La reina Victoria hubiera cumplido 201 años hoy. La monarca británica nació el 24 de mayo de 1819 y reinó sobre su Imperio en expansión durante 63 años, siete meses y dos días. En la historia del trono inglés, solo la actual reina, Elizabeth II, ha reinado por más tiempo. Aquí algunos datos de una de las monarcas más influyentes de la historia

Por Mariana Valle

La triste princesa Alexandrina

La princesa Victoria nació en el Palacio de Kensington el 24 de mayo de 1819, hija única de Edward, duque de Kent, cuarto hijo del rey George III, y Victoria, duquesa de Kent. El duque de Kent murió poco después del nacimiento de la princesa Victoria y se quedó con su madre en el Palacio de Kensington, donde fue educada por su institutriz, la baronesa Lehzen, y su maestro principal, el reverendo George Davys. La princesa Victoria tenía talento para cantar, dibujar y pintar, y a menudo la llevaban a la ópera y al teatro. Sin embargo, la joven princesa rara vez se mezclaba con otros niños, y en años posteriores pensaría en su infancia como un momento bastante triste. Aunque fue bautizada con el nombre de Alexandrina, era conocida como la princesa Victoria.

La princesa Victoria nació en el Palacio de Kensington el 24 de mayo de 1819, hija única de Edward, duque de Kent, cuarto hijo del rey George III

La princesa Victoria nació en el Palacio de Kensington el 24 de mayo de 1819, hija única de Edward, duque de Kent, cuarto hijo del rey George III

 A los 13 años su madre empezó a preparar a Victoria para ser reina. En ese afán, la envió a realizar una serie de recorridos por Inglaterra y Gales. Estos incluyeron estancias en muchas casas señoriales. En el diario personal que llevada escribió, del 20 de octubre de 1832, sobre el esplendor de Chatsworth House, el hogar del duque de Devonshire. La princesa Victoria llevó un diario de su vida por 60 años. Hoy, estos forman parte de los Archivos Reales.

La princesa Victoria se convirtió en heredera del trono ya que sus tíos, el rey George IV y el rey William IV, no tenían hijos legítimos sobrevivientes. El 20 de junio de 1837, William IV murió y Victoria se convirtió en Reina a los 18 años. La proclamación de su adhesión se hizo al día siguiente en el Palacio de St James y su coronación se celebró un año después en la Abadía de Westminster el 28 de junio de 1838.

Una joven Reina

William IV murió en la madrugada del 20 de junio. Esa mañana, las 6 en punto, Victoria fue despertada: le anunciaban que  ahora era Reina.

 Esta imagen fue pintada en 1839 por Sir George Hayter (1792-1871) y representa la coronación de la reina Victoria en la abadía de Westminster el 28 de junio de 1838

Esta imagen fue pintada en 1839 por Sir George Hayter (1792-1871). Representa la coronación de la reina Victoria en la abadía de Westminster el 28 de junio de 1838

La Reina Victoria celebró su primer Consejo Privado en el Red Saloon en el Palacio de Kensington a las 11 en punto ese mismo día. Este su primer discurso expresó: “Qué orgulloso siento de ser la Reina de una nación como esta”.

 La entrada de la duquesa de Kent a la coronación de su hija, la reina Victoria, el 28 de junio de 1838 en la abadía de Westminster.

La entrada de la duquesa de Kent a la coronación de su hija, la reina Victoria, el 28 de junio de 1838 en la abadía de Westminster.

¡La gente se regocija!

La coronación de la reina Victoria fue motivo de celebración pública. Grandes multitudes se reunieron en Londres para presenciar el evento. Este extracto de un periódico de la época, The Globe, describe la procesión de la reina Victoria a Westminster y las multitudes que vinieron a verla.

La Reina Victoria conoció por primera vez al Príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo Gotha, su primo, en 1836, por sugerencia de su tío, el Rey Leopoldo I de los belgas, a quien le pareció que harían una buena pareja. Los jóvenes se enamoraron durante su segunda reunión en 1839.

 Fotografía de la reina Victoria y el príncipe Alberto tomada por Roger Fenton el 20 de junio de 1854

Fotografía de la reina Victoria y el príncipe Alberto tomada por Roger Fenton el 20 de junio de 1854

El Príncipe Alberto había viajado a Inglaterra para reunirse con ella en esa segunda visita en 1839. El 15 de octubre, solo cinco días después de su llegada al Castillo de Windsor, la Reina Victoria registró en su diario que había enviado a buscar a Albert y le dijo “eso también me haría muy feliz, si él consiente lo que yo quiero (que se case conmigo). Nos abrazamos una y otra vez, y él fue muy amable y cariñoso. Nunca imaginé que encontraría tanto amor en la Tierra… “

Los jóvenes se comprometieron el 15 de octubre de ese año. La boda de la Reina Victoria y el Príncipe Alberto tuvo lugar en la Capilla Real, el Palacio de St. James, el 10 de febrero de 1840, y la pareja permaneció dedicada el uno al otro durante toda su vida de casados. “Me sentí tan feliz cuando colocó el aro de matrimonio en mi dedo”, escribió Victoria en su diario. Entonces tenía 21 años.

