Para empezar debemos advertirlo: esta no es la mejor de las ideas. Es el equivalente superficial a la automedicación. Recuerda que si existen personas especialmente capacitadas para hacerlo, lo mejor es que no lo hagas por cuenta propia.  Dicho eso, viene la parte divertida: descubre algunos tips esenciales para cortar tu propio pelo.

pelo

Nico puso de moda cortarse el pelo cuando Andy Warhol la grabó retocando su cerquillo.

Decidimos tomar algunas precauciones y consultar con un experto. La estilista Olga Sonco, talento detrás de muchas de nuestras producciones, se tomó unos minutos para contarnos que más que locura, este es un lugar común. Desde ese ligero corte de puntas hasta aquel retoque de cerquillo, cortarse el pelo es algo que todas hacemos en algún momento, solo que algunas manejan el arte con más gracia.

¿Por qué cortarlo?

La ciencia dice que el cabello es tejido muerto, pero este es momento de creer sobre todo en la experiencia. Sabiduría de abuela y de peluquero top: cortar el pelo es el camino más directo hacia una melena larga y saludable. Una vez que las puntas se resecan o se parten, no hay forma de repararlas. El cabello teñido o tratado corre incluso el doble de riesgo, y tanto las horquillas como la falta de hidratación son problemas que no pueden superarse sin una pequeña poda. Lo ideal es cortar puntas entre cada seis y ocho semanas.

pelo

Hannah (Lena Dunhan), personaje de Girls. La serie de HBO nos recuerda dejar los cambios extremos en manos de expertos.

Materiales

No tijeras de cocina, no puntas romas y no tijeras con poco filo. Unas tijeras de cabello no son costosas ni difíciles de conseguir. Si planeas tocar tu pelo por tu cuenta en algún momento, escatimar en materiales no es algo que quieras hacer. 

Lea también:  Andy Warhol: 5 frases célebres que nos dejó el genio del pop art

Cabello lacio

Si el cabello es lacio, basta con tenerlo muy húmedo para facilitar el corte. Partiendo de ahí se tiene que tomar en cuenta lo que se planea hacer. Esto se trata de un corte de puntas. Los cambios de look o instantes de locura son asunto de expertos.

“Cuando tienes un corte recto simplemente ve cogiendo mechones del cabello y corta un par de centímetros. Un mechón inicial puede servirte de guía para el resto”, explica Olga. Separa los mechones con ganchos, tómate tu tiempo en cada uno y no olvides comparar. Por otro lado, un corte en capas requiere ciertas maniobras extra. “Parte de una cola de caballo. Coge las puntas y empieza a cortar”. La clave en estos casos es no exagerar jamás.

tumblr_lexdjenkww1qce4odo1_400

Cabello rizado

El cabello rizado es siempre más delicado que otros tipos de pelo. “No basta con mojar, sino que debes aplicar una crema para peinar o acondicionador“, señala la experta. Para cortar cabello ondulado, se debe volver a recurrir al truco con la cola de caballo. Si es sumamente rizado, también puedes dividirlo en dos colas y cortar las puntas mientras controlas el largo en el espejo. Esto también funciona para el cabello kinky.

Para terminar, no olvides hidratar tu pelo después de cada corte. Nota importante: el cabello mojado tiende a estirarse. Ten en cuenta, mientras cortes, que el resultado final será ligeramente (o evidentemente, si tiene el pelo rizado) más corto.

Bonus: tu cerquillo

Encuentra un punto en tu rostro y hazlo tu referencia“, dice Olga. Cortar al ras de tu mano o de la consabida tarjeta funciona, pero según la estilista lo mejor es medir el largo del cerquillo contra una parte de tu propia cara.

Lea también:  Las mejores peluquerías están de regreso

O aprende de Nico y listo: