Las primeras jornadas del certamen fílmico francés ofrecieron el acostumbrado desfile de estrellas de la pantalla para los estrenos de los filmes en competencia, pero algo ha cambiado con respecto a otros años en Cannes: el movimiento Time’s Up también ha hecho sentir su presencia, logrando que por primera vez en la historia el jurado del festival cuente con más mujeres que hombres entre sus integrantes. Por las noches, en cambio, todo sigue igual, con las decadentes y glamorosas fiestas ofrecidas por Chopard y Vanity Fair, entre muchas otras.

El sábado último, el poder femenino tomó por asalto la alfombra roja de Cannes con un acto público en el que 82 mujeres –Jane Fonda, Claudia Cardinale, Salma Hayek, Marion Cotillard, Kristen Stewart y Cate Blanchett, entre ellas– representaron a las realizadoras que alguna vez han competido en el festival.

Blanchett, que preside este año el jurado de la competición oficial de Cannes (que por primera vez, además, es mayoritariamente femenino), y la veterana cineasta francesa Agnès Varda leyeron un manifiesto en el que exigieron “igualdad y diversidad real en los puestos de trabajo”.

“Queremos trabajar mano a mano con nuestros colegas masculinos y asumir responsabilidades para crear delante y detrás de la cámara imágenes que permitan una toma de conciencia”, señaló Blanchett en inglés y Varda en francés. “Las mujeres no son una minoría en el mundo y, sin embargo, el estado actual de nuestra industria dice lo contrario. Queremos que eso cambie”.

82 artistas marcharon en Cannes a favor de la inclusión de las mujeres en la industria cinematográfica. 

El acto contó también con la participación de Patty Jenkins, Julie Gayet, Léa Seydoux, Virginie Ledoyen, Ava DuVernay, la brasileña Beatriz Seigner, Alice Rohrwacher, la colombiana Cristina Gallego, Clémence Poésy y Clotilde Courau.

En total, fueron ochenta y dos personalidades del mundo del cine, tanto realizadoras y actrices como productoras, técnicas, guionistas, distribuidoras o agentes, que representaban a las ochenta y dos mujeres directoras cuyas películas han competido en las 71 ediciones del festival, una cifra ridícula si se compara con la de los 1688 directores que han competido en Cannes durante estos años, según los datos citados por Blanchett.

Además, a lo largo de su historia, el festival solo ha tenido a doce mujeres presidiendo el jurado, y la Palma de Oro la ha ganado únicamente la neozelandesa Jane Campion por The Piano, mientras que Agnès Varda recibió una de honor. “Estos hechos son claros e innegables”, resaltó la actriz australiana desde lo alto de las escaleras que dan entrada al Gran Teatro Lumiére, donde se celebran las sesiones de gala del festival.

Dos días después de la manifestación femenina, el festival firmó la Carta por la Paridad y la Diversidad en el Cine, en otro acto que contó con la presencia de la ministra de Cultura de Francia, Françoise Nyssen y representantes del movimiento Time’s Up.

El delegado general de Cannes, Thierry Frémaux, y los responsables de la Quincena de Realizadores, Édouard Waintrop, y la Semana de la Crítica, Charles Tesson, fueron los primeros firmantes de esta carta, por la que se comprometen a trabajar por la igualdad de hombres y mujeres.

Glamour sin selfies 

Esta edición de Cannes, la número 71 de su historia, empezó oficialmente con la proyección de la película Todos lo saben, protagonizada por los españoles Penélope Cruz y Javier Bardem, y el argentino Ricardo Darín, y dirigida por el realizador iraní Asghar Farhadi. Ellos desfilaron por una alfombra roja en la que por primera vez no hubo selfies, ya que han sido prohibidos expresamente este año por la organización del evento, por entorpecer el camino de los invitados hacia las galas de estreno, entre otras razones aún no esgrimidas por los responsables del veto.

Todos los saben es la primera película hablada en español que inaugura Cannes desde que en 2004 lo hiciera La mala educación, de Pedro Almodóvar. “Abrir Cannes con una película así, con Asghar, con un grupo de actores tan maravillosos y encima con mi mujer, es algo que no se puede mejorar”, declaró Bardem a los medios a su paso por la alfombra roja.

