Según Sophie, condesa de Wessex, su suegra, la reina Elizabeth II, está muy bien de ánimo tras el fallecimiento de su esposo por 74 años, el príncipe Philip.

Por Alejandra Grau

El príncipe Eduardo y su esposa Sophie visitaron el castillo de Windsor el sábado para ver a la reina. A su salida, después de aproximadamente una hora, Sophie, con lágrimas en los ojos, le dijo a la prensa que “la Reina ha estado de un ánimo increíble,” según informa el diario The Sun.

Varios miembros de la familia real han asistido a visitar a Su Majestad después de la muerte de su consorte. El príncipe Andrew también fue visto saliendo de Windsor el sábado. Charles, fue el primero en visitar a la monarca, el viernes en la tarde, tras la muerte de su padre.

El príncipe Harry, viajará de California al Reino Unido para unirse a su familia en estos momentos de dolor. Asistirá al funeral sin esposa Meghan Markle. La duquesa ha comunicado que se quedará en casa debido a su avanzado embarazo.

Los últimos días del príncipe

“Es con profundo pesar que Su Majestad la Reina ha anunciado la muerte de su amado esposo, Su Alteza Real el Príncipe Philip, Duque de Edimburgo”, anunció el viernes el Palacio de Buckingham en Twitter .

“Su Alteza Real falleció pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor”.

Según los informes, la Reina estuvo a su lado mientras hacía la transición.

“Hubo momentos de gran lucidez y gozosa unión, incluso hacia el final”,  escribió Richard Kay, editor en general del Daily Mail  y ex corresponsal real superior.

Lea también:  Todo sobre Meghan Markle

Una manta en su regazo, el sol en su rostro, la Reina a su lado: últimos días del duque de Edimburgo

Ella estuvo junto a su cama cuando su fin llegó en el Castillo de Windsor el viernes por la mañana a los 99 años, informó el Telegraph del Reino Unido sobre Philip.

El duque de Edimburgo había insistido, según el Telegraph, en que moriría en su propia cama.

“Hubo momentos de gran lucidez y gozosa unión”, incluso hacia el final, escribió Richard Kay, editor general del Daily Mail y ex corresponsal real. Podía caminar, aunque con dificultad y usando un bastón.

“De vez en cuando, se dejaba empujar en una silla de ruedas, pero el personal era muy cauteloso a la hora de sugerirlo”, escribió Kay.

“Cuando apareció por primera vez en las habitaciones privadas, gritó: ‘Quita esa maldita cosa de mi vista’, recuerda un ayudante, refiriéndose al bastón.

Philip comía poco, decía el informe de Kay, y había suspendido la bandeja de té de las 7:30 am que tradicionalmente le entregaba un ayuda de cámara o un paje a su cama. Y rechazó muchas de las otras bandejas de comida que se llevarían más tarde ese día.

El duque de Edimburgo había insistido en que moriría en su propia cama.

El duque de Edimburgo había insistido en que moriría en su propia cama.

Pero en sus mejores días, tan recientemente como a principios de esta semana, todavía leía y escribía cartas. Se vestía con una camisa, pantalones planchados y zapatos lustrados, y pedía que le trajeran una silla afuera.

Lea también:  ¿Cómo será la boda de Fernando Fitz-James Stuart y Sofía Palazuelo?

Allí, a la luz del sol, con vistas a los pintorescos terrenos del castillo, cabeceaba “con una alfombra sobre las piernas”, decía el informe.

Al final, su último deseo se cumplió: morir en las comodidades del hogar, en lugar de en el hospital.