Victoria’s Secret no atraviesa su mejor momento. Diet Prada acaba de acusar a la firma estadounidense de copiar  las creaciones de otra marca. 

Si bien la compañía de lencería más famosa del mundo da que hablar más allá de sus esperadas pasarelas, lo cierto es que esta vez se encuentra en el ojo público y no por algo bueno. En esta ocasión, la polémica vuela alrededor de Victoria’s Secret y, aunque no se puede afirmar rotundamente, las pruebas dicen mucho por sí solas.

No obstante, antes debes saber quién descubrió el hecho. Se trata de Diet Prada, la cuenta de Instagram a la que diseñadores, firmas y celebrities más temen (y razones no les falta). Su objetivo es destapar fraudes y plagios por parte de la industria de la moda. Una de las polémicas más recientes sobre la que incidió, fue la implicó a Carolina Herrera, señalada por copiar motivos mexicanos en sus diseños.

Pero ahora la protagonista de un nuevo escándalo es Victoria’s Secret, a la que Diet Prada acusa de clonar toda una línea de lencería. ¿La victima? La firma Fleur du mal.

Victoria's Secret

Foto: @diet_prada

Al detalle

Según el perfil digital, la marca hizo un pedido online a la competencia —valorizado en US$ 12,600— y, sospechosamente, acaba de lanzar diseños muy similares en su su nueva colección lencera, confeccionada con encaje floral y sugerentes transparencias. Esto para más tarde poner a la venta unos diseños mucho más baratos y muy parecidos.

Diet Prada

Foto: @diet_prada

Lo peor de todo es que, la cuenta de Instagram, no solo aporta evidencias físicas. Además de eso, ha publicado el supuesto ticket de compra que prueba esta adquisición por parte de una trabajadora de Victoria’s Secret.

Lencería Diet Prada

Foto: @diet_prada

El quid del asunto está en el hecho de que Jennifer Zuccarini, fundadora de Fleur du Mal, trabajó como directora de diseño de la Victoria’s Secret entre 2008 y 2011. Años después, su marca ha subido como la espuma, mientras que las ventas de la firma norteamericana han ido cayendo en picada. ¿Habrá una vendetta fashion detrás de esta controversia?

Lencería

Foto: @diet_prada

Suma escándalos

Pero la mala racha de la también firma de belleza empezó hace algunos meses. En abril pasado, Victoria’s Secret volvió a ser el blanco de críticas luefo de incorporar a sus filas a la modelo Barbara Palvin. La marca escogió a Palvin definiéndola como modelo ‘curvy’, término utilizado para aquellas maniquíes que sobrepasan los cánones ideales de peso. 

Lea también:  Fashion Farm Foundation en la Paris Fashion Week

Palvin, que mide 1.75 y pesa 55 kilos, declaró a la revista “Sport Illustrated”: “No estoy tan flacucha como cuando tenía 18, pero no me considero gorda”. La modelo, que tiene unas medidas de 87-58-89, apenas supera por dos centímetros las establecidas por Victoria’s Secret para sus modelos: 86-61-86

Foto: @realbarbarapalvin