Los problemas de una ciudad de diez millones de habitantes exigen soluciones que vayan más allá de la construcción de by-passes. Para el panel de expertos convocado, el reto del alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, no pasa por introducir más fierro y cemento en las vías públicas sino por liderar un proceso de recuperación y gestión del espacio para las personas.

Por Luis Felipe Gamarra

El plan del alcalde Luis Castañeda Lossio para los próximos dos años es construir alrededor de 28 by-passes como solución a los problemas de la capital. A pesar del enorme impacto que tendrá ese proyecto en términos no solo físicos, pensado exclusivamente en el uso del vehículo, no ha merecido el análisis de expertos. Precisamente, para poner sobre la mesa ese y otros desafíos de Lima, convocamos un panel de expertos, entre los que estuvieron los arquitectos Marina Vella, Sergio Guzmán, Augusto Ortiz de Zevallos, José García Calderón y José Orrego, quienes, desde diferentes ámbitos, han analizado los problemas de la metrópoli, y proponen soluciones de gestión antes que llenar las calles de más cemento. Invitamos a los representantes de la Municipalidad de Lima, pero se excusaron por tener otras prioridades.

urbanismo Lima

PRIMERA RONDA: MOVILIDAD URBANA

¿Es posible resolver el problema del transporte urbano desde la Municipalidad de Lima?

José García Calderón: El problema del transporte, más que un tema de movimiento de unidades vehiculares, es de movilidad urbana. Existen 32 mil unidades para una metrópoli que solo resiste 17 mil. No todo lo van a resolver los buses en corredores articulados. Para eso están el metro, las bicicletas. Es un tema de gestión. Se puede hacer sin construir un metro cuadrado de cemento.

José Orrego: Como capital, adolecemos de herramientas estructurales para pensar planes o visiones de largo plazo. Una ciudad de diez millones de personas necesita una entidad supranacional que piense más allá del oportunismo político de las autoridades de turno.

Sergio Guzmán: El éxito de una gestión municipal está basado en la administración de intangibles. Cuando hablamos de serenos con armas no letales, hablamos de seguridad; cuando hablamos de desarrollar un sistema de trasporte integrado, hablamos de tiempo. Pero el alcalde no cree en la administración de intangibles, y confunde la gestión con la administración de infraestructura.

Augusto Ortiz de Zevallos: Los problemas de Lima se reparten entre autoridades que no quieren asumir su rol, lo que nos deja a merced de una mafia del transporte. La gestión edil se entretiene barriendo la vía expresa en la madrugada. Resolver el problema del transporte es posible, pero exige gestión y voluntad. Se puede pero no se quiere. Susana Villarán quebró ocho paros de transporte. Pero llegó el alcalde y, sin necesidad de paros, puso en suspenso la reforma.

urbanismo Lima

SEGUNDA RONDA: GESTIÓN

Lea también:  Casa Cor Perú: Hunter Douglas y los matices de la luz

¿Qué alternativas plantean para hacer de Lima una ciudad más eficiente?

Marina Vella: El problema del transporte exige revisar la cantidad de desplazamientos que nos obligan a hacer las entidades administrativas, que nos mandan de un extremo a otro para resolver trámites que podrían hacerse en un solo lugar o por internet. Se debe pensar en la creación de polos urbanos que reduzcan la necesidad de las personas de desplazarse.

Sergio Guzmán: Empezaría por resolver la interrogante de quiénes están detrás de las grandes decisiones que afectan la capital. La Municipalidad de Lima se maneja con tal hermetismo que no sabemos quiénes son los arquitectos o urbanistas que le están aconsejando la construcción de más by-passes como la única alternativa posible a los problemas de la ciudad.

José García Calderón: Me quedo con la propuesta de José (Orrego) de crear una autoridad que permita definir un sistema integrado de trasporte, que posicione el concepto de movilidad sobre unidades vehiculares, que demanda carriles cada vez más anchos porque nadie confía en el transporte público. Esa autoridad debería redefinir las centralidades de las que habla Marina (Vella).

Augusto Ortiz de Zevallos: Una persona se puede desplazar por Londres en un sistema integrado utilizando un mapa. Pero en Lima eso es imposible, porque, para comenzar, no existe la posibilidad de hacerle seiscientas rayas al mapa de Lima, que son el número de líneas que existen. Lima necesita integrar no solo el metro, los buses y las bicicletas, sino incluso los mototaxis y el teleférico.

castan%cc%83eda

TERCERA RONDA: INFRAESTRUCTURA

¿El problema de Lima es la falta de infraestructura o es exclusivamente un tema de gestión?

Marina Vella: Es un problema de falta de gestión del espacio público. Escuchas discursos sobre la violencia, pero las propuestas vienen del lado policial o punitivo. Nadie se ha puesto a pensar que vivimos en este estado de violencia porque no tenemos espacios para convivir, recrearnos o compartir experiencias. No le puedes pedir a nadie que sea feliz y amable en este contexto.

José Orrego: Lima carece desde hace décadas de una adecuada planificación de uso de suelo. Si mañana quieres decidir dónde poner los estadios, los hospitales o los centros educativos, no puedes. Lo que tenemos es que mañana se desmonta un espacio que tenía un fin público para mañana construir un centro comercial. ¿Por qué Lima Norte no posee un centro financiero, con edificios como en San Isidro? El reto es el uso y la planificación del uso del suelo.

Sergio Guzmán: Antes que la infraestructura física está el espacio mental, y la infraestructura física debe ser una respuesta a nuestras necesidades mentales. Hace unos años, recorrí Madrid, donde vi cómo la comuna recuperó una zona que antes fue una infraestructura vial por la que te demorabas en cruzar unos veinte o treinta minutos, que se reconfiguró en un bonito paseo a pie de cinco o diez minutos. Eso es posible, pero exige liderazgo.

José García Calderón: Un tercio de los habitantes de Lima tiene acceso a una infraestructura completa, pero dos tercios carecen de espacios públicos. Lo único que poseen los limeños de la periferia son ocho mil lozas deportivas de cemento, dispersas por todos lados. La forma inteligente de resolver la falta de déficit de espacio público es gestionar la intervención de la inversión privada al crear espacios públicos de carácter privado. Lima no es un pueblo chico. Solo el Callao mueve tres millones de contenedores al año, pero carece de infraestructura logística mínima.

Lea también:  La renovación de un clásico: noventa aniversario del Country Club Lima Hotel

urbanismo LimaCUARTA RONDA: SOLUCIONES INTERDISCIPLINARIAS

¿Qué propuestas debería liderar el alcalde de Lima más allá de la infraestructura vial?

Marina Vella: Se deberían trabajar estrategias para que las personas recuperen el uso del espacio público, porque de nada sirve que como alcalde te gastes una millonada para poner bonita la zona monumental del Rímac pero que la gente no vaya porque tiene miedo.

José Orrego: El alcalde de Lima, o el gobierno, podría proponer crear una marca para la ciudad. Lima posee suficientes atributos, como el turismo y el hecho de ser patrimonio de la humanidad, para crear una marca ciudad. Si convocamos una serie de voluntades, no necesitaríamos crear nada nuevo. Barcelona lo hizo a partir de la campaña “Barcelona, ponte guapa”, donde se sumaron voluntades y esfuerzos, y tienes ahora la ciudad que todos envidiamos.

Sergio Guzmán: Partiría por tener claro que como alcalde no soy experto en temas urbanísticos, y llamaría a urbanistas para que me asesoren, para ir más allá de lo que proponen los ingenieros.

José García Calderón: En Medellín, se plantearon acciones de urbanismo cívico-pedagógico, en el que cada intervención en infraestructura por recuperar el espacio público estuvo acompañada de gestores sociales que ayudaron a la gente a apropiarse de la calle. Podemos plantear bonitos espacios, pero, si la gente no se los apropia, van a terminar abandonados o enrejados.

Augusto Ortiz de Zevallos: Luis Castañeda aprobó el estudio más completo que se ha hecho sobre recuperación de la Costa Verde, explicado metro a metro. ¿En qué lógica cabe que ahora haya dejado en suspenso los puentes peatonales que están abandonados a la mitad? Tienes tres kilómetros de río dentro de la ciudad, con miles de personas viviendo en los alrededores, pero prefirió hacer un by-pass que no resuelve nada.

Augusto Ortiz de Zevallos

BONUS TRACK: ASESORÍA EDIL

Lea también:  Altoparlante: lo nuevo de Rafo Ráez y un box set de Agua Marina

Si les tocara ser asesores del alcalde Luis Castañeda, ¿qué le aconsejarían?

Marina Vella: No le aconsejaría a él, les aconsejaría a los limeños que se empoderen y tomen la ciudad. No puede ser que una sola persona decida los destinos de esta ciudad por capricho.

José Orrego: Activar el plan de Lima. Sobran los diagnósticos. Lo que debería hacerse es ponerlos en práctica. Hay muchas cosas que ya están en planes aprobados.

Sergio Guzmán: Echar a andar el plan y corregir lo que haya que corregir.

José García Calderón: Un plan para Lima. No es posible que, a la fecha, solo tengamos aprobado el plan de Lima de 1990. El PLAM 2035 es un instrumento técnico, un marco de referencia.

Augusto Ortiz de Zevallos: Le recomendaría a Luis Castañeda ser el alcalde que alguna vez fue, que priorizó a la gente, como hizo con las escaleras o la salud. Pero también les diría a los arquitectos que salgamos a discutir estos temas en vez de estar en la televisión hablando de las piscinas en Las Casuarinas. La arquitectura no solo es construir cosas, como cree el alcalde, quien ha confundido el rol de ser autoridad edil con el de jefe de Emape.

Agradecimientos: JW Marriott Hotel Lima

Artículo publicado en la revista CASAS #239