Ricardo Márquez, presidente de la Sociedad Nacional de Industrias, presentó días atrás Perú Agenda al 2031, que tiene como objetivo sentar las bases para un desarrollo económico que genere empleos dignos en toda la sociedad peruana. Presentamos parte de dicha agenda sectorial.

Por Ricardo Márquez Fotos Javier Zea

Necesitamos una nueva visión de la economía que concentre sus políticas en el ciudadano, en la generación de empleo digno y en servicios básicos que pongan énfasis en la salud y la seguridad de las personas. Para conseguir estos objetivos, tenemos que lograr revertir la caída de nuestro crecimiento con el fomento de la producción industrial y de los servicios asociados a ella. Las políticas trasversales o de ‘chorreo’ no han generado crecimiento productivo diversificado. El mundo crece con empleos y desarrollo sobre la base de políticas sectoriales activas.

Ricardo Márquez

“Esperamos que los partido políticos que participan en la contienda electoral tomen nuestras propuestas y que sean parte de sus planes de gobierno. Estamos a su entera disposición para reunirnos y apoyar a sus equipos. Queremos y deseamos que los partidos políticos puedan dialogar con nosotros, dado que somos los que estamos día a día viendo la oferta y la demanda de la industria peruana”, señala Ricardo  Márquez, a propósito del proceso electoral de 2021.

Miremos el caso de la China y de varios países asiáticos. Pensar que tan solo con facilitación y reducción de trámites o corrección de fallas de mercado vamos a conseguir despegar como país no ha dado los resultados esperados en los últimos veinte años.

Generación de empleos con progreso tecnológico y capacitación

Los casos de la minería y, sobre todo, la agroexportación, son ejemplos exitosos de políticas sectoriales en el país, que han generado no solo exportaciones sino, principalmente, empleos (la segunda) e ingresos fiscales (la primera). Encender los motores donde el Perú tiene ventajas competitivas, donde nuestro país tiene encadenamiento productivo, mercado internacional abierto y tratados de libre comercio activos, y generación de empleos con progreso tecnológico, con capacitación a nuestros jóvenes, es el objetivo de las propuestas que presentamos en Perú Agenda al 2031. Proponemos una nueva forma de hacer gestión económica y productiva, que sería el pilar de la reactivación económica de cara a los próximos diez años, que serán vitales para el futuro de nuestro país.

Lea también:  El debate Trump Biden, un caótico berrinche

Eliminar el sesgo importador

Lamentablemente, se ha tenido un sesgo importador, que ha creado una falta de empleo, con capacitación tecnológica para nuestros jóvenes. La subvaluación y el contrabando han crecido debido a métodos y protocolos aduaneros que no han mantenido una real política justa de precios, referenciales e internacionales. Esto lo hemos probado como institución, con data y con información de aduanas.

Las plantas de oxígeno, los respiradores artificiales, las prendas de protección contra la pandemia, ejecutadas por nuestras empresas y universidades como la Universidad Católica, la UNI y el SENATI, son la prueba de que nuestra industria ha respondido cuando se le ha necesitado.

Impulsar la industria de proveedores de la minería

La industria minera y la industria pesquera son sectores que tienen un enorme potencial para asegurar un crecimiento futuro en nuestra economía. En minería, solo hemos explorado cerca del 12% de todo nuestro potencial. Mientras que en países como Chile el PBI de la minería representa el 11% y el de su industria de proveedores a la minería, el 9%; en el Perú, la minería representa cerca del 12% y solo tiene un 3% de participación de los proveedores en el sector. Innegablemente, queda un camino de integración por recorrer en el sector proveeduría y servicios nacionales.

Ricardo Márquez

Ricardo Márquez leyendo el documento.

Apoyar la pesquería y el sector forestal

En el sector pesquero para consumo humano, incluyendo acuicultura, el Perú, gracias al enorme esfuerzo de sus empresarios, logró exportar 1500 millones de dólares en 2019. Este es un resultado, sin embargo, muy distante de las exportaciones de Chile y Ecuador que, con el mismo mar, exportan, el primero, 7000 millones y, el segundo, 4000 millones. Algo similar podemos afirmar en el sector forestal, que necesita carreteras para llegar a nuestras costas.

Lea también:  ¿Deberían reabrir las Universidades? Opinan los expertos de EE.UU.

El devenir imparable de nuestra industria acuática 4.0 y sus bases asociadas a la automatización y robotización de procesos productivos tiene a la digitalización como uno de los nuevos paradigmas de producción. En el mundo, industria es todo aquel proceso que genera valor agregado, incluso de nuestra mente. Por eso, también consideramos como industria al turismo, a las industrias creativas y a las asociadas con el desarrollo de tecnologías de la información. Estos son sectores con extraordinarias ventajas competitivas y dinámicas por desarrollar para nuestros jóvenes.

La construcción: prioridad nacional

La industria de la construcción es un actor que cumple un papel reactivador en varias líneas industriales y de servicios. Genera más de un millón de empleos directos. Es un sector que debe estar en la prioridad nacional para la reactivación y el empuje de muchas industrias y empleos indirectos. En ese sentido, y sobre la base de estas consideraciones, estamos también presentando las propuestas y medidas para el crecimiento y el desarrollo del sector pesquero, para consumo humano, alimentos, minería, textil y confecciones.

Ricardo Márquez: Esperamos que los partidos políticos tomen estas propuestas

Esperamos que los partidos políticos que participan en la contienda electoral tomen estas propuestas y que sean parte de sus planes de gobierno. Estamos a su entera disposición para reunirnos y apoyar a sus equipos. Queremos y deseamos que los partidos políticos puedan dialogar con nosotros, quienes somos los que estamos día a día viendo la oferta y la demanda de la industria peruana. Participamos en el Acuerdo Nacional y en la Mesa de Concertación de la Lucha contra la Pobreza, y ahí hemos tenido la oportunidad de dialogar con diferentes instituciones y sindicatos, además de las iglesias, las regiones, los colegios profesionales y la Confiep. Allí también hemos dialogado con la juventud peruana, porque también está representada en la lucha contra la pobreza.

Lea también:  La encomiable labor de la Asociación Peruana de Donantes de Sangre

Entendemos la protesta pacífica que han liderado los jóvenes en nuestro país. Sabemos que la cifra de quienes no estudian ni trabajan, lamentablemente, se ha duplicado por la pandemia. Los jóvenes no han sido actores políticos en nuestro país. Pero hoy manifiestan políticamente su rechazo a toda la comunidad política, lamentablemente ligada a la corrupción. Tenemos que decirles a los jóvenes, por el bien de nuestros hijos y nietos, que la honestidad y la transparencia son un objetivo nacional.

Agenda 2031

Agenda 2031

“Felicito a todos los empresarios por su entusiasmo”

El Perú vive momentos difíciles. La actual coyuntura está poniendo en juego nuestra capacidad y principios de apego a la democracia y el respeto a la Constitución. Estamos seguros de que el pueblo peruano y las nuevas autoridades, a través del dialogo, lograrán la calma necesaria para poder reactivar nuestra economía y cuidar a nuestros ciudadanos de la pandemia y sus consecuencias funestas. Felicito a todos los empresarios por su entusiasmo, su dedicación y por esa pasión que veo en mis colegas. Nosotros, como empresarios, somos responsables de crear empleo, formamos una comunidad empresarial que quiere responder al país y a los jóvenes. El Perú, nuestro país, sí tiene futuro. Por eso pensamos en esta Agenda 2031.