Al pensar en parejas famosas, una de las primeras que se nos viene a la mente es, sin duda, la que conforman David y Victoria Beckham. Este mes, el matrimonio inglés cumplió 20 años de casados y nosotros lo celebramos repasando algunas enseñanzas que nos dejaron en el camino.

Aunque parece fácil dos décadas de unión implica un arduo trabajo en equipo y cientos de obstáculos que sobrellevar a lo largo del tiempo. No obstante, esta pareja ha demostrado que un matrimonio fuerte es la base de una familia feliz, y que esto conlleva prosperidad en los negocios. Veinte años y cuatro hijos después, de David y Victoria Beckham hemos aprendido que el amor es más fuerte que cualquier cosa. 

1. El amor a primera vista existe

David vio a Victoria por primera vez en 1996, en el videoclip “Say you’ll be there” de las Spice Girls. Ella era conocida como Posh Spice y él ganaba fama como futbolista. Entonces pensó: “esa chica es para mí e iré por ella”. Así fue como se conocieron en la sala VIP del Manchester United, club en el que jugaba Beckham. 

Para ambos, fue amor a primera vista. Así lo contó Victoria a un medio británico más tarde. Al describir su primer encuentro con David señaló que no pudo evitar caer rendida ante su atractivo y encanto. “Mientras los demás  jugadores estaban en el bar bebiendo con sus compañeros, vi a David apartado, junto a su familia. Tenía una sonrisa tan bonita… Y por suerte después vino a pedir mi número”, declaró. La diseñadora aún conserva el boleto de avión de Londres a Manchester en el que se lo escribió. El destino los volvió a unir después. El resto es historia.

David y Victoria Beckham

Foto: @davidbeckham

2. Todo llega a su debido tiempo

La relación fluyó bastante rápido. David y Victoria siempre fueron a su ritmo, sin escuchar lo que decían los demás. Anunciaron su compromiso en enero de 1998, se convirtieron en padres el 4 de marzo de 1999, y se casaron el 4 de julio de ese mismo año. Siguieron sus propias reglas y esa parece ser una de las claves de su éxito.

Lea también:  Edward Norton: voz de ciudadano

3. La confianza es la base

Desde 2003, a David Beckham se le ha acusado de un sinfín de supuestas infidelidades con diferentes mujeres. Aunque él siempre negó todo, en aquellos años, la prensa decía que su matrimonio se encontraba en crisis. No obstante, Victoria nunca dejó de confiar en su esposo y dichos rumores no afectaron su relación, ni tampoco a sus hijos.

David y Victoria

Foto: @davidbeckham

4. Nunca dejar de creer 

Cuando Victoria de separó de las Spice Girls, David la apoyó incondicionalmente. Aunque en principio probó ser solista, acabó dedicándose a la moda lanzando su firma homónima. Por su parte, cuando en 2006 el excentrocampista salió de sus equipos europeos y probó suerte en el Galaxy de Los Angeles, Victoria fue su soporte y como una gran familia se mudaron juntos a Estados Unidos.

victoria beckham

Foto: @victoriabeckham

5. Con el paso de los años se pone mejor

En más de una oportunidad, los Beckham han afirmado que son mucho más fuertes juntos que separados. Pero  que no es por eso que siguen juntos, que es simplemente porque se siguen amando, y cada día ese amor crece más. ¡Admirable!

victoria beckham

Foto: @victoriabeckham