Casi tres años después de abrir su primer restaurante en Lima, a Jaime Pesaque le hicieron una revelación. Se encontraba en Hong Kong, en uno de los locales de Mayta –el restaurante de comida peruana contemporánea que dirige desde 2009–, cuando un comensal se le acercó y le comentó que había escuchado hablar sobre el Perú, pero no sabía dónde quedaba.

Jaime Pesaque ha abierto sucursales de Mayta en Cusco, Hong Kong, Miami, Oslo, Madrid, Milán, Punta del Este y Dubái.

Jaime Pesaque ha abierto sucursales de Mayta en Cusco,
Hong Kong, Miami, Oslo, Madrid, Milán, Punta del Este y Dubái.

Cuatro días después de probar los platos y cocteles del local y quedar maravillado, el comensal volvió y, emocionado, le contó a Jaime que había comprado pasajes para viajar a Machu Picchu junto a su familia. “A pesar de ser un granito de arena, sentí que había retribuido a mi país todo lo valioso que me había dado”, dice el chef, desde el hall principal de Mayta, en Miraflores. Frente a él, la repisa del bar con ciento veinte macerados y más de cien ingredientes aguarda a todo aquel que quiera preparar su propio coctel de pisco. “Todos los macerados son únicos. Puedo dar los mismos ingredientes a dos personas, pero le saldrá un producto totalmente distinto a cada una”, explica Jaime.

Con solo unos días de anticipación, se puede hacer la reserva para esta experiencia, en la que, orientado por los expertos del pisco, uno podrá preparar una mezcla exquisita y personal. “Es una experiencia interactiva y divertida que te permite ser parte del proceso tomando decisiones sobre lo que preparas”, finaliza. Una oportunidad única de sentirse bartender por un día.

Por Paloma Verano
Fotos de Javier Zea