La duquesa de Sussex está a punto de hacer historia. La prensa británica sostiene que la esposa del príncipe Harry podría ejercer como editora del próximo September Issue de Vogue.

La mayoría de personas descubrió la importancia de esta edición gracias al documental realizado en 2007, donde se veía a Grace Coddington, exdirectora creativa de Vogue USA y mano derecha de Anna Wintour, haciendo de todo para que la luminaria de la moda acepte sus propuestas.

No obstante, más allá de la historia personal que narra, la cinta tiene un valor informativo que no pierde relevancia una década después. La revista de moda fundada en el siglo XIX, trasciende el mero ocio y es considerado toda una influencia tanto para los diseñadores como para sus próximas colecciones.

Wintour y su equipo deciden qué sí y qué no, y crean un número —el de 2007 ha sido el más largo hasta la fecha— que condensa lo más exclusivo de la temporada. Todo artículo que se incluye en la publicación está ahí por una poderosa razón. 

Foto: @theannawintour

Duquesa de la moda

Quizá por eso ha sorprendido la noticia de que Meghan Markle podría añadir una nueva profesión a su biografía: el editora del próximo September Issue de Vogue UK. “Meghan escribirá un artículo de opinión y escogerá a una serie de mujeres relevantes para que participen junto con ella, en la producción de algunos ensayos”, reveló una fuente a Us Weekly.

De ser así, la madre del pequeño Archie protagonizaría un reportaje fotográfico que nos permitiría apreciar el interior de su residencia, Frogmore Cottage. Además, se rumora su presencia en la portada. 

En diciembre del año pasado, Meghan Markle hizo una sorpresiva aparición en la gala de los British Fashion Awards. Foto: @kensingtonroyal

Que Meghan tome el mando de la revista en un número tan especial no es ninguna decisión frívola, por el contrario, responde a un meticuloso análisis. El editor jefe de la publicación, Edward Enninful, explicó al Evening Standard que la royal es “un ejemplo de lo lejos que hemos llegado”, en una clara alusión a la representación racial.

Lea también:  Se complica la situación del príncipe Andrew: víctima reveló abusos a los que fue sometida

Cabe señalar que esta no sería la primera vez que un miembro de la realeza aparece en una portada de Vogue. En junio de 2016, la duquesa de Cambridge estuvo en la tapa de la edición que celebraba los 120 de la publicación en el Reino Unido. Además de Kate Middleton, Lady Di y las princesas Beatrice y Eugenie de York también han protagonizado reportajes. Las nietas de la reina Isabel II, incluso, participaron en una hermosa sesión de fotos en la residencia familiar de Royal Lodge. 

Por otro lado, es conocida la admiración que genera Meghan Markle en Anna Wintour, quien definió su vestido de novia como “sofisticado, chic y adulto”. Pero el modelo que lució no fue lo único que la cautivó. “El hecho de que escogiese caminar sola rumbo al altar, creo que también simboliza que es una mujer independiente”, expresó. 

Meghan Markle, haciendo su ingreso a la capilla de St. George del Castillo de Windsor, el día de su boda.