Los estragos de la pandemia del COVID-19 se hacen evidentes en la subida de precios del petróleo y los alimentos.

Por Redacción COSAS

El aumento en el precio de los productos es una realidad que escapa del territorio peruano. A nivel mundial, el petróleo y los alimentos se han puesto en el foco, luego de que sus precios aumentaran y los temores de un retroceso en la recuperación económica global se hicieran más fuertes.

Cambios en el ritmo de producción, interrupción de la misma, déficit de mano de obra y problemas en el transporte llevarían a que los productos en cuestión alcancen los precios más altos en años.

El caso del petróleo

Petróleo

Desde el inicio de la pandemia se destapó el problema petrolero.

El problema petrolero se destapó a inicios de la pandemia y, hasta hoy, sus precios experimentan un sube y baja que, más que nada, apunta al incremento.

Luego de su brutal caída en marzo del 2020, el petróleo parece haber tomado fuerza y su valor se ha incrementado en un 300%.

Para hacerlo más evidente, el precio del barril ha superado los 60 euros, cuando solía cotizarse a poco menos de 20.

Sin embargo a pesar que la subida es preocupante, el precio del crudo no se detendría ahí y podría llegar a costar más de 80 euros, lo que equivale a $100. De ser así, llegaría a su precio máximo en los últimos cinco años.

Petróleo

El barril de petróleo amenaza con alcanzar precios históricos.

La falta de consenso en la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tras la amenaza de los Emiratos Árabes Unidos de marcharse del grupo, podría generar que se mantengan los actuales ritmos de producción y el petróleo siga subiendo debido al aumento de la demanda tras la reapertura económica.

Lea también:  Los restaurantes del futuro inmediato

La volatilidad está asegurada y la ruptura con los Emiratos Árabes Unidos podría hacer que el mercado se desplomase.

Por el momento, los analistas de Goldman Sachs resaltan la necesidad de aumentar la producción para evitar que el precio escale a precios históricos del último lustro.

La situación de los alimentos

Aceite

Los aceites vegetales experimentaron un incremento en su costo.

En el caso de los alimentos, la situación no se aleja mucho de la realidad petrolera.

Según el índice de precios de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), estos subieron a su tasa mensual más rápida en más de una década.

Los precios no se elevaron de un momento a otro. El índice indica que no han parado de subir durante doce meses seguidos, habiendo aumentado un 39,7% desde el 2020.

El aumento del costo de los aceites vegetales, los cereales y el azúcar son los responsables de la subida en el precio de la canasta básica familiar.

La pandemia aumentó los precios de la canasta básica familiar.

Pero, ¿qué hay detrás de esta progresiva y significativa subida en los productos de primera necesidad?

La respuesta está fuertemente ligada a la pandemia.

Las interrupciones en la producción, la mano de obra y el transporte han afectado seriamente a los proveedores que, frente a una creciente demanda de alimentos, se han visto en la necesidad de subir sus precios.

Cercana recuperación

La producción de cereales aumentaría en 2021.

A medida que las restricciones sanitarias se levantaban en varios países, los expertos ya habían advertido de una posible inflación, debido a la alta demanda y la baja producción.

Lea también:  Segunda vuelta: ¿En qué lugares del Perú gana Keiko Fujimori?

Aquello, preocupaba de sobremanera pues además de subir el precio de productos u servicios, influía directamente en las tasas de interés de créditos e hipotecas.

Sin embargo, el panorama no es del todo negro, pues la recuperación también estaría cerca, gracias a una producción mundial récord de cereales este año.

Esto, ayudaría a aliviar las alzas en los precios y marcaría el camino a la tan anhelada recuperación económica post pandemia.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.