Han pasado siete meses desde que la diseñadora Carolina Herrera entregó las riendas de su casa de moda a Wes Gordon, actual director creativo de la firma. El pasado lunes, el modisto de 31 años presentó en el Museo Histórico Nacional de Nueva York su colección Spring 2019, en la cual los estampados, los colores brillantes y diseños florales fueron los protagonistas.

Carolina Herrera

Wes Gordon, director creativo de la firma Carolina Herrera.

En febrero de este año, la diseñadora venezolana Carolina Herrera (79), se despidió de la dirección creativa de la marca que fundó con un espectacular desfile en la Gran Manzana. Siete meses más tarde, el diseñador norteamericano Wes Gordon (31), —quién asumió el rol de director creativo en marzo— debutó con su colección primavera 2019 en el Museo Histórico Nacional de Nueva York.

La front row contó con la presencia de celebridades internacionales que siguieron de cerca cada tendencia, entre ellas Hailey Baldwin, Nicky Hilton y, por su puesto, la señora Herrera. Según Vogue, la legendaria diseñadora estaba en primera fila con su esposo y una de sus cuatro hijas. “Gordon dijo que ella (Carolina Herrera) le había enviado un mensaje de texto de antemano para desearle buena suerte”, cuenta a publicación.

Carolina Herrera después de Carolina Herrera

El joven modisto supo reflejar la identidad de la casa con su colorida propuesta. El amarillo reinó en los diseños llenando de brillo la pasarela. El rosa y los verdes también tomaron el runway, y los negros y blancos no faltaron. Sin embargo, las flores fueron las protagonistas del espectáculo. Gordon apostó por estampados florales, lunares, volantes y voluminosas mangas para decorar las prendas en su línea de noche como diurna.

Carolina Herrera

Los cuadros inauguraron el desfile. Brillantes trajes con botas altas estampadas con flores que cubren camisas blancas con lunares negros. Faldas a cuadros de largo midi o con abertura lateral y con flores estampadas. Una fusión de textura, diseños y colores que pintaron la pasarela de Carolina Herrera.

Carolina Herrera

Colores brillantes y estampados gigantes. Los vestidos y faldas florales fueron de las piezas mas llamativas del día. Confeccionados con materiales ligeros para aportan fluidez a la prenda y diseñados con distintos estampados en tonos verdes, azules, rojos y amarillos. Podríamos decir que Wes Gordon apostó por diseños folclóricos para esta colección.

Carolina Herrera

Para esta temporada, el sucesor de la modista venezolana se atrevió con pequeños conjuntos de punto calado en un tono anaranjado, complementados con una chaqueta pequeña, botas altas y un largo y fino cinturón que colgaba por la pierna. La colección tiene ciertos toques de la moda de los años setenta. Aplicaciones brillantes, botas hasta la rodilla con grandes estampados, acabados en punta y finales de caña ancha decorada con flores. Además, el diseñador combinó camisas largas sobre faldas cortas y vestidos floreados de largo midi con botas altas de gamuza, algunas de ellas bordadas. 

Carolina Herrera

Las mangas voluminosas jugaron un papel fundamental en las prendas formales e informales, de noche o de día, sobre todo en una serie de vestidos blancos con discretas transparencias en la parte superior. Los vestidos de noche con mangas acampanadas, acentuados escotes barco y faldas voluminosas, se apoderaron de la pasarela. El diseñador utilizó telas satinadas en diseños amplios y voluminosos que dejaban sólo a la vista los hombros de la modelo.

Carolina Herrera

Los vestidos blanco y negro con lunares hicieron contraste con la colorida y ecléctica colección. Varias capas de volantes en los bajos de vestidos en tonos negros y blancos, tanto cortos como largos. Sin embargo, los largos y vaporosos floreados llamaron la atención de la audiencia. Diseños alegres y primaverales. Asimismo, destacaron sobre la pista elegantes trajes en verde musgo con cuellos de camisa, ajustados a la cintura pero de pantalones muy anchos y fluidos. Finalmente, más estampados florales.

Carolina Herrera

Carolina Herrera

Fundada en 1981 por Carolina Herrera, el taller in-house de la marca fusiona la tradición de la artesanía de la alta costura con el uso y el pragmatismo actual. Sin duda, un buen comienzo para Wes Gordon.

A continuación, más fotos del desfile: