La fotografía es el medio que le ha permitido a Rodrigo Abd  algo que anhelaba desde chico: contar historias. Y es en busca de esas historias que ha viajado a lugares como Afganistán, Haití, Venezuela, Siria, entre otros destinos, donde llegaba a cubrir la noticia del momento.

“Para mí esto no es un trabajo”, afirma el ganador de un Premio Pulitzer. “Mi vida está atravesada por la fotografía documental. Yo vivo, respiro, organizo mi día a día y mis vacaciones en base a la fotografía”, confiesa.

Rodrigo Abd es argentino y ha ganado los premios más importantes en fotografía a nivel mundial: un Premio Pulitzer, un Premio Moors Cabot a la excelencia periodística y el World Press Photo. Foto: André Agurto

Fue durante esas coberturas donde nacieron los proyectos que ahora se exhiben en el Centro Cultural de España. Palimpsestos y Retratos: historias reveladas reúne las fotografías que el ganador del Premio Pulitzer 2016 realizó en Perú, Guatemala, Afganistán y México entre el 2006 y el 2017.

Retratos de la guerra

Durante su estadía en Kabul, la capital de Afganistán, Abd se sorprendió con un hallazgo. Descubrió que los fotógrafos locales aún utilizaban aquellas antiguas cámaras de madera (en el Perú las llamaban “minuteras”) para retratar a las personas.

Retratos nace del interés del artista por aprender esta técnica casi extinta. Lo hacía con  ayuda de un colega, que traducía del persa al inglés los tips que los retratistas callejeros le daban.

Abd no solo aprendió cómo usar este aparato de inicios del siglo XX. “Me permitió también acercarme a la gente y a sus historias mucho más que con la cámara digital”, asevera. Retratar con esta cámara requiere tiempo y paciencia por ambos lados. “La conexión es distinta, más duradera”. El fotógrafo utilizaba esos momentos para intercambiar palabras con los retratados, a pesar de las diferencias del idioma.

Lea también:  Príncipes Akishino : Lazos Imperiales con el Perú

Es por eso que Retratos puede leerse como el lado B de las fotografías de conflictos que captura Abd en sus coberturas noticiosas. Aquí están los personajes que conviven día a día con la guerra, con la pobreza, con el desarraigo, con la hostilidad. Sus miradas te cuentan la historia.

Palimpsestos

Palimpsestos nació a raíz de una dificultad técnica, de un acto fallido en la cámara analógica de Rodrigo Abd. Una batería a punto de agotarse causó que dos imágenes latentes (lo que se forma antes de revelar el rollo) se mezclen. Una vez que vio el resultado, “sentí una atracción inmediata por cómo se había resuelto estéticamente la imagen”, expresa el fotodocumentalista. Desde ese momento, adaptó los rollos para disparar tres veces seguidas en distintos lugares.

En Palimpsestos, el fotógrafo mezcla las diversas realidades que encontró a su paso por Guatemala. En una sola imagen, se entremezclan tres fotografías sobre temas como los rituales religiosos, las pandillas juveniles, los payasos callejeros, la gastronomía local, entre otros.

Palimpsestos hace referencia a las pieles de animales que se usaban para la escritura entre los griegos y romanos. Dado que no existía el papel, se tenía que raspar la superficie para ocultar lo que antes se había escrito allí. Es así que se iban creando capas y capas de escrituras.

Por André Agurto