Corre al calendario y mira por un momento la fecha en la que estamos. Sí, estamos a día 16 de diciembre, un día normal. Pero lo que quizás se te olvide es de que las Navidades comienzan, oficialmente, la semana que viene. Sobre todo, por supuesto, te darás cuenta cuando llegue el lunes 21 y empieces a hacer el típico It’s the final countdown (ti ni ni niiii) para tus adentros. La oficina se revela, todo es más tranquilo, más alegre… y de repente todo el mundo se vuelve cariñoso, festivo, los villancicos son el pan de cada día y, si hay suerte, puede que el día antes de Navidad, circule el champán. Además, los planes empiezan a florecer: fiestas, encuentros familiares -o los propios yos para los más individualistas- y cenas de empresa colman la parrilla festiva de la que nadie se libra. Pero todo no es tranquilidad; porque el día 23 -día previo a que Santa Claus irrumpa en nuestras casas a través de la chimenea- seguro que tú, como todos los seres humanos acostumbrados a dejar todo a última hora- te verás en la tesitura de ir al centro comercial y no saber qué comprar. Para evitar los empujones, las colas (casi) eternas, los paquetes mal envueltos o las discusiones con otros trogloditas por el último “Furbacca” (Furby versión Star Wars), hemos elaborado una lista de regalos que pueden servir de idea para evitar ese estrés innecesario.