 Pintura de Sir George Hayter (1792-1871) que representa el matrimonio de la Reina Victoria y el Príncipe Alberto en la Capilla Real, el Palacio de St James, el 10 de febrero de 1840. Esta imagen se completó en 1842.

Pintura de Sir George Hayter (1792-1871) que representa el matrimonio de la Reina Victoria y el Príncipe Alberto en la Capilla Real, el Palacio de St James, el 10 de febrero de 1840. Esta imagen se completó en 1842.

La reina Victoria y el príncipe Alberto tuvieron nueve hijos: Victoria, princesa real (nacida en 1840); Albert Edward, Príncipe de Gales (nacido en 1841); Alice (nacida en 1843); Alfred (nacido en 1844); Helena (nacida en 1846); Louise (nacida en 1848); Arthur (nacido en 1850); Leopold (nacido en 1853) y Beatrice (nacido en 1857).

La pareja creía que sus hijos deberían estar bien educados; pero una vida familiar de recreación y diversión también era muy importante tanto para la Reina como para el Príncipe Alberto, y este, en particular, encontraba mucho placer en la compañía de sus hijos.

Osborne House Reina Victoria Príncipe Alberto

Retrato real en Osborne House

En esta fotografía tomada en Osborne el 26 de mayo de 1857, por Caldesi y Montecchide, se ve a la reina Victoria y el príncipe Alberto con sus nueve hijos. La pareja real compró Osborne House en 1845 con la intención de usarla como una casa familiar privada. De izquierda a derecha: Príncipe Alfred, Princesa Alice, Princesa Helena, Príncipe Leopoldo, Príncipe Alberto, Reina Victoria sosteniendo a la Princesa Beatriz, Príncipe Arturo, Victoria, Princesa. Royal, Albert Edward, Príncipe de Gales y la princesa Louise.

Navidad en el castillo de Windsor

La Navidad fue siempre un momento especial para la Reina Victoria y su familia. Sus celebraciones incluyeron tradiciones que nos son familiares ahora, como el decorado de los árboles de Navidad (una costumbre introducida en al Reino Unido la esposa de George III, la Reina Charlotte), el envío de tarjetas de Navidad, el intercambio de Regalos, una comida de celebración y regalos para los pobres.

William Corden el Joven muestra el árbol de Navidad de la Reina Victoria en el Castillo de Windsor

William Corden el Joven pinta el árbol de Navidad de la Reina Victoria en el Castillo de Windsor

Esta pintura de William Corden el Joven muestra el árbol de Navidad de la Reina Victoria en el Castillo de Windsor en 1850. Ese año, la Reina escribió diario el 24 de diciembre, el día en que la Familia Real tradicionalmente intercambia regalos: “Poco después de las 6, todos nos reunimos y mi amado Albert me llevó primero a mi árbol y a la mesa, cubierto por innumerables regalos, realmente demasiado, demasiado magnífico”. Los regalos que recibió incluyeron una acuarela de Corbould, pinturas al óleo Horsley y un brazalete diseñado por el Príncipe Alberto que incluía una miniatura de su hija, la Princesa Louise.

Luto

El Príncipe Alberto murió en el Castillo de Windsor el 14 de diciembre de 1861, a la edad de 42 años. Su muerte prematura se atribuyó a la fiebre tifoidea. La reina Victoria se sintió abrumada por el dolor por la pérdida de su amado esposo y se retiró de la vista pública hasta fines de la década de 1860. Permaneció de luto, vestida solo de negro, por el resto de su vida.

Reina Victoria de luto

Fotografía tomada por el príncipe Alfred, hijo de la reina Victoria, en marzo de 1862. La imagen muestra a la reina y a su hija, la princesa Alicia, vestidas de luto, con un busto de mármol del príncipe Alberto.

Como Reina de Gran Bretaña y un imperio en expansión, las opiniones e influencia de Victoria tuvieron un impacto mucho más allá de los límites de los palacios reales. La Reina se comprometió plenamente con su Gobierno. Adoptó un rol activo respecto a la política británica y exterior, y mostró un gran interés en su Imperio y su gente.

Como Jefa de Estado, la Reina Victoria también tuvo un papel público, que incluyó obligaciones ceremoniales, recorridos oficiales por Gran Bretaña, visitas de gobernantes extranjeros y ocasiones sociales como bailes y las tradicionales fiestas en el jardín. Aunque la Reina Victoria se retiró de la vida pública durante algunos años después de la muerte del Príncipe Alberto en 1861, reanudó sus compromisos oficiales hacia fines de la década de 1860.

El imperio en el que el sol nunca se pone

El reinado de la reina Victoria está asociado con la expansión del Imperio Británico. Para el momento de su muerte, en 1901, su imperio ascendía a más de un quinto de la superficie terrestre del Globo, y casi una cuarta parte de la población mundial. Extendiéndose desde Asia a Canadá y de África a Australia, el Imperio Británico fue popularmente llamado el “Imperio en el que el sol nunca se pone”.

Lea también:  La familia real española rompe sus tradiciones este verano