Oscar Isaac es considerado por muchos como el nuevo novio de Internet, heredando así el legado de otros actores como Benedict Cumberbatch y Tom Hiddleston. Hoy que cumple 37 años decidimos hacer un repaso por los motivos que le hicieron ganarse ese título.

1. Porque su nombre es su nombre. Suena bastante redundante, pero podemos explicarlo: el actor nació en Guatemala y fue registrado como Óscar Isaac Hernández Estrada pero se mudó a Estados Unidos junto a su familia cuando tenía sólo cuatro meses de edad; tiempo después, para no tener problemas con la pronunciación de su apellido en la industria cinematográfica, decidió ser llamado simplemente por sus dos nombres de pila. Eso quiere decir que, originalmente, su segundo nombre se pronuncia tal cual se lee, y no como “aisac”. ¿Quién mejor que él para demostrarlo en este video en el que presenta un tráiler de Star Wars?

*Como queda claro, aprendió español gracias a su familia y nunca se olvidó del idioma.

2. Porque no es un improvisado. Este latino no llegó a la actuación de casualidad. De hecho se preparó en una de las escuelas de artes del mundo: Julliard Academy of Performing Arts, de donde se graduó con 26 años. Ahí compartió clases con la bellísima y talentosa Jessica Chastain, con quien después coincidiría en A Most Violent Year.

what_you_do.gif.CROP.original-original

3. Porque empezó como antagonista en una película de culto. Aunque muy pocos lo recuerden con claridad, Oscar Isaac apareció en uno de los fenómenos más importantes del cine independiente. En Drive, dirigida por Nicolas Winding Refn y protagonizada por Ryan Gosling, él interpreta a Standard, un exconvicto cuya presencia le da un punto de quiebre a la trama del filme.

Lea también:  Alicia Vikander: cinco pasos hasta la cima

tumblr_o1e2kpeTFD1qg9pglo4_r1_400

4. Porque triunfó en el papel de un perdedor. En 2013 pasó algo increíble para muchos. Inside Llewyn Davis, uno de los mejores filmes del año, fue ignorado por la Academia en varias categorías. Pudo estar en la de Mejor película, y no estuvo. Pudieron los hermanos Coen estar nominados por su trabajo en la dirección, y no estuvieron. Y Oscar Isaac debió ser nominado como Mejor actor principal, pero también fue ignorado. Sin embargo, pese a este desplante, el público y los críticos reconocieron que se trataba de un intérprete con mucho talento y carisma que, incluso en el papel de un trovador fracasado, podía brillar (y cantar muy bien).