Franco Noriega, en Nueva York, 2011.

Puede ser un gesto de complicidad entre amigos, una manifestación de afecto entre padres e hijos o el punto de partida de un amor inolvidable. A lo largo de estos 25 años, nuestros fotógrafos siempre han estado atentos para capturar estos instantes únicos de intimidad y ternura.