Bettina Lolas ha participado continuamente en diversas producciones de COSAS Moda y, en esta última edición, fue la encargada del styling del shoot de la portada. ¿Cómo empezó en este mundo? ¿Qué retos ha tenido? ¿De qué manera se las arregló para reinventar la imagen de la actriz más bella del Perú? Todo eso nos lo cuenta en esta entrevista.

¿Cómo te acercaste por primera vez al mundo del styling?
Creo que toda mi vida he estado en esto, sólo que no sabía cómo se llamaba. Me encantaba sugerirle formas de vestir a mis hijas, a mis hermanas, mis amigas. Hasta que de pronto entendí  que eso era styling: darle ideas de cómo armar un look que se adapte a cada persona, a su personalidad, a sus gustos, a su cuerpo.

¿Y cuándo fue tu primer acercamiento de manera profesional?
Después de trabajar muchos años en la industria textil empecé a asesorar a diseñadores peruanos a armar sus colecciones, a darles un toque mío y me sentí cómoda con eso. El primero que me dio la oportunidad de hacer styling para revistas fue el súper talentoso fotógrafo Ruven Afanador, para COSAS Moda. Trabajé con él y me dijo que tenía mucho talento. Eso me entusiasmó  y empecé con muchas ganas a soltar todo esa creatividad que estaba guardada y no me daba cuenta que la tenía, esa creatividad que viene de mi amor por la ropa, de mis viajes y de mis interminables tardes mirando por las calles a la gente que pasa frente a mí.

¿Cuál es la diferencia entre hacer styling para un catálogo o un diseñador en particular y hacerlo para una editorial?
Hacer catálogos es interesante, es buscar la forma de darle actitud a una colección, a que se vea increíble sin ser aburrido pero tampoco arriesgado. Trabajar para un diseñador es un privilegio,  porque confían en que voy a lograr una visión un poco distinta de lo que ellos crearon.
Y en los editoriales propongo un look. Es una propuesta de moda, armamos una historia que refleje un estilo, una actitud. Es maravilloso porque puedes mezclar un poco de diferentes marcas, diseñadores y darle sentido. Me encanta. Es todo un reto para mí. Nada más divertido que ver looks en una revista y ver que todo eso lo puedes encontrar acá en Perú.

¿Cómo sientes que han ido cambiando las producciones en los últimos años?
Han cambiado muchas cosas. Para empezar nuestros fotógrafos están cada vez mejor, encuentro cada día más gente creativa con ganas de innovar. Hay muchas más opciones de ropa, más diseñadores, más propuestas.

¿Qué se te viene a la cabeza cuando piensas en COSAS Moda?
Pienso en una revista de moda made in Perú, en lo genial de poder encontrar opciones para vestirte acá, de leer sobre nuevos diseñadores y tendencias  que ofrece nuestro maravilloso país.

¿Cómo definirías tus colaboraciones con la revista?
Estoy encantada de poder trabajar con gente creativa e innovadora que se esfuerza por dar una propuesta nuestra de la moda.

¿Cuáles han sido los mayores retos que has tenido que enfrentar en las producciones?
Me ha pasado de todo pero he ido aprendiendo de cada cosa. Una vez llegué al lugar del shoot y miré a  la modelo… no tenía  ni el cuerpo ni la actitud que esperábamos. Entonces nos pusimos a decirle cómo posar y a descoser vestidos para que le queden. En otra ocasión llevamos miles de zapatos a un viaje y terminaron siendo 2 tallas menos de lo que necesitábamos para la modelo. Pero nada tan grave como para no poder darle la vuelta, improvisar y hacer el máximo esfuerzo para que todo salga de la mejor manera posible. ¡La actitud positiva es todo!

¿Y cuál es la mayor satisfacción?
Sentir que estoy ayudando a que la ropa peruana y lo que podamos encontrar acá tenga otra manera de verse y que le guste a la gente.

¿Cuál es el recuerdo más grato que tienes de estas producciones?
La gente con la que trabajo, eso es lo más grato. Divertirme tanto con ese team maravilloso que siempre juntan. Son tan creativos, profesionales y tan alocados…