Se hacen llamar villanos, pero nada más alejado de la realidad. Si hemos de medir sus actos, que sea por el tamaño de su corazón. Y el de su barba. Bearded Villains es una hermandad de hombres barbudos que, ante todo, quieren hacer el bien.

A la izquierda, con la bandera en mano, el fundaor y Capitán de Bearded Villains Perú, Luis Ángel Pérez. Crédito: Facebook de Bearded Villains Perú.

En estos tiempos en que la barba se ha vuelto casi una moda, ellos buscan reivindicarla como una forma de vida. Sus valores: la caridad, la familia, el respeto, la lealtad y, por supuesto, la barba.

La primera comunidad comenzó en California en el 2014. Poco a poco, se han expandido alrededor del mundo y actualmente están en más de 95 lugares. El Perú es uno de ellos desde hace casi un año. Están liderados por un Capitán, Luis Ángel Pérez, más conocido por el apelativo de “El Turco”, quien reunió todos los requisitos que desde California le pidieron y fundó la agrupación. Hoy son 36 miembros en el Perú.

Labor Social

“Nuestra misión principal es la labor social: hacer sentir bien a quienes la están pasando mal”, afirma Nicolás Luyo, reclutador de Bearded Villains. Como hermandad, han llevado ayuda luego del incendio en Cantagallo y mantienen una relación cercana y de constante apoyo con la Asociación de las Bienaventuranzas en Lurín.

“Queremos cambiar la percepción del hombre barbudo como alguien que es descuidado, vago, sucio o que no le interesa ayudar”, sostiene Luyo. ¿Cómo lo hacen? “Ofreciendo una imagen de gente bondadosa y colaboradora”, agrega.

Misión Cumplida *Cantagallo*Agradecemos a todos los que nos ayudaronSomos una hermandad de hombres con barba de todo el mundo.Dedicado a la barba • Caridad • Familia • Respeto • Lealtad

Posted by Bearded Villains Peru on Tuesday, November 15, 2016

Requisitos

Es por eso que, para convertirse en un villain, hay tres requisitos indispensables. Primero, tener cinco centímetros de barba (medidos desde el mentón hacia abajo). Luego, las ganas de ayudar. Y, finalmente, poseer una cuenta de Instagram muy activa.

Bearded Villains

Nicolás Luyo, scout de Bearded Villains Perú

Una vez que alguien pasa el filtro, tiene que pasar por un proceso de tres a cuatro meses de duración. En él, los otros miembros evalúan la proactividad, el interés en la labor social y la fraternidad con la que actúa con su familia y sus hermanos de barba. “Creemos ciegamente que la familia es lo más importante. A nuestras reuniones puedes venir con tus hijos, tu novia o tus padres”, expresa el scout.

Bearded Villains

Andrei Liberoff, Co-Capitán de Bearded Villains Perú

Estereotipos y cuidado

Pero ser un hombre de barba no es fácil. Además de luchar contra el estereotipo de ser una persona descuidada del aspecto personal, se suma el de parecer un hombre machista o agresivo.

“Nosotros tenemos buen corazón”, aclara Luyo, quien sostiene que en Bearded Villains no se toma en cuenta ni la sexualidad, el color de piel o las discapacidades para pertenecer al grupo.

Asimismo, resalta el cuidado que deben tener los barbudos. “Una barba se cuida a base de aceites, de bálsamos, de shampoo especial”, recomienda Luyo, que posee 22 centímetros de vello facial. Sugiere hacerlo diariamente y tomarse entre 25 y 30 minutos, como él lo hace desde hace un año y siete meses, la última vez que se afeitó.

Por André Agurto