Fernando Bryce es mucho más que un arqueólogo de la imagen. Para idear los dibujos de “The Book of Needs” y “Art News-1944-1947”, y las serigrafías de “Arte Nuevo”, se sumergió en los archivos de algunas de las revistas de arte más emblemáticas de la posguerra, y rastreó las interrogantes de aquellos años a través de sus representaciones abstractas. Pero también identificó sus ideales de progreso y, con la mirada de un filósofo, los trajo a nuestros días.

“Son conceptos universales que tuvieron su auge en una época donde todo estaba por reconstruir. Pero también nos plantean un contraste inquietante con nuestra actualidad: los problemas son más o menos los mismos”, dice el artista que hace solo unos días inauguró la exposición de su trabajo más reciente en la galería neoyorquina Alexander and Bonin.

La muestra, curada por la crítica e historiadora Andrea Giunta, se presenta hasta el 19 de diciembre y está organizada en tres cuerpos de trabajo. El primero de ellos, “The Book of Needs”, está compuesto por 81 dibujos que reinterpretan el arte abstracto que caracterizó a “Courier”, una publicación de la Unesco, entre 1949 y 1954. “Era un espacio para pensar todo de nuevo, y la imagen artística se concibió como un engranaje más dentro de la máquina civilizadora y moral que era necesario instrumentar para dejar atrás el pasado”, explica la curadora.

Nicole Franchy y Fernando Bryce.

Nicole Franchy y Fernando Bryce.

El replanteamiento de la cultura, sin embargo, no fue algo intrínseco al organismo internacional. En las páginas de “Art News”, la revista estadounidense que le dio un espacio a la nueva vanguardia –conformada por artistas locales y también representantes latinoamericanos y algunos europeos exiliados durante la guerra–, Bryce descubrió inquietudes similares. “Hice una selección de los anuncios de las exposiciones que funcionaban como una nomenclatura del arte de aquellos años en Nueva York”, cuenta. Y así creó “Art News-1944-1947”, los 31 dibujos que conforman el segundo cuerpo de su trabajo.

Las serigrafías de “Arte Nuevo”, por último, surgieron a partir de dos revistas de los años cincuenta: “Art D’ Aujourd’hui”, una publicación francesa icónica para el movimiento abstracto, y la revista argentina que representó a la corriente del Río de la Plata, y dio nombre a la serie. Este proyecto completa el triángulo entre París, Nueva York y Buenos Aires: tres ciudades emblemáticas del centro y la periferia occidental, con una vanguardia que intentaba repensar el futuro. Y, sobre todo, que compartían ideales universales sobre el progreso. Un horizonte –señala Bryce– todavía irresuelto.

Fotos de piezas por Juan Carlos Hurtado Quimper
Fotos de inauguración por Joeri Lohse

Lee la nota completa en COSAS 583