Para el exministro de Economía y Finanzas, se respira un aire de ‘déjà vu’ en el país. De historia circular, repetida. Casi como si 2016 y todo lo que siguió a ello estuviera condenado a repetirse. “Que en esa elección la otra candidata no nos diera su apoyo se convirtió en un enfrentamiento político para el que no estábamos preparados. Lo mismo pasa ahora”, asegura.

Por Álvaro Roncal Fotos Omar Lucas

Hace cinco años, como jefe del plan de gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, Alfredo Thorne llegó al gobierno en una definición contra Fuerza Popular que se ganaría voto a voto. Fueron poco menos de 43 mil los que separaron a ambos candidatos aquella vez. Al cierre de esta edición y terminado el conteo oficial de la ONPE, son poco más de 44 mil los votos que podrían convertir a Pedro Castillo en el nuevo presidente del Perú. La candidata perdedora sería, una vez más, Keiko Fujimori.

La historia parece repetirse, sí, pero ‘corregida’ y aumentada. Aunque los votos ya estén contados, la batalla que comenzó en las urnas hoy sigue en el terreno legal. Todo en medio de una de las peores crisis que ha vivido el Perú en su historia reciente: si bien la pandemia desgarró sus finanzas públicas y su crecimiento económico, la incertidumbre política hoy le echa sal a la herida.

Alejado de la política, pero como un espectador más de una narrativa de la que alguna vez fue un personaje protagónico, el exministro de Economía Alfredo Thorne reflexiona sobre el rol del JNE, las similitudes entre esta elección y la de 2016, y sus expectativas para el manejo económico del próximo gobierno.

Alfredo Thorne

Para el exministro de Economía, “lo más importante en una elección es la certeza de haber obtenido el triunfo y convencer al candidato derrotado de que perdió para que acepte su derrota. Eso le permite al vencedor apelar a ese 50% de peruanos que no votó por él”.

La incertidumbre política ante la indefinición de las elecciones pareciera ser la principal presión a la baja para el mercado, expresada principalmente en la evolución del IGBVL y el tipo de cambio… ¿Qué es más nocivo hoy para la economía, que se anuncie finalmente una victoria de Pedro Castillo o que el proceso se siga dilatado?

Lea también:  ¿El veganismo triunfará?: celebridades que lo defienden

Lo más importante en una elección es la certeza de haber obtenido el triunfo y convencer al candidato derrotado de que perdió para que acepte su derrota. Eso le permite al vencedor apelar a ese 50% de peruanos que no votó por él. Creo que falta transparencia en el JNE. En México, en 2006, en una elección que viví de cerca, se recontaron todos los votos, se abrieron las actas y todo se hizo de forma pública para que el ciudadano viera que el ganador había sido, en ese caso, Felipe Calderón, y que quienes no votaron por él pudieran aceptar que su candidato, López Obrador, perdió. Falta esa transparencia que haga que el candidato que está perdiendo ceda, apoye al ganador y le dé gobernabilidad. Es lo más importante para la economía y para el país en el largo plazo.

Pero ustedes, en 2016, estuvieron también en una situación similar, en la que la candidata Keiko Fujimori nunca concedió la elección. La historia parece repetirse.

Que en esa elección la otra candidata (Keiko Fujimori) no nos diera su apoyo pasó de ser una discusión sobre cómo podría apoyar para sacar adelante al país a un enfrentamiento político para el que no estábamos preparados. Lo mismo pasa ahora. Mientras más dure y menos clara sea la victoria, más probable es que tengamos un escenario parecido al de los últimos cinco años. Por eso es necesario empoderar al JNE.

¿Qué lecciones se lleva de ese periodo de entrada al gobierno, considerando las similitudes que podemos ver con la situación actual?

Lea también:  Los mensajes eróticos de Jeff Bezos a su amante que desencadenaron su divorcio

El JNE tiene que ser más permisivo. Es cierto que hay muchas actas donde se han pedido nulidades y sería un escándalo que se anulen tantas, pero sería bueno que el JNE abriera algunas actas para ver si hay base para las denuncias de Fuerza Popular. Creo que la Constitución es clara: cuando habla del rol del JNE, refiere que este debe acercarse al voto popular, por lo que le da el espacio para que convenza al 50% que no votó por el candidato ganador de que acepte su derrota.

¿No es la responsabilidad, más bien, de Fuerza Popular demostrar las acusaciones de fraude que viene esbozando? ¿La carga de la prueba no está en quien acusa el delito?

En teoría, sí, pero aquí se mezclan muchos sentimientos. Estamos ante dos grupos que son casi fanáticos, que nos pintan un escenario en el que no votar por ellos es irse al precipicio. Para ese tipo de situaciones es que tenemos al JNE, para tomar decisiones en situaciones extremas como estas. Si es que hay que contar nuevamente voto por voto, que se haga, porque cerrar las actas y rechazar pedidos por rechazarlos puede llevar a mayores enfrentamientos.

Alfredo Thorne 2

De acuerdo con Thorne, el mejor escenario posible para la economía en un eventual gobierno de Castillo debería ser “uno de respeto a la autonomía del BCR y las finanzas públicas, donde no se prioricen los cambios constitucionales”.

Encuentra la entrevista completa en la nuestra edición 701. 

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales