Si bien las demostraciones públicas de afecto se consideran un faux pas, la realeza en ocasiones ha sido conocida por hacer grandes gestos románticos. Incluido renunciar por completo a la corona.

La Reina Victoria lució de luto por el resto de su vida tras la muerte de su amado Alberto.

realeza

La Reina Victoria llevó luto el resto de su vida tras la muerte de Albert. Foto: Getty Images

El suyo fue un matrimonio semi-arreglado que produjo un amor apasionado, y la devoción de la reina Victoria por su amado príncipe Albert produjo nueve hijos. Cuando él murió a los 42 años en 1861, 22 años después de su matrimonio, ella estaba justificadamente devastada. Cuatro décadas después, todavía vestía el traje negro de luto por el que se hizo conocida. Testimonio de su amor eterno por su amante.

La inquebrantable devoción del zar Nicolás II a su zarina frente a la revolución

La inquebrantable devoción del sar Nicholas II por su sarina, a pesar de su increíble impopularidad. Foto: Getty Images

Sería una exageración inexacta sugerir que la impopularidad de la esposa del zar Nicolás II, la zarina Alexandra, fue una de las causas de la Revolución Rusa. Sin embargo, es innegable que su gran impopularidad entre el público, en gran parte debido a su herencia alemana y su aparente indiferencia, fue un factor que exacerbó su caída. Condenada desde el principio, la pareja loca se casó en contra de los deseos de sus familias, con la amada abuela de Alexandra, la reina Victoria, nerviosa por el estado de la monarquía rusa. Cuando los asesores sugirieron que Alexandra tratara de ser más agradable para el público ruso, se retiró aún más, con su esposo ciego a la creciente tormenta.

El Rey Eduardo VIII entregó su trono por la divorciada Wallis Simpson

El Rey Eduardo VII renunció al trono por Wallis Simpson. Foto: Getty Images

Quizás no hay acto más romántico para un miembro de la realeza que ceder su trono por el que ama, con una crisis constitucional como un mero daño colateral. El rey Eduardo VIII hizo precisamente eso cuando, después de años de ser el playboy Príncipe de Gales, lo dejó todo para casarse con su único amor verdadero, Wallis Simpson, una estadounidense que estaba en proceso de divorciarse de su segundo marido. Con el primer ministro Stanley Baldwin teorizando que el público se opondría a tener a Simpson como reina consorte, Edward decidió renunciar a su corona en lugar de a su mujer, abdicando a favor de su hermano menor, el duque de York.

Lea también:  El duque de Edimburgo tuvo un procedimiento cardíaco exitoso

El príncipe Felipe inscribió un mensaje secreto en el anillo de bodas de la Reina

realeza

El mensaje secreto del Príncipe en el anillo de bodas de la Reina. Foto: Getty Images

No es alguien en quien uno piense naturalmente como una pareja romántica (lo primero que viene a la mente es práctico, sensato y estable), pero el Príncipe Felipe, por supuesto, a menudo le ha dado a la Reina señales de su devoción por ella a lo largo de los años, comenzando el día de su boda. Además de dejar de fumar, un hábito que la reina desaprobaba, también habría escrito un mensaje privado para su esposa en su anillo de bodas, uno que solo él, la reina y el grabador conocen.

La princesa sueca que vivió con su príncipe durante 30 años antes de poder casarse

La Princesa Lilian montando un mini moped con su marido, el Príncipe Bertil, fuera de Villa Mirage en Sainte Maxime en la riviera francesa, 1991. Foto: PA Images

Un ejemplo de un miembro de la realeza que no renunció al trono pero logró mantener su relación. El príncipe Bertil de Suecia y su esposa, la princesa Lilian (de soltera Lilian May Davies), estuvieron juntos durante tres décadas antes de casarse finalmente en 1976. La pareja, que se conoció en un cóctel para su cumpleaños número 28 cuando ella estaba casada con otra persona. Vivieron discretamente juntos durante 30 años, porque de lo contrario tendrían que buscar el permiso del padre de Bertil, el rey, para casarse. Como el siguiente en la línea al trono, el sobrino de Bertil, tenía solo un año cuando la pareja se unió, existía una posibilidad muy real de que Bertil fuera llamado para actuar como regente hasta que él fuera mayor de edad. Es decir, su elección de esposa sería de interés público. Cuando su sobrino, el príncipe Carl, ascendió al trono en 1973, a Bertil se le concedió permiso para casarse con su amor de toda la vida.

