El Concurso Mundial de Bruselas, que se realizará el 22 de agosto en Chile, ha desatado diferentes posiciones entre los productores más importantes de la industria pisquera peruana, pero también ha revelado que el pisco, a pesar de ser nuestra bebida de bandera, carece de la promoción adecuada.

Por Luis Felipe Gamarra / Fotos de Javier Zea

El 26 de julio, dos días antes de Fiestas Patrias, la Dirección de Signos Distintivos del Indecopi, que preside el abogado Ray Meloni, otorgó a la Denominación de Origen Pisco el carácter de Notoriedad en Grado de Renombre. Para Meloni, con esta distinción, el pisco amplía y refuerza su protección entre los países de la Comunidad Andina (CAN).

Para comprender los alcances de este reconocimiento, conversamos con Jorge Picasso, gerente de bodega Vista Alegre. “Fue una ceremonia protocolar en la que entregaron unos certificados a los representantes de la CAN. Fue una cosa formal, simbólica, pero no hay ningún cambio de fondo. Solo ha reafirmado lo que ya existe”, señala Picasso, recordando que Chile no pertenece a la CAN. 

pisco peruano

Guillermo Ferreyros, de pisco Ferreyros, tiene una propuesta polémica, digna de ser analizada por los órganos que reúnen a los protagonistas del sector.

Como vicepresidente del Comité de la Industria Vitivinícola de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), quisimos preguntarle por las repercusiones que ha traído el concurso Spirits Selection 2017, más conocido como el Concurso Mundial de Bruselas, pero Picasso prefirió no opinar sobre este tema. Precisamente, a propósito de esta competencia, se han producido una serie de incómodas situaciones para la bebida de bandera, que generaron suspicacia entre los más renombrados productores de pisco. Como Chile, por legislación, no admite la denominación de origen Pisco Perú, los organizadores invitaron a los productores peruanos a participar bajo la categoría “aguardiente”.

pisco peruano

Uno de los más grandes problemas que posee el sector, según Santiago Queirolo, no es Chile, sino la reducción de la frontera agrícola de la uva pisquera.

Casi una veintena de bodegas peruanas aceptaron perder la denominación de origen con tal de participar, pero, como se generó un escándalo en redes sociales, que provocó las críticas de expertos y consumidores, una a una las empresas renunciaron a su inscripción. En ese lapso, la Comisión Nacional del Pisco (Conapisco), que pertenece al Ministerio de la Producción, anunció que eliminaría por un año del Concurso Nacional de Pisco a las empresas que participaran en el Concurso Mundial de Bruselas (el certamen nacional, coincidentemente, se realizará el 23 de agosto, en Moquegua, un día después del inicio del evento en Chile).

Lea también:  Netflix: estas series y películas se estrenaron esta semana

Semanas atrás, para zanjar este asunto, Ray Meloni afirmó que las bodegas peruanas exportan aguardiente, que posee un proceso distinto al del pisco –cuyo procedimiento de producción está protegido por la denominación de origen–, por lo que el hecho de colocar pisco en vez de aguardiente en las partidas de exportación en la aduana se “habría” tratado de un “error”. Sin embargo, algunos de los productores con los que conversamos –que no exportan a Chile y que prefirieron no dar sus nombres– consideran que estas marcas sí han venido exportando pisco, rebajando la categoría de la bebida de bandera a un simple aguardiente, y que las autoridades solo buscan tapar sus errores, ya que será imposible analizar qué producto han venido exportando estas empresas desde hace diez años.

Quien sí fue enfático fue José Antonio Olaechea, presidente de Tacama, quien dijo: “Hay libertad de comercio, que te permite exportar aguardiente. Pero el problema es que estas empresas venden pisco, protegido por la legislación peruana, pero lo hacen entrar como aguardiente. Si van a exportar aguardiente, que lo exporten, pero primero hagan aguardiente, que tiene un proceso diferente al del pisco, cuyo proceso está protegido por la denominación de origen”, explicó Olaechea, cuya familia produce pisco desde 1889.

pisco peruano

José Antonio Olaechea, de bodega Tacama, señala que las empresas que producen pisco no deben rebajarse a etiquetar sus productos como aguardiente.

“Si alguien por error o equivocación vuelve a realizar envíos de esa forma, van a poner de conocimiento inmediato a Indecopi, y se tomará las muestras de lo que se está exportando, en caso no sea lo que se haya declarado”, ha dicho Meloni recientemente. En adelante, según su testimonio, si una marca utiliza la palabra aguardiente en una botella de pisco, el Estado peruano se encargará de velar para que no se cometa ningún engaño, a través de la participación del Consejo Regulador de la Denominación de Origen (CRDO).

Lea también:  Sin Prejuicios: una entrevista con el hilarante escritor argentino Hernán Casciari

La voz del consejo

Marco Zúñiga, gerente de la bodega Tradición Majes, acaba de ser elegido presidente del CRDO, institución privada que reúne a una parte importante de los productores pisqueros de todo el Perú. Para él, está claro que los representantes del Concurso Mundial de Bruselas han actuado de mala fe, al rebajar de categoría el pisco peruano entre los diferentes rubros del concurso. 

Zúñiga ha solicitado a la Cancillería que se emita un comunicado en conjunto, en todos los idiomas, en que nos quejemos como país de estos hechos, para que la prensa internacional tome nota. Como presidente del CRDO, reconoce que Chile no solo posee una denominación de origen fraudulenta, sino que desde hace unos cinco años viene alterando sus procesos de producción para que su aguardiente deje el color ámbar que lo caracterizaba por uno más transparente, en un intento burdo por asemejarse cada vez más al tradicional pisco peruano.

LEE LA NOTA COMPLETA EN LA MÁS RECIENTE EDICIÓN DE COSAS.