En Sérifos, una pequeña isla situada en el archipiélago griego de las Cícladas, el estudio Mold Architects se aventuró a crear una casa encajada en plena pendiente rocosa. Esta es la historia de nCaved, una joya del diseño y la arquitectura, literalmente incrustada en un paisaje de fantasía.

Por Jimena Salas Pomarino / Fotos de Panagiotis Voumvakis y Yiorgis Yerolymbos

Mold Architects

Según la mitología griega, luego de decapitar a Medusa, el valiente Perseo obligó al tirano Polidectes a mirar a los ojos de la cabeza de la gorgona, convirtiéndolo en piedra. El cuerpo fosilizado del rey de Sérifos habría de fundirse así con el paisaje del que alguna vez fue su reino, una isla que vista desde las alturas se erige como una enorme masa rocosa en medio del mar Egeo.

Mold Architects

Sérifos tiene un área de poco más de setenta kilómetros cuadrados y algunas de las playas más hermosas de las islas Cícladas. Su costa empedrada conforma escarpadas pendientes que dan la cara al mar y reciben la fuerza de los vientos del norte. Justo ahí, en una discreta ensenada, los arquitectos del estudio Mold Architects edificaron nCaved, una residencia de veraneo de trescientos sesenta metros cuadrados inserta en la roca, cuyas formas siguen armoniosamente la morfología del terreno.

Mold Architects

La intención de construir en un hoyo hecho en la formación rocosa responde, principalmente, a la necesidad de proteger contra la fuerza de los vientos en la zona. No obstante, también se intuye en esta decisión un impulso por amalgamar la exuberancia natural con la estética funcional de la estructura. Esta idea se refuerza al observar la materialidad del proyecto.

Lea también:  Luz María Buse: cocinar a fuego lento

Mold Architects

En palabras de Iliana Kerestetzi, fundadora de Mold, en todas sus creaciones es fundamental usar materiales locales, en la medida de lo posible. Es así que en este caso específico la paleta gira en torno a la propia roca extraída durante la excavación. “La materialidad forma parte crucial de nuestros conceptos de diseño, que, en este caso, es una cavidad rocosa natural. Y los conceptos responden claramente al paisaje y a la herencia cultural de cada lugar”, comenta Kerestetzi.

Mold Architects

Y es que además de la roca, protagonista del paisaje y telón de fondo de numerosos mitos, Sérifos destaca por su rica historia minera, “a la cual respondimos con el uso de vigas IPE oxidadas artificialmente, así como estructuras metálicas con un revestimiento envejecido que simulan el óxido”, agrega la arquitecta. Adicionalmente, los suelos de mortero dispuestos son un homenaje a la larga tradición de pavimentación en el archipiélago de las Cícladas.

Mold Architects

Piedra, concreto expuesto, madera y metal brindan la belleza y neutralidad suficientes para disfrutar de los ambientes, sin desmerecer ni opacar la vista. Los acabados siguen un patrón minimalista, lo que permite apreciar los juegos de luz que transforman el espacio a cada momento del día. Y finalmente, las mamparas de vidrio se abren por completo hacia el frontis de la casa, mientras que en la parte de atrás las ventanas dan a jardines interiores, refrescando el ambiente y dando la luminosidad justa a cada área.

Mold Architects

Construir “en negativo”

Hacer un hoyo enorme en la roca permitió generar integración, minimizar la huella ambiental y, como parte de esto, lograr una significativa reducción del consumo energético del edificio. Sin embargo, también planteó un desafío muy importante: una extensa y compleja etapa de excavación. Sumado a ello, añade Kerestetzi, “durante la construcción se debió trabajar en un sistema para manipular grandes cantidades de agua provenientes del talud, que debían ser redirigidas fuera del terreno de la casa”.

Lea también:  Bodega MATE: diseño y tradición

Mold Architects

En cuanto al diseño arquitectónico, se optó por crear una trama tridimensional que simula una especie de tablero de ajedrez. Esta sirve para crear una división visual de los ambientes desde afuera de la casa, pero también para aislar algunas habitaciones en el interior. En todo momento, la distribución privilegia la independencia y la privacidad, sin dejar de conectar con el paisaje.

Mold Architects

Así, los dos primeros pisos, en donde están las áreas sociales y las habitaciones principales, se unen desde el interior mediante unas escaleras minimalistas que mantienen el ritmo visual de líneas paralelas que genera sensación de serenidad y amplitud. Mientras tanto, en el tercer nivel se sitúa la habitación para invitados, independizada del resto de la vivienda. Esta se une a la estructura solamente a través de la escalera excavada ubicada en el exterior, que lleva también al ingreso principal.

Mold Architects

Cada componente de nCaved estimula los sentidos e invita al disfrute y al confort sin renunciar a la mayor riqueza que posee: su origen. En la cuna de mitos que es Sérifos, las materias primas aprovechadas por Mold Architects fueron la cultura, la historia y la tradición. Y es el diseño inteligente y funcional lo que consigue amalgamarlas, haciendo de esta casa una pieza de arte de nuestro tiempo.

Mold Architects

Artículo publicado en la revista CASAS #290