Conversamos con Marylin Saldaña, la modelo peruana que sorprendió al mundo de la moda durante el último Fashion Week de Milán. La exvoleyvolista empezó su carrera a los 12 años, de la mano de Custo Barcelona, para luego ser el rostro oficial de LIFWeek en el 2014. Hoy es respaldada por  a la firma Francesca Liberatore. Empieza el ascenso.

Por: María Alejandra López | Fotografía: Andy Martínez

¿A qué edad te iniciaste en el modelaje?
Comencé a modelar cuando tenía 12 años. En ese entonces jugaba vóley en el equipo de Alianza Lima. Nunca se me cruzó por la cabeza ser modelo, pero surgió una oportunidad y la aproveché. Siempre con el apoyo de mis padres.

¿Recuerdas cuál fue tu primer desfile?
Claro, de ese desfile no me olvido nunca. Fue para Custo Barcelona en el LIF Week 2011. Me acuerdo que estaba con mi mami, ella me acompañaba siempre a todos los eventos. Era todo nuevo para mí: estaba muy nerviosa y a la vez feliz de tener esa experiencia. Fue inolvidable.

 ¿Qué es lo más difícil de la industria del modelaje?
Creo que es ser paciente, ya que no siempre le vas a gustar a todo el mundo. Es muy importante ser perseverante y creo que eso es lo que me ha llevado lejos en mi carrera. No hay que olvidar: si diez puertas te dicen que no, siempre va a ver una que te diga sí.

¿Cuál ha sido el desfile que más has disfrutado en tu carrera?
He disfrutado muchos, pero el más divertido sin duda fue el Agatha Ruiz de la Prada en Expotextil Perú 2016.

Lea también:  La sonrisa de Luana Barrón Yabar

Acabas de participar en la Semana de la Moda de Milán, ¿cómo se dio esa experiencia?
Después de varios castings, el pisar una pasarela en el MFW ha sido sumamente increíble. Es sorprendente saber que, tras competir con casi 100 chicas y esperar horas de horas, se me dio esta oportunidad. Estoy muy agradecida.

¿Podrías contarnos lo más emocionante de ese desfile?
¡Todo! Desde el backstage, locación, maquillaje y peinado, hasta el momento de salir a la pasarela. Todo ha sido algo nuevo y sumamente especial para mí. Al ser un desfile en el extranjero, tenía muchos sentimientos encontrados. ¡Era mi primera pasarela en Milán!

Háblanos de tu estilo personal, ¿qué es lo que más valoras al momento de vestir: lujo o comodidad?
Trato de combinar ambos. Me gusta la comodidad pero también el verme bien. En realidad, todo depende de cómo me sienta en el momento. Eso sí: siempre trato de variar y jugar con los accesorios. Me gusta este lema “de la moda, lo que te acomoda”.

¿Qué diseñadores peruanos son los que admiras?
Admiro a muchos, creo que cada uno tiene algo especial y es increíble haber trabajado con muchos de ellos: Yirko Sivirich, Sumy Kujón, Ana Guiulfo, Yahel Waisman, Noe Bernacelli y otros nuevos talentos que han ido apareciendo en mi camino.

¿Qué proyectos te gustaría consolidar?
Eso el tiempo lo dirá, pero tengo en mente proyectos relacionados con la moda que quiero hacer realidad más adelante.