El príncipe Harry escribió una columna sobre la ‘crisis de odio’ en las redes sociales en la revista Fast Company. El artículo se titula: ‘Las redes sociales nos están dividiendo. Juntos, podemos rediseñarlas’.

Por Alejandra Grau

Harry, el duque de Sussex ha pedido a las empresas que lo piensen dos veces antes de anunciar en sitios de redes sociales, alegando que contribuyen a una ‘crisis de odio’.Harry y las redes sociales

Su última contribución escrita posterior a Megxit toma la forma de un artículo de opinión para la revista Fast Company, en el que menciona la cultura tóxica de sitios como Facebook, Instagram y Twitter.

‘El panorama digital no está bien y empresas como la suya tienen la oportunidad de reconsiderar su papel en la financiación y el apoyo de plataformas en línea que han contribuido, avivado y creado las condiciones para una crisis de odio, una crisis de salud y una crisis de la verdad,’ escribió.

La campaña de los Sussex para parar la inversión publicitaria de empresas en redes sociales

Continuó describiendo el trabajo que él y su esposa, la duquesa de Sussex, han estado haciendo con Stop Hate For Profit, una campaña de reforma de las redes sociales creada por organizaciones sin fines de lucro en junio. El movimiento ha pedido a los anunciantes que retengan los anuncios que publican en Facebook hasta que Mark Zuckerberg haga más para evitar el discurso de odio en el sitio.

Harry explica que él y Meghan se han acercado personalmente a varias empresas para evitar que inviertan en estos sitios. Como dice Harry, “logramos retener $ 7 mil millones de dólares que iban a ir a publicidad”.

Lea también:  Camilla comparte sus libros favoritos para superar la cuarentena

Más adelante, continúa hablando sobre la gran cantidad de datos personales que estos sitios pueden recopilar de las personas. Hizo énfasis en que, aunque los usuarios piensan que nos están dando entretenimiento gratuito, está lejos de serlo. “Cada vez que haces clic, aprenden más sobre ti. Nuestra información, datos privados y hábitos desconocidos se intercambian por espacio publicitario y dólares ”, explicó. “El precio que todos pagamos es mucho más alto de lo que parece. Mientras que normalmente somos el consumidor que compra un producto, en este mundo digital en constante cambio, nosotros somos el producto”.

Harry y las redes sociales

El fake news generalizado de las redes

También pidió a las empresas que hagan más para dejar de beneficiarse de las divisiones y el discurso de odio que circula en línea, y explicó que fomentan la circulación de ‘noticias falsas’ y tienen enormes ramificaciones para el mundo en el que vivimos. ‘Las empresas que compran anuncios en línea también deben reconocer que nuestro mundo digital tiene un impacto en el mundo físico: en nuestra salud colectiva, en nuestras democracias, en la forma en que pensamos e interactuamos entre nosotros, en cómo procesamos y confiamos en la información’, continuó.

Porque, si somos susceptibles a las fuerzas coercitivas en los espacios digitales, entonces tenemos que preguntarnos: ¿qué significa esto para nuestros hijos? Como padre, esto me preocupa especialmente’.

Emite un enérgico llamado para todos hacia el final de su argumento, exhortando: “Tenemos la oportunidad de hacerlo mejor y rehacer el mundo digital. De mirar el pasado y usarlo para informar el futuro. Debemos mirar las últimas dos décadas con un ojo crítico, donde los avances en tecnología y medios han superado muchas de las barandillas anticuadas que se diseñaron, tiempos atrás, para protegernos y utilizar la información apropiadamente’.

Aceptando que las redes sociales no van a dejar de existir, concluye: ‘Internet nos ha permitido estar unidos. Ahora estamos conectados a un vasto sistema nervioso que, sí, refleja muchas cosas positivas, pero con demasiada frecuencia también magnifica y alimenta la maldad. Podemos, y debemos, alentar a estas plataformas a que se rediseñen de una manera más responsable y compasiva. El mundo lo sentirá y todos nos beneficiaremos”.