¿Por qué tantas mujeres inteligentes caen en sus afirmaciones nocivas y pseudocientíficas? En el siguiente artículo publicado originalmente en “The New York Times”, la novelista Jessica Knoll* absuelve esta interrogante en torno al wellness.

Hace unos meses, almorcé con la escritora responsable del guión de una de mis películas favoritas del año, la agente que logró el acuerdo y la productora que empaquetó el proyecto. Yo quería saber todo sobre el proceso y quizás encontrar una oportunidad para colaborar. Cuando el mozo vino a tomar nuestro pedido, pensé en esa escena de “Romy and Michele’s High School Reunion” cuando Mira Sorvino entra a un restaurante con un traje de falda a rayas y le pregunta a la camarera: “¿Tienes algún tipo de especial para mujeres de negocios?”. 

Si hubiera existido algún tipo de especial para mujeres de negocios ese día, nuestro grupo probablemente no podría haberlo pedido. Uno de nosotros estaba practicando el programa Whole30, otro había eliminado los lácteos, y alguien simplemente estaba tratando de “portarse bien” después de un fin de semana “malo”. La productora dijo que no importaba lo “buena” que fuera. Había perdido el peso del bebé y, aunque puede parecer tolerable bajo su traje, debajo del Spanx su estómago era un espectáculo de terror. La escritora dijo que tenía tanta celulitis en los muslos que parecía enferma. Miré alrededor del restaurante, ansiosa, preguntándome de qué estaban hablando los hombres que comían Cheeseburgers.

Hubo un tiempo en que yo también, alegremente, me habría destrozado. Despreciaba mi cuerpo, y mi devoción por cambiarlo equivalía a años de trabajo no remunerado, comenzando con un episodio de bulimia en la secundaria. Mientras planeaba mi boda, tenía dos trabajos en paralelo y solo consumía 800 calorías. A partir de ahí pasé a contar macros, reemplazando el arroz con bolitas de coliflor, limpiezas de 13 días, ayuno intermitente y una dieta de eliminación que prohibía el azúcar, los lácteos y las solanáceas como las papas.

Cada nuevo régimen terminaba en el mismo atracón violento. Esperaba a que mi esposo se fuera a la cama para poder atacar la despensa sin que él preguntara: “¿Estás bien?”. Durante los próximos días, me arrojaría sobre el altar de la “alimentación limpia” solo para comenzar el ciclo nuevamente.

Llamé a esta relación venenosa entre un cuerpo que adoctrinaba al odio y la comida que me habían enseñado a temer “wellness”. Esto fue antes de que pudiera reconocer la cultura del “wellness” por lo que era: una estafa peligrosa que seduce a las mujeres inteligentes con afirmaciones pseudocientíficas de aumentar la energía, reducir la inflamación, disminuir el riesgo de cáncer y curar la piel, el intestino y los problemas de fertilidad. Pero en esencia, el trademark “wellness” se trata de la pérdida de peso. Demoniza los alimentos ricos en calorías y deliciosos, preservando una falacia viciosa: delgado es saludable y saludable es delgado.

Lea también:  ¿TikTok para cristianos? Kanye West quiere crear una red social llamada JesusTok

Wellness 2

Hace casi tres años, me mudé a Los Ángeles desde Nueva York. Después de la muerte y el divorcio, se supone que mudarse es lo más estresante que uno puede pasar, y comer se convirtió en mi ungüento. Tenía un segundo libro y un guión pendiente, una nueva ciudad para explorar y amigos para hacer, pero apenas podía concentrarme en nada de eso por lo ansiosa que me sentía por la comida. Entonces hice una cosa desesperada. Busqué “alimentación intuitiva” en línea. 

Gracias a una revista de salud, entendí la filosofía que alienta el regreso a la sabiduría innata que teníamos de bebés: sobre cuándo dejar de comer, qué sabe bien y cómo hace sentir nuestro cuerpo. Podría haberlo buscado antes si no fuera por la parte en la que aprendes a aceptar cómo se ve tu cuerpo una vez que dejas de restringir la comida, incluso si esa versión de tu cuerpo es más gorda de lo que te gustaría.

La búsqueda me llevó a una dietista que es considerada por algunas como una de las madres fundadoras de la alimentación intuitiva. La llamé. La alimentación intuitiva ha existido durante décadas, pero de pronto está recibiendo mucha atención. Quizás es porque las mujeres finalmente están comenzando a cuestionar a los sistemas que nos lastiman y nos explotan. Tal vez sea porque somos impulsivas y ambiciosas y necesitamos energía, no sentirnos mareadas, sin energía real, del tipo que proviene de comer los alimentos abundantes que los hombres comen, no de algunas pocas hojas.

Años atrás había pagado mucho dinero para ver a una dietista, en Nueva York. Cuando le dije que me encantaba la comida, que siempre había tenido un gran apetito, ella asintió con simpatía, como si tuviera un camino difícil por delante. “La cuestión es”, dijo con una sonrisa, “eres una persona pequeña y no necesitas mucha comida”. La nueva dietista tenía una opinión diferente. “Qué regalo”, dijo ella, apreciativamente, “amar la comida es uno de los mayores placeres de la vida. ¿Puedes pensar en tu apetito como un regalo?” Me tomó un momento comprender aquella sugerencia tan radical. Entonces comencé a llorar. 

