Hoy lunes, la precursora de los realities estrenó el documental “This is Paris”. La película busca derribar la imagen de rubia tonta’y superficial que ganó con la serie que la lanzó a la fama “The Simple Life”. Además, muestra episodios hasta ahora desconocidos de su historia fuera de cámaras. ¡Mira el documental aquí!

Por Mariana Valle

La última vez que COSAS entrevistó a Paris fue con motivo de su visita a Lima para el lanzamiento de un producto. En ese momento era evidente que la primera celebridad “famoso por ser famosa” no era ninguna tonta. Era un tono de voz el que usaba previo a la entrevista, cuando contestaba llamadas y coordinaba con su equipo, y otro, el de niña tonta y engreída, al que cambiaba cuando la cinta empezaba a grabar.

Paris Hilton, documental This is Paris

Pues años más tarde Paris Hilton finalmente busca redefinir su marca.

Paris, la empresaria

Paris Hilton es conocida como una magnate de los negocios, una estrella de telerrealidad y ha sido apodada la “influenciadora original”. Pero, ¿cuánto de la persona es el “verdadero París”? ¿Y de dónde salió esta imagen filtrada, curada y celebutante? Esas son las preguntas que su documental de YouTube Originals “This Is Paris” espera responder, quitando las capas, para revelar cómo Hilton creó el personaje que el mundo cree conocer.

“Siento que he crecido mucho, especialmente en el último año”, le dice Hilton a  la revista Variety en una entrevista realizada a través de Zoom. “Al hacer esta película, me di cuenta de varias cosas, como de quién soy realmente y por qué soy como soy”.

En el documental, que desde hoy se transmite en YouTube, Hilton detalla su ascenso a la fama y su trauma infantil. Cuenta que sufrió abusos físicos y emocionales en el internado al que la enviaron sus padres en Nueva York.  Es la primera vez que Hilton se sincera sobre la experiencia públicamente y, como se muestra en la película, es la primera vez que habla sobre ello también en privado. Y Hilton no estaba preparada para ser tan sincera. De hecho, filmar el documental fue un acto distinto a su modo operandi habitual, pues ella no fue productora de la película. Normalmente Hilton tiene un “control creativo completo” de sus proyectos comerciales (que constan de 19 líneas de productos diferentes, incluida una línea de 27 fragancias valoradas en $US 3 millones de dólares).”Esto fue un gran riesgo”, dice.

Lea también:  Entrevista a Colin Cowie, el event planner de las estrellas

“Será difícil para mis papás verlo”, anuncia Paris.

“Mi primera reacción fue ‘No’ porque me ofrecieron hacer esto muchas veces y dije ‘No’”, explica Hilton. “Simplemente no sentí que fuera el momento adecuado”.

Sin embargo, cuando la  directora Alexandra Dean compartío su visión y concepto de la película, Paris finalmente quedó convencida. Eso sí, “renunciar al control fue aún más difícil de lo que imaginaba”, confiesa.

Paris Hilton, documental This is Paris

“Durante el proceso de edición, cuando estábamos viendo la película final, había tantas cosas [a las que ] reaccionaba diciendo ‘Dios mío, no puedo permitir que el mundo vea esto, tenemos que cortar esa parte’”, recuerda Hilton.  “Pero después de hablar con [los productores] y de que me explicaran por qué era importante mantener todo, dije: ‘¿Sabes qué? Esto es real. Esta es quien soy. Y debería poder mostrarle al mundo eso, [en lugar de] mostrarle a la persona que inventé que realmente no soy yo”.

En la película, Hilton relata el tiempo que pasó en internados para adolescentes con problemas de conducta a fines de la década de 1990. También detalla el aterrador momento en que dos personas la sacaron de su habitación en medio de la noche para llevarla a una de esas escuelas, la escuela Provo Canyon en Utah, mientras sus padres la miraban llorando. Aunque sus papás, Rick y Kathy Hilton, optaron por enviarla al internado, Paris explica que hasta el momento de realizar el documental no estuvieron al tanto del trato que sufrió allí.

Paris Hilton, documental This is Paris

“Fue muy emotivo”, dice Paris sobre la filmación del documental. “Estoy un poco nerviosa de verlo con ellos. Sé que será muy difícil para ellos verlo. Realmente lo cuento todo. Entonces, creo que definitivamente será difícil para mi mamá y mi papá verlo”.

“Ningún niño debería tener que pasar por lo que yo pasé”

Pero, a pesar de lo doloroso que fue revivir, Hilton cree que compartir su secreto tendrá un efecto positivo.

“Siento que contar mi historia, tener el coraje y ser valiente ayudará a muchas otras personas que quieran salir y compartir su historia también”, dice. “Y [también quiero] exponer [este tipo de] lugares y lo que les están haciendo a los niños. Mi objetivo final es cerrar estos lugares porque no deberían existir. Ningún niño debería tener que pasar por lo que yo pasé”.

