La Liga del Sueño llegó a su pico mediático a fines del siglo pasado. En 1999, por ejemplo, fueron entrevistados por Azulejos, programa de Radio Francia Internacional, para hablar de los orígenes de la Liga. Pero hoy, 16 años después de esa entrevista, Pelo Madueño, Mauricio “el Chino” Chau y Arturo Ríos, se han reunido para recordar esas épocas.

-Los inicios de La Liga del Sueño eran totalmente experimentales…

Pelo: Sí, y a partir de todos los colores y todo lo estético que queríamos plasmar en la música, se generó una especie de taller donde rotábamos los instrumentos.

Chino: El sonido era más sónico. No importaban las notas sino lo que se generaba.

-¿Por qué usaron una pista en vez de conseguirse un baterista?

Pelo: Estábamos experimentando con teclados, pedaleras y otras cosas, y no queríamos un baterista porque lo sentíamos muy rock and roll y no era lo que buscábamos. Así que íbamos a los conciertos con un toca cassette, le dábamos play y tocábamos encima. Era un formato y sonido muy especial, que no encajaba con nada.

Chino: Podríamos decir que era techno…

Arturo: Y cuando yo entré a la banda, tuve el trabajo de reemplazar, de alguna manera, todas estas grabaciones. Nos juntábamos a revisar batería por batería, a escuchar todos los sonidos extraños y traducirlos.

Chino: Recuerdo que hubo una época en la que yo tocaba la guitarra eléctrica, acústica, teclado y hacía los coros. Y cuando todo acababa, era el último en salir porque tenía que cargar con todas las cosas. Hasta que un día les dije que solo quería tocar un instrumento y que consiguiéramos más gente.

Pelo Madueño

Pelo Madueño saluda al público en la presentación que marcó el regreso de La liga del sueño.

Han tenido que pasar ocho años para que La Liga del Sueño se vuelva a unir. Allá por 2007, los juntaron para un concierto con la condición de hacer una nueva canción. Así fue que después del concierto en el que tocaron “No me busques más”, se miraron, se dijeron eso mismo y se volvieron a separar. En una declaración, ellos dirían que fue como “reencontrarse con el ex y darse cuenta que todavía no sabía a cocinar y seguía igual de desordenado”.

Pero este es el segundo concierto que dan desde que se reencontraron bajo el rótulo de La Liga. El primero fue en junio de este año, por los 20 años de vida artística de Pelo, en el Gran Teatro Nacional. Fueron pocas las canciones que tocaron pero las suficientes para que volvieran a darles las ganas de hacer algo juntos. “Nos han llamado muchas veces pero esta coincidió con que habíamos tocado hace poco y nos decidimos”, cuenta Pelo. Basta verlos juntos para saber que la amistad sigue presente, nutrida por la música.