Dos años después de tratarme con ella, me siento más liviana que nunca. La comida es parte de mi vida, una parte divertida, pero ya no tiene un sabor irresistible, como lo tenía cuando me dije que no podía consumirla. Mi cuerpo se ve como siempre y no paso de privaciones a atracones. No me porto “bien” un día para poder portarme “mal” otro, lo que una vez tontamente celebré como balance.

Lea también:  Los comensales somos el centro del delivery (y esto es lo que en verdad queremos)

Ocasionalmente, cuando estoy estresada, me consuelo con la comida, y mi dietista me asegura que también es un tipo aceptable de hambre. La alimentación emocional es un mecanismo para afrontar momentos difíciles. Se nos dice que es un hábito poco saludable, uno que debemos romper, pero esa es otra mentira del “wellness”. No es tomar vodka en nuestro café de la mañana. Mis atracones se detuvieron una vez que dejé de juzgarme a mí misma por querer comer los alimentos vilipendiados por el “wellness”, a veces por razones distintas al hambre física.

Wellness 4 Sophia Loren

Ya no defino la comida como “completa”, limpia, pecaminosa o tramposa. No tiene valor moral. Tampoco lo debería tener mi peso, aunque todavía estoy tratando de separar mi valor de mi apariencia. Son dos cadenas que me han enredado en el transcurso de mis 35 años. Eventualmente, las separaré.

La mayoría de los días, me siento bien en mi piel. Dicho esto, probablemente nunca amaré mi cuerpo, y eso está bien. Creo que amar nuestros cuerpos no es solo un objetivo poco realista en nuestra sociedad obsesionada por las apariencias, sino también limitante. Nadie le dice a los hombres que necesitan amar sus cuerpos para vivir una vida plena y significativa. No necesitamos amar nuestros cuerpos para respetarlos.

La industria de la dieta es un virus, y los virus son inteligentes. Ha sobrevivido todas estas décadas adaptándose, pero es tan peligroso como siempre. En 2019, la dieta se presenta como “wellness” (bienestar) y “alimentación limpia”, engañando a las feministas modernas para que participen bajo el disfraz de la salud. Las personas influyentes en el “wellness” atraen patrocinios y cientos de miles de seguidores en Instagram al vincular selfies antes y después con narraciones inspiradoras. Pasé de sentirme lenta a energética, de ser insegura a confiada, de tener el cerebro brumoso a despejado. Pero cuando uno tiene que privarse, castigarse y aislarse para verse “bien”, es imposible sentirse bien. Estaba más enferma y sola cuando parecía más sana.

Si estas influencers del “wellness” realmente se preocuparan por la salud, le advertirían a las mujeres que las “dietas yoyo” pueden aumentar su riesgo de enfermedad cardíaca, según un estudio reciente presentado por la American Heart Association. También podrían promover hábitos que fomenten la vida en comunidad y la conexión, como salir a comer con un amigo o unirse a un club de lectura. Estas actividades son sostenibles y se han relacionado científicamente con una mejor salud, pero a menudo chocan con el hábito agotador de tratar de microgestionar cada bocado de comida.

Lea también:  Día del Chocolate: 10 chocolates peruanos que debes probar

La industria del bienestar es la industria de la dieta, y la industria de la dieta es una función del estándar de belleza patriarcal bajo el cual las mujeres se castigan a sí mismas para volverse más flacas, o son castigadas por no lograrlo, y el estrés de esto también perjudica nuestra salud. Soy una mujer blanca y delgada, y la vergüenza y la burla que he experimentado por no ser aún más delgada no es nada en comparación con lo que soportan las mujeres con cuerpos más voluptuosos.

Wellness The New York Times (9)

El “wellness” es una industria en gran parte blanca y privilegiada dirigida a mujeres en gran parte blancas, privilegiadas, ya delgadas y en forma, que promueve el tipo de ejercicio que solo ellas tienen tiempo para hacer y la col rizada toscana que solo ellas tienen los recursos para comprar.

Finalmente, el “wellness” también contribuye al subtexto cultural insultante de que no se puede confiar en las mujeres para tomar decisiones cuando se trata de nuestros propios cuerpos, incluso cuando se trata de nutrirlos. Debemos adherirnos a algún tipo de “programa” o nos saldremos del camino.

No podemos presionar para erradicar el acoso, el abuso y la opresión de las mujeres mientras continuamos sirviendo a un sistema que exige que nos lastimemos para ser más atractivas y menos amenazantes para los hombres. Y sin embargo, eso es exactamente lo que estamos haciendo cuando nos sentamos alrededor de la mesa del almuerzo y nos referimos a nuestros estómagos como espectáculos de terror. 

Hay algo llamado la prueba de Bechdel para películas. Desarrollado por Alison Bechdel en 1985, una dibujante estadounidense, la idea es que un guión debe cumplir tres requisitos para pasar la prueba: (1) presentar al menos dos mujeres que (2) se hablan entre sí (3) sobre algo distinto de un hombre. Suena simple, pero un número sorprendente de películas no superan el test.

Este año, quiero proponer un nuevo tipo de prueba. Mujeres, ¿podemos dos o más de nosotros reunirnos sin mencionar nuestros cuerpos y dietas? Sería un pequeño acto de resistencia y amabilidad con nosotras mismas. Cuando los hombres se sientan a un almuerzo de negocios, no lo desaprovechan señalando cada defecto en sus cuerpos. Discuten ideas, estrategias, sus planes para ocupar más relevancia de la que ya tienen. Almorcemos así. ¿Quién está comiendo conmigo?  

 

*Knoll es una destaca columnista en “The New York Times”. Este artículo se publicó en dicho medio el 8 de junio de 2019.