La presencia de Hunter Douglas en Casa Cor va más allá de las texturas que aportan. Las cortinas, persianas y rollers también crean matices en la iluminación de los espacios, como sucede en estos tres ambientes: la “Villa entre culturas”, de Jessie D’Angelo (2018); el “Gran Living”, de Roque Saldías (2018), y “Elemental lounge”, de Erika Zielinski (2019).

Por Redacción CASAS / Fotos de Gonzalo Cáceres Dancuart

Las cortinas y persianas son un elemento esencial en Casa Cor: tienen el poder de matizar de manera precisa la luz que entra en los ambientes. Es el caso de los productos de Hunter Douglas en la “Villa entre culturas”, de Jessie D’Angelo, proyecto inspirado en un viaje a Indonesia, en el que también se leyeron influencias de otros países asiáticos y africanos y de algunas regiones del Perú. Las texturas naturales, las piezas en madera y las plantas brillaron con la tenue luz que penetró a través de las persianas de madera del modelo Country Woods. Las propuestas de Roque Saldías y Erika Zielinski fueron más radicales: rollers que aportaron transparencia y ligereza o, por el contrario, oscuridad para jugar con el color block.

Artículo publicado en la revista CASAS #285