Homenaje a Scorsese 

“El cine me aportó mucho cuando era niño, también de joven y de adulto, y creo que esto tiene que marcar psicológicamente también a otras personas. Es algo demasiado emotivo para mí. Cuando pienso en las películas que he visto, francesas, italianas, americanas, de John Ford…Algunas veces las películas son como una experiencia religiosa, un sentimiento de alivio que cambia tu vida”, declaró el legendario realizador estadounidense Martin Scorsese en una conferencia de prensa previa al homenaje que se le rindió en la jornada inaugural del festival, el pasado miércoles 9 de mayo.

Martin Scorsese y Cate Blanchett inauguraron el Festival de Cannes. 

El director deThe Wolf of Wall Streetrecibió en Cannes la Carroza de Oro de la Quincena de Realizadores, la sección más independiente del festival, que premia cada año la trayectoria de un cineasta consagrado. Se trata de un galardón por el que el director dice sentirse sumamente agradecido, porque él comenzó su carrera internacional en Cannes y precisamente en esa Quincena que recibió primero con reticencias y luego con los brazos abiertos una de sus primeras películas, Mean Streets, que fue el gran descubrimiento de la edición de 1974 del certamen. Fue la primera vez que Scorsese participaba en Cannes, donde solo dos años después se llevaría la Palma de Oro por Taxi Driver.

Noches intensas 

Finalmente, no se puede hablar del Festival de Cannes sin hacer un repaso por todo lo que ocurre por las noches en los alrededores del mítico Boulevard de La Croisette una vez que se acaban las maratónicas jornadas de estrenos, exhibiciones y muestras cinematográficas paralelas. Este año,las fiestas que más comentarios han generado hasta el cierre de esta edición son, y por largo trecho, las organizadas por la firma de joyas Chopard y la revista Vanity Fair en colaboración con Chanel.

oops

A post shared by Kendall (@kendalljenner) on

En la primera, una fiesta “sorpresa” de la que poco se supo hasta el momento en que empezó, el dress code era “de negro, con antifaz y diamantes”, y tuvo en su larga lista de ‘a listers’ invitados a celebridades comoKendall Jenner(en un revelador atuendo casi transparente que casi de inmediato dio la vuelta al mundo), Irina Shayk, Joan Smalls, Sara Sampaio, Stella Maxwell, Lupita Nyong’o, Izabel Goulart y muchas más.

La estrella invitada (y también rigurosamente “secreta” hasta que se subió al escenario) fue el cantante español Enrique Iglesias.

@albertaferretti 🖤

A post shared by irinashayk (@irinashayk) on

Tras una cena ofrecida por Caroline Scheufele, copresidenta de Chopard, para clientes especiales, se realizó un ya tradicional desfile de modas con joyas de la firma y, luego, la decadente fiesta que empezó con la presentación del marido de Anna Kournikova (quien, por cierto, no lo acompañó a Francia).

Todo esto, además, fue potenciado por una locación insuperable: los Jardines del Château de la Croix des Gardes, una residencia que, como no podía ser de otra manera, también estaba impregnada de historia cinematográfica, pues allí fue donde Alfred Hitchcock rodó el clásico de 1955 To Catch a Thief.

Kristen Stewart llegando a la fiesta de Vanity Fair. 

Otra de las celebraciones más comentadas de este año en Cannes fue la fiesta de Vanity Fair organizada por Chanel el miércoles pasado en el Terrasse & Club by Albane ubicado en el ‘rooftop’ del hotel JW Marriott. A esta celebración asistieron, entre otros, Scorsese, quien llegó a la fiesta inmediatamente después de recibir el premio honorífico Carroza de Oro y fue recibido por al menos tres integrantes del jurado de la competencia oficial: la cantante Khadja Nin y las actrices Kristen Stewart y Cate Blanchett, quienes además estaban acompañadas del diseñador Karl Lagerfeld, otra presencia habitual en las noches ardientes de Cannes.