Kim Kardashian resuelve la demanda por el robo que sufrió en París hace cuatro años. La compañía de seguridad a cargo de su vigilancia deberá pagarle $ 6.1 millones de dólares. Sin embargo, Kardashian dice que le robaron $ 1o millones en joyas.

Por Alejandra Grau

Kim Kardashian resolvió en secreto una demanda de $ 6,1 millones de dólares con la empresa de seguridad que “no la protegió” durante su devastador robo en París, según el diario The Sun.

Kim Kardashian muestra el anillo de $ 5 millones que le robarían en París.

En la noche del 2 de octubre de 2016, cinco hombres robaron a Kim Kardashian en una discreta residencia hotelera de lujo en París, ciudad a la que ella había viajado para asistir a la Semana de la Moda. Dos de los ladrones la amenazaron con un arma en la sien, antes de atarla, amordazarla y luego encerrarla en el cuarto de baño.

Los malhechores  se habían hecho pasar por policías para poder entrar. Se fueron llevándose consigo $ 10 millones de dólares en joyas de diamantes y oro. El botín incluyó un anillo de diamantes de 18 quilates, valorado en $ 5 millones de dólares que le regaló de su esposo, Kanye West.

Su guardaespaldas, Pascal Duvier, la había dejado sola en la habitación mientras acompañaba a sus hermanas, Kourtney Kardashian y Kendall Jenner, a una discoteca. Según el periódico británico, Kim despidió a Duvier y luego lo demandó a él y a su empresa por negligencia.

Kim, entre llantos, cuenta cómo fue amarrada y metida en la tina de su habitación por los ladrones.

La fiscalía de París llevará a juicio a 12 sospechosos implicados en el atraco.

El pasado junio se anunció también que los jueces de instrucción decidirán si llevan o no a doce sospechosos, incluidos los cinco presuntos ladrones, ante el tribunal de lo penal de París. Sin embargo, el juicio no se celebrará antes de 2021.

Lea también:  "Es un linchamiento público": la respuesta de la familia de Michael Jackson a polémico documental

El grupo, descrito por la policía como una banda de malhechores «de la antigua escuela», es sospechoso de realizar el mayor robo a un particular en los últimos 20 años en Francia.