El más reciente poemario de Andrea Cabel busca un destino que sea también origen. Tras pasar años sin escribir, dedicada a una maestría y un doctorado en Estudios Latinoamericanos, la poeta regresa con una publicación que engloba poemas de sus tres primeros libros, así como una serie de textos inéditos. “A dónde volver”, cuenta con un prólogo del extraordinario Eduardo Chirinos, y será presentado el sábado 25 de junio a las 7.30 p.m. en la librería La Libre.

portada

¿Por qué poesía sobre otras formas de escritura?

En mi poesía, además de la lírica, ensayo el teatro y la narrativa, pero con lenguaje poético. Tanto teatro como narrativa son cosas que he enseñado, disfruto y consumo con voracidad. La poesía, sin embargo, es lo que me sienta mejor, con lo que me siento más cómoda. Se siente, más que como una elección mía, como algo que me eligió a mí.

¿Cuáles son tus poetas favoritos o a los que siempre regresas?

Blanca Varela, Eielson, Vallejo, César Calvo. Estoy volviendo a leer a Antonio Cisneros. Hay cosas de Watanabe que me interesan. Sin embargo, para escribir poesía me inspiro en lo cotidiano, en mi trabajo de campo, en la narrativa que consumo.

¿Dirías que escribes de todo lo que te rodea en el día a día?

Sí, pero por momentos. Me gustaría escribir todo el día, pero en los 5 años que estuve en el doctorado no escribí ni un verso. Estaba pasando por una etapa emocional bastante estable, estaba muy feliz. Me gustaría decir que escribo más allá de mi estado de ánimo, que tengo cierta disciplina. Pero ciertos estados de ánimo me predisponen más a escribir. Cuando estoy feliz estoy ocupada en vivir. Cuando no, cuando estoy angustiada, o perdida o preocupada, la poesía me salva.

Lea también:  Rupi Kaur: poesía en los tiempos de Instagram

¿Es una suerte de exorcismo?

No lo llamaría así. Escribir es un trabajo difícil. No es solo vomitar tu desesperación. Escribir un poemita de diez versos te puede tomar un año. Es un trabajo artesanal y muy frío. No es solamente sentir, sino pensar. Más que un exorcismo es un proceso reconciliatorio. Es objetivar lo que sientes al transferirlo al papel, luego darle una forma bonita, y finalmente aceptarlo. Recién he podido leer los inéditos que hice en noviembre. Antes me afectaba mucho, y ahora que están impresos quisiera corregir cosas.

received_10153808848599436

¿Cómo surge el momento de publicar?

Varios factores. Paroxismo es una editorial en Pittsburgh que suele publicar libros que recopilan el trabajo de varios autores, principalmente de narrativa. Apostaron por mí y me ofrecieron publicar mi poesía, un género marginal con lectores marginales. Incluso aceptaron hacerlo un poco a contramarcha, pues Eduardo Chirinos, quien hizo el prólogo, ya estaba muy enfermo y queríamos que viera el libro publicado.

¿Lo llegó a ver?

Salió impreso dos semanas después de que él falleciera. Si yo tuviera cáncer y me estuviera muriendo lo último que haría es escribir un prólogo. Él decidió hacerlo y lo terminó para el día de mi cumpleaños. Fue un gran amigo, y su prólogo es muy personal, además, porque él conoce íntimamente el backstage de los poemas.  Este libro no es solo una búsqueda, es un homenaje a alguien que tampoco sabemos a dónde está volviendo.  Este libro ha tomado vidas y muertes, alguien murió en el camino de este prólogo y alguien renació.

¿De ahí viene el título?

Tiene que ver con una búsqueda personal. Hay una tilde por eso. Es una pregunta más que una afirmación. Es un intento por regresar a un sitio que no sé cuál es en verdad, puede ser un lugar geográfico, puede ser un lugar metafísico. Es un grito de ayuda, un “¿ahora, qué?”

Lea también:  Libros: la historia de Nike, el regreso del poeta Julio Llerena, y mucho más

¿Ahora qué?

Estaré en Perú trabajando el tema de mi tesis. Lo que investigo es cómo leer acontecimientos de la vida cotidiana con herramientas literarias. La literatura no solo sirve para leer libros. Te da herramientas para leer eventos como el Baguazo.

¿Otro tipo de búsqueda?

Tal vez. Es analizar  cómo a pesar de que con los años aumente la violencia hacia los indígenas amazónicos aun no se haga nada al respecto. Es un tema de vizibilización e hipervisibilización. Por ejemplo, podemos decir que como no se sabe mucho de ellos, se les afecta. Sin embargo no se siente que no se sepa de ellos, porque los ves en publicidad. Es una búsqueda más allá de la imagen creada para el consumo.