La serie que protagoniza se sitúa en el año 2091, pero Angie Cepeda ni siquiera sabe qué hará en Navidad. “A mí me toca vivir el día a día, ¿sabes? No puedo planificar a largo plazo”, dice mientras pone orden en su cocina. “De repente, me gustaría ir a un lugar al que nunca he ido. África, por ejemplo. Me encantaría ir a un safari, o a Tailandia… Hay muchos sitios que me gustaría conocer”.

Un sitio que sí conoce, y muy bien, es Los Ángeles, donde vive desde hace más de seis años. Allí, ha encontrado algo que llevaba tiempo buscando: una base. Angie disfruta su vida en la ciudad, se siente en casa en compañía de su perro Frankie –que en enero cumplirá diez años–, pero no por eso se mantiene ajena a los aires de cambio que vive Estados Unidos. “Que la gente elija a Donald Trump como presidente de uno de los países más importantes del mundo habla mucho de cómo estamos y para dónde vamos. Quiero mucho a este país, vivo acá y me importa”, dice antes de dar de comer a su adorado labrador. “Es muy revelador ver la política del miedo. Cualquier decisión en la vida que uno tome basada en el miedo, no es la decisión correcta”.

A la hora de tomar decisiones, Angie prefiere apelar a su intuición. “Dicen que la carrera del actor se va construyendo en base a los proyectos que rechaza. Yo estaba esperando un personaje que me entusiasmara, que me apasionara, y tuve la suerte de que apareciera Lila, en una serie que se ve en toda Latinoamérica, además. Es una mujer que juega con sus propias reglas, que tiene un motor y una prioridad: su hijo. Es un personaje con muchos matices, muchos colores, y eso, para mí, como actriz, es un regalito”.

angie-cepeda-2016-08

¿Te ha fallado alguna vez la intuición?
Claro, sí, obviamente… ¡Mentira; no lo sé! Porque, mira, a veces crees que tomaste una decisión equivocada y después te das cuenta de que no. A veces, tienes que dejar que pase un tiempo para ver las cosas con una mejor perspectiva, ¿sabes? De pronto, cuando esté viejita, entenderé más cosas todavía.

¿En qué etapa estás ahora?
Siento que estoy en una edad bastante interesante –tiene 42 años–; soy una mujer joven, tengo un espíritu muy joven, pero al mismo tiempo siento que he aprendido muchas cosas. De mí misma, sobre todo. Me gusta estar en este momento de mi vida; lo aprecio. Cada vez me siento más segura de mí misma, más a gusto conmigo, ¿sabes? Me siento tranquila, enfocada, con los pies en la tierra, independientemente de lo que esté pasando a mi alrededor. Me levanto por la mañana y me siento bien.

Se percibe, “stalkeando” tu Instagram. Aunque en Instagram la vida siempre parece más increíble de lo que realmente es…
¡Totalmente! Todo es mentira –suelta una carcajada.

el_elefante_desaparecido

Nunca has sido fanática de las redes sociales, ¿no?
No… Me cuesta un poco, la verdad. Sé que tiene que ver con el trabajo y es importante, sobre todo para los fans y la gente que quiere saber de una; es la manera perfecta para comunicarse con ellos de una manera directa, pero no, no soy esclava. Me niego. La presión de tener no sé cuántos seguidores… Me niego a entrar ahí; no critico a la gente que lo hace, pero no es mi obsesión.

Volviendo a la serie, tus compañeros del elenco son Salvador del Solar y Jason Day.
Con Jason nunca había trabajado; es divino, muy inteligente, me cae superbién, aunque en la serie no hemos compartido escenas todavía. Tiene un sentido del humor que me encanta, es una persona muy linda.

¿Te vamos a ver pronto en Perú?
Por ahora, no… Pero, mira, por alguna u otra razón, siempre termino yendo a Perú.

Por Mariano Olivera La Rosa