Lea también:  25 looks prueban por qué Kate Middleton es la duquesa con más estilo

Grace Kelly renunció a su carrera como actriz para convertirse en la Princesa Grace de Mónaco

Grace Kelly dejó su carrera de actuación para convertirse en la Princesa Grace de Mónaco. Foto: Getty Images

Mientras que unos pocos han renunciado a sus tronos por amor, muchos más han renunciado a sus vidas anteriores como personas “normales” para convertirse en reyes. Quizás nadie se rindió más que Grace Kelly, la reina de Hollywood en la década de 1950. Una rubia de Hitchcock y ganadora del Oscar, que tenía toda su carrera por delante cuando lo dejó todo para casarse con el príncipe Rainiero III de Mónaco.

Diana, princesa de Gales, le dio un guiño romántico al príncipe Carlos con su traje de boda

realeza

Los zapatos de boda de la Princesa Diana. Foto: Getty Images

La novia adolescente, Lady Diana Spencer, era conocida por su adulación de su Príncipe Azul, y su boda de cuento de hadas en 1981 tenía múltiples detalles dulces. Una de esas curiosidades fue su decisión de tener “D” y “C” inscritas en las suelas de sus zapatos de boda, como un guiño a las iniciales de la pareja.

El Príncipe William le propuso matrimonio a Kate Middleton con el anillo de su madre

El Príncipe William propuso matrimonio a Kate Middleton con el anillo de Diana. Foto: Getty Images

La difunta Diana, Princesa de Gales, dejó muchas de sus joyas a sus dos hijos después de su trágica muerte en 1997. Una de esas piezas fue su anillo de compromiso de zafiro, uno que ella misma eligió, que quedó en su testamento para su hijo menor, el príncipe Harry. Cuando llegó el momento de que su hermano mayor, el príncipe William, le proponga matrimonio a su novia de casi una década, Kate Middleton, según los informes, Harry le ofreció el anillo y el resto es historia.

Lea también:  ¿Cómo se llevaría la príncesa Diana con sus nueras?

La princesa Mako de Japón renunció a su título real para casarse con un plebeyo

La Princesa Mako de Japón renunció a su título Real para casarse con una persona “común”. Foto: Getty Images

Las reglas constitucionales de Japón significan que una vez que una princesa se casa con un plebeyo, debe abandonar la Familia Real Imperial. La princesa Mako, hija del príncipe heredero Fumihito, reveló sus planes de casarse con su amor universitario, Kei Komuro, en 2017. Una medida que la obligaría a renunciar a sus lazos reales (la pareja aún no se ha casado, después de varios retrasos). Cuando finalmente se casen, ella no recibirá ningún dinero de la corona y tendrá que trabajar para ganarse la vida. La última princesa en hacerlo fue la princesa Ayako en 2018. Cuando la tía de la princesa Mako, Sayako, se casó con un plebeyo en 2005, tuvo que ‘aprender’ a vivir como una persona normal, tomando lecciones de manejo y practicando las compras en el supermercado.

El velo de novia de la duquesa de Sussex conmemoró su primera cita con el duque

realeza

El velo de bodas de Meghan contiene una pieza del vestido que llevó en su primera cita con Harry. Foto: Getty Images

La duquesea de Suxxex es conocida por su vena romántica. Después de ser fotografiada con joyas adornadas con una ‘H’ para Harry, y ocasionalmente dejar escapar apodos para su esposo real, no es sorprendente que la duquesa de Sussex eligiera conmemorar la primera cita fortuita de la pareja. Una pieza del vestido que usó para esa reunión trascendental fue incorporada a su velo de novia.

*Artículo traducido de la versión original publicada en la web de Tatler.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.