1. De colección

Esta exposición colectiva reúne algunas de las obras más emblemáticas del arte moderno y contemporáneo de la región. Selected Works está conformada
por más de cuarenta obras –desde óleos, esculturas, acrílicos y piezas de técnica mixta, hasta fotografías, collages e instalaciones–, de Emilio Rodríguez Larraín, Lucia Koch, Fernando de Szyszlo, Lika Mutal y Vik Muniz, entre otros creadores de distintas generaciones. Se puede visitar hasta el 10 de noviembre, en la Galería Lucía de la Puente.

2. Por la dualidad

Leoncio Villanueva es un hombre de dualidades. La más evidente: su zigzagueo entre la geometría y el expresionismo. Pero, también, aquellas que refuerzan su obra: la contraposición de realidad y mundos paralelos, tecnología y naturaleza, violencia y poesía, ciencia y magia. Huellas del silencio, su nueva muestra en Lima, está compuesta por quince piezas de técnica mixta donde estos contrastes y el uso del color tienen todo el protagonismo. Se presenta hasta el 2 de diciembre, en La Galería.

3. Mirar atrás

La de Augusto Ballardo nunca ha sido una obra ensimismada. Sus piezas geométricas se alimentan de la biología, la arquitectura y la arqueología. La caja
negra, su nueva exposición individual, no es la excepción: el artista ensaya un registro migratorio histórico, desde el proceso expansivo de los pobladores de la costa del Pacífico hasta su integración con las civilizaciones de la Amazonía, a través de una serie de objetos intervenidos, instalaciones y un gran mural. Se exhibe en la Galería del Icpna de Miraflores, hasta el 5 de noviembre.

4. Las transformaciones

La migración ha sido un tema recurrente en las propuestas de los últimos meses. Esta exposición, sin embargo, plantea un análisis más complejo, al incorporar la reconstrucción de la identidad –marcada por la adaptación a un lugar y una cultura nueva– y, a la vez, la reconfiguración de las ciudades a partir de este fenómeno. Migraciones incluye pinturas, instalaciones, dibujos, videos, animaciones y obras de soportes mixtos, de Ana Chung, Aurelie Beer, Mateo Alayza y José Avilés. Se exhibe en la Galería Miraflores de la Alianza Francesa, hasta el 5 de noviembre.

Lea también:  La subasta del MALI y su nueva apuesta

Desde los andes: un legado pictórico del virreinato, en el Icpna de Miraflores

Las muestras de arte colonial no son raras en Lima. Esta, no obstante, ofrece un panorama de la pintura virreinal pocas veces visto. El diplomático, político y abogado Celso Pastor de la Torre –fallecido hace ochos años– reunió uno de los conjuntos más importantes del género a nivel local, que ahora se exhibe en la Galería del Icpna de Miraflores.

“San José y el Niño”, uno de los óleos anónimos del siglo XVIII de la colección Celso Pastor de la Torre.

“Pastor centró su interés en la escuela cusqueña, por considerarla una de las expresiones culturales más relevantes de la sociedad surgida en los Andes tras la conquista Española”, explica el curador Luis Eduardo Wuffarden. La exposición reúne, así, cuarenta y seis lienzos de temática religiosa, alegorías y retratos realizados, en su mayoría, en talleres del Cusco y el Alto Perú. Pero incluye, además, obras firmadas por maestros como Diego Quispe Tito y Marcos Zapata.

“Se trata de obras representativas de los momentos culminantes de la escuela pictórica que se desarrolló en Cusco y su región entre los siglos XVII y XVIII. Aunque tampoco faltan algunos ejemplos de pintura española importada en tiempos del virreinato o de otras escuelas regionales sudamericanas”, cuenta Wuffarden. Pintura virreinal en los Andes. Colección Celso Pastor de la Torre se puede visitar hasta el 10 de diciembre, en la Galería Germán Krüger Espantoso del Icpna de Miraflores.