permitan representar la experiencia cotidiana con una problemática social. A veces los datos, las cifras no nos entran y solo lo hacen desde la experiencia individual. Cuando lees la ley de trabajo en Chile te enteras que las personas con discapacidad no pueden ganar el sueldo mínimo, aunque trabajen las mismas horas que el resto. Cuando lo lees te parece aberrante, pero necesitas verlo en la experiencia de personas que quieren ser independientes y solo ganan US$ 10 mensuales. Solo desde la observación de ese micro mundo puedes entenderlo realmente.

Lea también:  Jerónimo Pimentel: en el arte no existe el adanismo

En este caso, mi interés empezó por el tema de los detectives privados y de cómo había cambiado el sistema procesal penal chileno. Desde ahí me interesó esa búsqueda pero también desde cifras terribles como que las tasas de suicidios más altas se dan en gente entre 80 y 90 años porque se sienten solos. Esas abstracciones me interesa que el cine las encarne en personas específicas que las están viviendo y que tú no.

Siendo un documental, tu película también transita por la narrativa del cine de género. ¿En esa frontera consideras que llega a ser una suerte de docuficción?

El agente topo es un documental porque todo lo que pasa es 100% real. Tiene una estilización que asociamos a la ficción y que no estamos acostumbrados a ver en este formato, como si no tuviera otros atributos cinematográficos. Lo que hace esta película es apropiarse de otros géneros de la ficción en el estilo, pero en la historia todo lo que ocurre es real.

El agente topo

En cuanto a la planificación del rodaje… ¿los administradores del asilo sabían exactamente a dónde querías llegar con tu trabajo?

Cuando ellos me dieron el permiso, yo tenía la intención de filmar la experiencia del agente topo y de la misión. Lo que yo no sabía era cuál iba a ser el resultado de esta: quienes eran los “malos”, si realmente se iba a descubrir algo, si habían delitos o no. Eso era algo que yo estaba dispuesta a encontrar pero la exploración inicial estaba centrada desde el detective. Yo no esperaba encontrarme con momentos emotivos entre mi personaje y los residentes. Mi intención fue cambiando en la medida que el protagonista se abre a una experiencia de vida y no a una cinematográfica. Al no importarle tanto a Sergio eso, es que la película se va a otra parte.

Un momento importante de la película se da con la selección de los candidatos. ¿Qué cualidad especial viste en Sergio en ese momento?

Aquí pasó un poco de lo que ocurre en todos los castings de ficción, cuando tú ves al actor y es amor a primera vista. Este señor que a su edad era tan espontáneo, tan divertido y que contestaba si le molestaba algo, en la primera vez que conversó con el detective le contó sus sentimientos y su dolor de haber enviudado a pesar de ser de una generación en la que los hombres no suelen hacer eso. Cuando se le llenaron los ojos de lágrimas, me enganchó totalmente y tuve que convencer al detective para que lo contratara.

El agente topo

Sergio Chamy en una pesquisa de El agente topo.

En Latinoamérica, está ocurriendo que el documental comienza a ganar más terreno que la ficción al tener en muchos casos más capacidad de conmover al público…

Yo creo que son herramientas distintas, pero el documental facilita más la identificación. En “El agente topo” la gente se da cuenta que lo que ve es real y eso es un golpe emocional para el espectador por el dolor de la experiencia de vida que te regala la película. Eso es un elemento clave del documental y que al mismo tiempo lo vuelve más doloroso, porque al existir este mundo hay un dolor al que no puedes renunciar porque es real. Desde ese terreno el documental puede movilizar más que la ficción.

Lea también:  Prince, el cantante que tendrá su propio color en Pantone

¿Qué te decía tú intuición respecto a lo que podías encontrar a través de los ojos de Sergio?

Yo sabía que el resto de personajes eran como un coro que iban a estar ahí, pero que no iban a ser tan protagonistas. La película tiene muchos personajes que van regalando sus historias y que van nutriendo la experiencia de Sergio, pero yo no me esperaba eso, sino un relato mucho más clásico de pruebas y de hechos, más film noir en ese sentido, pero termina siendo una película de experiencias como la de sentirse solo.

Pero Sergio termina siendo un detective que no graba nada bueno y cuyo material no funciona porque su investigación termina siendo más empírica, pero entrega la mejor conclusión desde la experiencia. Sergio se vincula emocionalmente y, a la vez, regala vínculos y eso es algo que yo no me esperaba.

Sergio Chamy y Maite Alberdi

Sergio Chamy y directora Maite Alberdi durante la presentación de El agente topo en el Festival de Sundance 2020.

Sergio también tiene muchos momentos de rompimiento en los que desafía incluso la voluntad de su empleador…

Hay un guión en la medida en que yo sabía lo que el detective le iba a ir pidiendo, pero yo no sabía cómo él iba a responder ni que se iba a salir tanto del libreto. Yo previamente había investigado a un señor mayor que había trabajado antes con el detective. Se trataba de un ex policía y respondía tal cual a lo que su jefe le iba pidiendo y con hechos. A Sergio no le importaba eso y al no importarle, nos invita a darle vuelta a los hechos e interpretarlos desde sus vivencias.

Lea también:  Conversamos con el actor Dylan Mynette de “13 Reasons Why”

¿Te ilusiona mucho el camino que tu película ha emprendido hacia el Oscar?

Yo lo veo paso a paso. Estas son campañas grandes que implican mucho trabajo y un esfuerzo grande de un equipo para lograr las nominaciones, pero lo más maravilloso de estar en tantas premiaciones es que te regalan una visibilidad que no la tendrías sino fuera por ellas. El impacto que ha tenido la película en Latinoamérica estas últimas semanas ha sido muy importante. Más allá del orgullo que yo siento por mi obra y por lo visible que se hace gracias a los eventos en los que figura, me lo tomo con la calma y con el agradecimiento que implica el que más personas la ven gracias a eso.

El agente topo

¿Crees que el hecho que cineastas como Pablo Larraín, Sebastián Lelio y tú misma hayan trascendido internacionalmente obedece a esfuerzos personales o a un trabajo impulsado desde las áreas de cultura del gobierno chileno?

Son muchos elementos que se juntan. Hubo fondos que apoyaron mucho el desarrollo de la industria y quizás ahora se están quedando cortos con el nivel de crecimiento de la misma. Fueron un buen empujón y ahora se están viendo superados en su magnitud. En este panorama, los privados no invierten en cine, aumenta la producción pero no los fondos y se hace un desequilibrio, por lo que dependemos en gran medida de los fondos públicos.

Oscar 2021: ¿En qué plataforma puedes ver las películas nominadas? (cosas.pe)

Esto es una posta porque yo siento que estoy donde estoy gracias a que hubo otro cineasta chileno que fue construyendo un camino. Yo he podido llegar al shortlist del Oscar en dos categorías, lo que nunca le había pasado a ninguna película chilena, gracias al camino que han trazado otros directores para permitirnos soñar y saber que estábamos haciendo relatos globales. Ellos, muy generosamente, han compartido su experiencia y nos han ayudado y mañana le tocará a otro tomar esa posta.