Con Las Nereidas, las tres redefinen el concepto de peluquería en Punta Hermosa. Sentirse libre es lo que vale.

Por Adriana Garavito / Fotos de Daniela Profeta

sofía mulanovich

La peluquería boutique abrió sus puertas este verano. El ojo para la decoración casual de los espacios es de Camila Toro.

Las Nereidas –en la mitología griega– son ninfas del Mar Mediterráneo, casi sirenas que simbolizan todo lo hermoso que habita en el mar. En Punta Hermosa es el nombre de la peluquería que fundaron Lulú Corrochano, Sofía Mulanovich y Camila Toro, quienes se conocen desde hace un poco más de cuatro años y andan juntas gran parte del día. Las tres viven en Punta Hermosa, comparten almuerzos, reuniones, la pasión por el mar y el gusto de ver cómo la comunidad de esta playa al sur de Lima va creciendo cada vez más. “Ahora hay varios negocios lindos. Es bonito ver cómo el lugar en el que vives mejora”, comenta Sofía, nuestra campeona mundial de surf, quien ha vivido en el balneario desde que nació.

La que se lleva el crédito como directora de la peluquería es Lulú. A ella se le ocurrió la idea tras notar la necesidad de negocios con buenos productos y un servicio especializado en el cuidado y el bienestar. También maquilladora y fundadora de una marca de ropa ecofriendly (Thalassa), ella es quien pasa la mayor cantidad de horas en el local encargándose de la administración y el marketing.

sofía mulanovich

Camila Toro, Lulú Corrochano y Sofía Mulanovich se conocen hace cuatro años. Las tres viven en Punta Hermosa.

Por su parte, Sofía y Camila son inversionistas y, claro, se jactan de ser las mejores clientas del local. Aunque Camila –coinciden sus amigas–, tiene un ojo especial para la decoración: su opinión sobre el tema es importante. Ella solo se ríe al escuchar los cumplidos; es una mujer bastante relajada.

Lea también:  Más allá de la moda: a la mesa con la familia Missoni

En general, ese es el espíritu de Las Nereidas: una peluquería donde la buena música acompaña y puedes ir con tu mascota, y el trato se siente tan bien como tomar una copa de vino blanco frente al mar. Esto es literal, pues mientras esperas que la manicure acabe, Lulú puede compartir una copa contigo. Razones suficientes para explicar por qué los fines de semana siempre hay gente en el local, ya sea cortándose el pelo o decidiendo si se llevan una ropa de baño, un jabón especial o un sombrero, dado que también venden productos vinculados a su rubro.

Sin límites

Sofía y Camila no solo son socias en este proyecto, también trabajan juntas en A Water Life, una agencia que ofrece experiencias de surf: puedes correr olas con Sofía un día o dos, o hasta inscribirte en un retiro con ella. Y enfocadas en la conexión cuerpo-mente, lo próximo será en noviembre, junto a la cofundadora de Mindfulness Perú, Brisa Deneumostier.

sofía mulanovich

Sofía invirtió en este rubro con el objetivo de aportar al crecimiento de Punta Hermosa.

¿Cómo es que dos surfistas apuestan por una peluquería? Invertir en un rubro alejado del deporte se debe plenamente al deseo de aportar al crecimiento de Punta Hermosa. La belleza, además, es un concepto bastante simple para las tres: te ves bien si es que te sientes bien. “Si te gusta andar maquillada, perfecto. Si prefieres algo más natural, también”, comenta Sofía, quien se ve muy tranquila, pese a que está entrenando duro y parejo para los Juegos Panamericanos del próximo año.

Ellas perciben que el cuidado del cuerpo y el bienestar van de la mano. Prueba de ello es que no hace mucho organizaron una clase de yoga en el local, donde también ofrecen masajes, y, en un futuro, les parece una buena idea tener sesiones de reiki.

Lea también:  Momento pico: el gran año del surf en el Perú

Al terminar la entrevista, las socias conversan sobre la marea. Está grande, dicen. No saben si ir a correr. Es la belleza de estar junto al mar.