No necesitas a Marie Kondo. Aquí, los mejores trucos para ordenar tu clóset durante la cuarentena.

Por: Stephanie Jones

El mundo entero se encuentra dentro de sus casas. Ansiedad, incertidumbre, aburrimiento, es natural sentirlos. Sin embargo, hay muchas formas de combatir los sentimientos negativos, y una de ellas tiene que ver directamente con nuestro espacio. Este aislamiento social llega justo en el cambio de temporada. Eso significa que estamos en el momento perfecto para entrar en nuestro clóset (esa zona que idealizamos pero a la que nunca podemos dedicarle suficiente tiempo), visualizar todas nuestras prendas y decidir cuáles queremos donar y con cuáles nos queremos quedar. Nuestras prioridades tienen que cambiar post coronavirus, también en lo que a nuestro armario se refiere.

closet

¿Cuándo debo deshacerme de una prenda de mi clóset? 

Lo primero que debes contestarte es cuántas veces has usado algo en los últimos seis meses. Si la respuesta es ni una vez, probablemente ya no te lo pondrás. Debes hacer espacio en tu clóset para las prendas que se acomoden a tus necesidades y utilices siempre. Si no estás segura si puedes deshacerte de esa prenda, ponla a un lado y en 24 horas vuelve a pensarlo. Ahí la decisión la tendrás más clara.

Luego de esta cuarentena y de la crisis por el coronavirus, es seguro que muchos de nuestros hábitos cambiarán. Necesitaban hacerlo. El mundo requiere compras más sensatas y apostar por piezas de mejor calidad que podamos reusar, en lugar de estar trayendo bolsas y bolsas con compras nuevas y caprichosas. Tu clóset, además, te lo agradecerá.

Lea también:  El multimillonario David Geffen y su aislamiento en un superyate de lujo

No debes guardar ropa que te recuerde a momentos negativos que hayas vivido. La energía se suma y la vas a sentir cuando te mires al espejo con esa prenda. Aprovecha de donarla y reemplázala por una nueva (o no). Si te cuesta, puedes probar con mantenerla separada en un cajón especial hasta que te decidas.

¿Cómo divido la ropa de mi clóset? 

Una manera sencilla de dividir las piezas en tu closet es hacerlo por colores y por cuándo las usas. Ordena tus prendas por categorías como blusas, pantalones, jeans, faldas y vestidos. Cuélgalas por orden de cómo las uses normalmente. Dentro de ese orden, agrúpalas por colores. Un truco es crear subcategorías para lograr el mismo efecto: puedes guardar todos los jeans de verano en un cajón, así como las blusas de manga larga en otro. De esta manera, encontrarás tu ropa con mayor facilidad.

closet

¿Por qué los separadores de ropa son importantes? 

Mientras más ordenado mantengas el espacio tendrás mayor claridad de lo que tienes. Eso te ayudará a saber también que es lo que te falta, y así tus futuras compras serán más pensadas. Los separadores de ropa evitarán que tu ropa o accesorios que combinan entre ellos se enreden o se pierdan entre el montón. Lo ideal es agruparlos por similitud o por cómo, usualmente, los combinas con un outfit. Haz que cada pieza tenga su propio espacio. 

¿Cómo mantengo mi ropa en buen estado?

Cuando decidimos ordenar nuestro clóset no significa solamente separar cada pieza por colores, tamaños y formas, sino también cuidar el cómo las estamos guardando. Existen ganchos de ropa para cada tipo de prenda, así como maneras de guardarlas. Los vestidos de seda necesitan ganchos de ropa de terciopelo, por ejemplo. Una recomendación es poner bolsitas de lavanda a los ganchos de ropa y en las esquinas de los cajones para alejar a las polillas de tu clóset. Sobre todo en ciudades como Lima, es necesario (básico, en realidad) pensar en minimizar la humedad para que no se maltrate tu ropa.

Lea también:  Cosas 651: una entrevista exclusiva con Bradley Cooper, y mucho más

closet

¿Cómo organizo mis accesorios? 

Cada pieza va en su lugar y los accesorios no son la excepción. Estos grandes aliados de nuestros outfits son, muchas veces, los verdaderos protagonistas. Sombreros, joyas, pañuelos o bufandas deben tener su propio espacio. Algunos, por ejemplo, los puedes colgar atrás de la puerta para que estén a la mano y que sea el último toque de tu look. Otros accesorios los puedes poner cerca de tus blusas, así no te olvidas de ponértelos para tu próxima reunión.