Con una visión vanguardista de la educación, la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) brinda mayores herramientas de desarrollo a los alumnos de la Facultad de Diseño a través de las experiencias de internacionalidad.

Antiguamente, dar mayor proyección a la carrera profesional desde el ámbito local involucraba pasar un semestre de intercambio o la especialización en el extranjero al final de la misma. Actualmente, esta perspectiva ha cambiado gracias a un enfoque que busca dar un impulso mucho mayor a una experiencia de estudios en el extranjero. En la Facultad de Diseño de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) lo saben muy bien, y su decana, Janina de las Casas Diez Canseco, nos lo explica de esta manera: “El diseño es un lenguaje mundial, no es de un solo país o una cultura. Las tendencias actuales de diseño no surgen en el Perú, sino en todo el mundo. Entonces, para que un estudiante de Diseño pueda tener un desarrollo acorde a lo que ocurre en el exterior, tiene que entender qué está pasando en todos lados”.

Y es que parte de ese empaparse de conocimientos que enriquezcan la formación profesional pasa también por adquirir referencias mundiales, históricas y de otros diseñadores, además de referentes culturales provenientes de nuestro propio país. Si bien estos últimos pueden adquirirse en el marco de la educación primaria y secundaria, internet no es suficiente para tener el background de los mejores profesionales del mundo. “Vivir una experiencia personal y estar en un lugar, poder entender, sentir y producir afuera te enriquece de una manera única, y un diseñador basa su trabajo en esas experiencias”, explica la decana.

Lea también:  Marco Zunino, el influencer elegido por Johnnie Walker Blue

El valor del aprendizaje

Desde hace cuatro años, la Facultad de Diseño ha tomado a su cargo a las carreras de Diseño Gráfico, Diseño de Interiores y Diseño y Gestión de Moda, y hace tres que ha cambiado bajo esa visión la perspectiva de la experiencia de internacionalidad. “Nosotros entendemos que un diseñador, más allá de su propia especialidad, debe saber vivir de eso que tanto lo apasiona. Entonces, lo que buscamos de una misión académica, a diferencia de un viaje cultural, es que el alumno pueda tener unas semanas de aprendizaje que le sirvan para investigar, socializar, diseñar e incluso comercializar su trabajo”, puntualiza De las Casas, quien destaca los excelentes resultados que han dado experiencias de viajes en Europa y Brasil, donde los alumnos han tenido oportunidad de participar en cotizadas ferias de diseño, trabajar en talleres de reconocidos artistas gráficos y de interiores, y de producir sus propios diseños.

Una de las ventajas del programa es la posibilidad de trabajar en workshops como el de Studio Yukiko, en Berlín. 

Hay que recalcar que se trata de oportunidades a disposición no solo de los estudiantes, sino también de los docentes. “Es difícil pensar que a un alumno le tienes que inculcar el mundo internacional, su importancia y valor, si el docente no ha tenido experiencias similares, por lo tanto, se busca que el docente también participe”, explica la decana.

Opciones variadas

En la UPC hay diversas posibilidades para que los alumnos logren esta experiencia internacional. Los estudiantes pueden optar por irse uno o más semestres al extranjero a una gran gama de universidades y escuelas de primer nivel, gracias a convenios internacionales, participar en una de las misiones académicas de quince días y/o acceder a eventos, como las charlas o talleres que se dictan en la Semana del Diseño UPC, con expositores del extranjero que se encuentran vigentes en sus especialidades y cuyas ponencias son compartidas en vivo a todos los campus gracias a un sistema de streaming.

Los alumnos aplican toda la teoría aprendida en un workshop en Milán.

 

Lea también:  Diseño de Interiores en la UPC: Una carrera altamente dinámica

Finalmente, De las Casas recalca cómo con esta dinámica se ha conseguido motivar y elevar el valor del trabajo de los alumnos de esta facultad. “Estas experiencias de viaje aportan en cada uno de sus ángulos, y hasta el hecho de respirar otro aire y no hablar el idioma local del destino aporta experiencia, nutre de una manera particular y permite que tu trabajo se enriquezca”. Otra puesta en valor que ya se planifica es incorporar a esta experiencia a los egresados, para que así el intercambio siga potenciándose con mejores resultados. •