Lea también:  Una mirada a Michael Fassbender

En una declaración sobre las denuncias de abuso de Hilton, un representante de la escuela Provo Canyon comunicó: “Inaugurada originalmente en 1971, la escuela Provo Canyon fue vendida por su propietario anterior en agosto de 2000. Por lo tanto, no podemos comentar sobre las operaciones o la experiencia del paciente antes de esta vez.”

“La escuela Provo Canyon es hoy en día un centro de tratamiento residencial psiquiátrico intensivo para jóvenes de entre 8 y 18 años que tienen necesidades emocionales y de salud mental especiales y, a menudo, complejas”, continúa el comunicado. “Ofrecemos intervenciones terapéuticas innovadoras basadas en evidencia, instrucción académica y capacitación en habilidades para la vida adaptadas a las necesidades de cada uno de nuestros estudiantes”.Stop Being Poor

Concluye: “No toleramos ni promovemos ninguna forma de abuso. Todos y cada uno de los presuntos abusos se informan a las autoridades reguladoras estatales, a las fuerzas del orden ya los Servicios de Protección Infantil de inmediato, según sea necesario. Estamos comprometidos a brindar atención de alta calidad a los jóvenes con necesidades emocionales, conductuales y psiquiátricas especiales y, a menudo, complejas “.

Hilton dice que desde que se unió al movimiento “Breaking Code Silence”, una iniciativa que alienta a los sobrevivientes a hablar sobre sus experiencias en la problemática industria adolescente, ha recibido una respuesta increíble de otras personas que han experimentado situaciones similares.

Del confinamiento al éxito

Al comunicar sus traumas, Hilton intenta mostrar cómo se correlacionan directamente con sus logros, diciendo que superó períodos prolongados de confinamiento solitario imaginando una vida de éxito y riquezas. También reveló que su tiempo en el internado la llevó a afectar la voz aguda que es conocida por usar cuando está siendo “Paris Hilton”.

“Luego lo usé para ‘The Simple Life’ como parte de mi marca”, explica. “Ahora que se lo he contado al mundo he vuelto a hablar con mi voz normal”.

Desde que Hilton comenzó a filmar el documental, y el proceso de encontrarse a sí misma, dice que sus prioridades han cambiado drásticamente. En 2011, Forbes celebró a Hilton por lograr un imperio de “mil millones de dólares”. Todo empezó cuando se hizo súbitamente famosa por coprotagonizar con Nicole Richie en 2003 “The Simple Life” y el infame video sexual filtrado en 2003 por un ex novio. Hoy, Hilton tiene 30 millones de seguidores en YouTube, Twitter e Instagram, así como 19 líneas de productos. Y, en muchos sentidos, ve este documental como una oportunidad para “redefinir” la marca Paris Hilton al centrar su atención en causas de justicia social.

Lea también:  Una "entrevista" a don José de San Martín

“Creo que solo demuestra que hay mucho que lo que se conoce de mí. Mucha gente está acostumbrada a ver el brillo y los unicornios y los destellos y a la Barbie”, dice. “Pero cuando se trata de eso, hay mucho más en eso que la chica que ves en las alfombras rojas o detrás de la cabina del DJ. De hecho, hay un ser humano real”.

La nueva modalidad de las influencers: ¿de superficiales a filántropas?

Hilton no está solo en dar el giro. Kim Kardashian West (quien se hizo famosa por ser la estilista de Paris) y Kris Jenner hacen cameos en el documental, y le dan crédito a Hilton por haber comenzado todo. Kardashian West también ha hecho una transición notable para usar su celebridad para promover causas sociales, en particular dedicándose a la reforma penitenciaria de Estados Unidos.

 Kim Kardashian, cuando trabajaba como la estilista de Paris

Kim Kardashian, cuando trabajaba como la estilista de Paris.

“Nuestras familias nos inculcaron la importancia de retribuir desde que tengo memoria”, dice Hilton sobre el trabajo social de Kardashian West. “Me encanta usar mi plataforma para arrojar luz sobre las causas que se necesitan y realmente admiro y aplaudo a Kim por todo el trabajo que está haciendo”.

Hilton también reaccionó al reciente anuncio de las Kardashian de que terminarán su reality después de 20 temporadas. Al predecir el futuro del panorama de la realidad, Hilton dice: “Creo que comenzaremos a ver a muchas más personas del mundo de los reality cambiando su enfoque en cuanto a la construcción de sus marcas y negocios. Estoy tan concentrada en ser empresaria que no tengo tiempo para hacer reality shows, pero estoy trabajando en otros proyectos de televisión ”.

Mira el documental The Real Story of Paris Hilton aquí: