Antes de que empiece Mundial de Rusia, quisimos averiguar cómo están nuestras relaciones diplomáticas con las naciones que enfrentaremos a partir del sábado 16.

Por Dan Lerner / Fotos de Sanyin Wu 

No es habitual que los embajadores, entre todos los compromisos oficiales y de representación a los que deben acudir, tengan tiempo para sentarse frente a un micrófono y, más bien sueltos de huesos, puedan hablar de fútbol. Por más que nuestras conversaciones no giraron íntegramente alrededor de la pelota, el evento que las motivó sí que lo hace. El destino quiso que, después de treinta y seis años, la selección peruana volviera a una Copa del Mundo y se encontrara en su camino –que empezará el 16 de junio en Saransk, Rusia– con Dinamarca, Francia y Australia.

Así como juntará en la cancha a varias naciones, el Mundial también ha sido la excusa perfecta para encontrarnos en las oficinas de las embajadas de Francia y Australia con los representantes de sus gobiernos en nuestro país. No pudimos reunirnos con el embajador danés, ya que la sede de la Embajada de Dinamarca para Chile, Perú y Ecuador se encuentra en Santiago.

Conexión humana

Mundial

“Los peruanos pueden ser muy autocríticos, pero desde fuera la imagen del Perú es muy buena, y por eso nuestra relación se ha expandido y profundizado mucho”, comenta Nicholas McCaffrey, embajador de Australia en el Perú.

Al entrar a la sala de reuniones de la Embajada de Australia, Nicholas McCaffrey se presenta con un “Hi, mate!” tan australiano como lo imaginamos los que solo hemos conocido Australia a través de un par de películas y folletines turísticos. McCaffrey es un hombre joven, delgado, que luce una camisa celeste remangada y unos pantalones azules de vestir. Ni terno, ni corbata; una sonrisa cálida, un español casi perfecto y mucha disposición a conversar.

“Yo he sido futbolista amateur. Jugaba de defensa. Siempre fui alto, hasta que cumplí veintiuno, momento en el que me alcanzaron los demás. En la defensa nos escondemos los jugadores que no tenemos demasiado talento para disimular nuestras deficiencias”, bromea. McCaffrey no solo fue un espigado defensor central, sino que llegó, incluso, a ser presidente del club de soccer de la universidad en la que estudió en Melbourne. Lo de soccer es una aclaración que nos hace ni bien empieza la conversación: en Australia se juega soccer, rugby y football australiano, un deporte parecido al rugby que es extremadamente popular en el país.

Queda claro que la relación del embajador australiano con el balompié es cercana, por lo que nos atrevemos a hacerle algunas consultas futbolísticas. Su anterior cargo fue el de jefe de la Embajada en Argentina, de modo que conoce de cerca cómo vivimos los latinoamericanos este deporte, que despierta pasiones desmedidas. “El deporte es algo que mueve a países enteros, y nosotros, siendo australianos, hemos visto esto en el último año con el progreso de la selección peruana. En Australia hay gente que se apasiona por la selección de soccer, pero no tiene punto de comparación con ustedes”, afirma McCaffrey.

Hablando del intenso proceso clasificatorio de la selección peruana, el embajador australiano no duda en rescatar la importancia del fenómeno futbolístico en el país. “Lo que me gustó mucho de esto es cómo el país se unió alrededor de la selección, y la fuerza, el optimismo y la energía que generó. Si el país pudiera unirse alrededor de reformas políticas y económicas como lo hace con el deporte, sería imparable”, señala.

Conociendo a los Socceroos

Conociendo a los Caltex Socceroos 🇦🇺⚽️Parte 1.Con la lista oficial de 23 jugadores ya publicada te invitamos a conocer más acerca del de la selección de fútbol de Australia que enfrentará a la Blanquirroja 🇵🇪este 26 de junio en la FIFA World Cup Rusia 2018. 👏🏼⚽️Selección Peruana – FPF#Rusia2018 #WolrdCup #GrupoC #AustraliaYPeru

Posted by Australia en Perú y Bolivia on Wednesday, June 6, 2018

Dejando por un momento el fútbol de lado, McCaffrey habla con orgullo de la buena relación que sostienen los gobiernos del Perú y Australia, sobre todo desde el año pasado, en que se firmaron tratados y convenios que permitieron –y permitirán– tener un vínculo rico y longevo. “Queremos promover lo que ofrece Australia en el Perú, pero no solo a la hora del comercio internacional, sino que buscamos puntos de conexión más humanos”, nos dice, y, en ese sentido, el tránsito de personas, ya sea para hacer turismo, estudiar o trabajar, es lo más importante.

El embajador nos cuenta que en 2017 ambos gobiernos firmaron un Tratado de Libre Comercio (TLC), además de un acuerdo que permitió la creación de una nueva visa para peruanos que quieran visitar o trabajar en Australia por un año, y otro de servicios aéreos, para que en el futuro cercano existan vuelos directos entre los dos países.

En la ciudad de Perth se realizó la séptima Conferencia Minera Latin America Down Under (LADU) con el fin de presentar y…

Posted by Australia en Perú y Bolivia on Tuesday, May 29, 2018

Antes de despedirnos, es inevitable volver al fútbol. Consultado sobre las oportunidades de Australia y Perú en el Mundial de Rusia, el embajador responde que lo ideal sería que ambos equipos clasificaran, pero que ve a Francia y Perú como los favoritos del grupo. “Tengo tres niños pequeños: los tres pueden nombrar a cada jugador peruano de la selección y no conocen a ningún australiano. Mi esposa es de España, así que en mi casa estaré solo alentando a mi país. Eso sí, si Perú le gana a Australia, una parte de mi corazón estará feliz, porque veo el poder positivo de la selección en el Perú”, finaliza.

Una muy buena relación

A diferencia de su par australiano, Antoine Grassin tiene un perfil más solemne: trabaja en una oficina en una preciosa casona de la avenida Arequipa, viste un impecable terno azul marino, y sus formas son las de un hombre que ha dedicado su vida a la diplomacia. No es un gran aficionado al fútbol, pero entiende, por supuesto, su trascendencia a nivel social, sobre todo en un país tan apasionado como el nuestro.

Mundial

“Lima es una ciudad inmensa, donde no te desplazas con facilidad, pero es muy agradable”, sostiene Antoine Grassin.

Aun así, se anima a hablar del partido del 21 de junio en Ekaterimburgo. “Que Francia enfrente a Perú es un gran momento para nosotros. Queremos ver qué va a pasar. Por nuestra parte, vamos a organizar algo importante en la Alianza Francesa, un lugar muy popular aquí, en el que siempre están pasando cosas, y también en el Colegio Franco Peruano. Estaremos todos allí, esperando que sea un gran partido. Creo que será muy peleado”, afirma Grassin.

En el plano diplomático, según el embajador, la relación entre nuestros gobiernos es positiva. “Hay una buena relación entre los gobiernos, aunque es cierto que ha habido menos visitas bilaterales. Hay muchas razones que lo explican: en Francia hubo un cambio de gobierno en 2017 y el Perú tuvo dos cambios de gobierno en poco tiempo. Espero que el próximo año retomemos el ritmo de visitas”, señala.

Posted by Alianza Francesa de Lima on Tuesday, May 22, 2018

Aunque la comunidad francesa en nuestro país no es de las más grandes –contamos con la presencia de unos cuatro mil ciudadanos franceses en el Perú–, el tránsito de peruanos que van a hacer sus pregrados a Francia es bastante fluido. “Hay un poco más de mil cien estudiantes peruanos en Francia; más que los argentinos, por ejemplo. Esto tiene que ver, en cierta medida, con el programa Beca 18 del gobierno pasado, que permitió que muchos chicos peruanos tuvieran acceso a la educación superior francesa”, asevera, y agrega que “uno de los principales atractivos de Francia es su educación superior, por su gran calidad y su muy bajo costo. Lo que es caro allá es el alojamiento y el costo cotidiano de vida”, finaliza.

Aun así, la colonia peruana en Francia crece, lo cual no puede hacer más que alegrarnos. Al fin y al cabo, somos, como con Australia y Dinamarca, países amigos.

La selección francesa jugará ante Perú el 21 de junio en Ekaterimburgo. 

A la espera del debut mundialista

Jesper F. Andersen es el embajador de Dinamarca para Chile, Perú y Ecuador. Actualmente reside en Santiago de Chile, aunque realiza viajes frecuentes al Perú, dado el creciente intercambio comercial entre nuestros países.

En una entrevista que brindó el año pasado al diario “El Peruano”, Andersen señaló que el Perú era un socio importante para Dinamarca “tanto en el plano comercial como en el político, razón por la cual tenemos como objetivo consolidar nuestras relaciones en todos los ámbitos del progreso. Hay interés de empresas danesas por invertir en diversos sectores, específicamente en salud, energía, medioambiente, agricultura y pesquería”, detalló.

“Otro factor de gran interés para los inversionistas daneses es la Alianza del Pacífico –de la cual el Perú es un socio importante–, pues es la principal impulsadora del libre comercio regional. Este bloque es atractivo para las empresas de mi país, porque ellas están acostumbradas al desarrollo de transacciones comerciales bajo el marco del libre comercio”, agregó.