El folk es una de las tendencias fuertes este verano y eso lo tiene claro Isabella Razeto. Con I-081, su marca de bikinis, ya ha conseguido cautivar distintos mercados extranjeros y ahora busca revolucionar el limeño.

img_8414

Cada prenda de I-081 es única. Detrás de su confección hay entre cuatro y seis días de trabajo manual. Y fue necesario más de un mes para el desarrollo de cada diseño. Isabella tiene 22 años y objetivos bastante claros. “A diferencia de otras marcas peruanas, prefiero entregar un producto exclusivo, que grite ‘lujo’”, afirma. Para demostrar el éxito de su marca hasta el momento, basta con decir que ha estado presente en dos ediciones del prestigioso showroom neoyorquino Random Acts of Creativity (RAC), y que en una de esas pop ups un par de sus modelos se agotaron al segundo día de iniciado el evento. Algo que hay que señalar es que cada pieza tenía un precio retail de trescientos dólares. “Esto me dio la alegría de confirmar que mi trabajo no era ‘demasiado caro’, sino que había que llegar al público que lo sepa valorar y esté dispuesto a pagar por él.”

safi

Esta travesía, bautizada con la inicial de su nombre y el prefijo telefónico de la isla napolitana de Capri, comenzó a gestarse cuando Isabella descubrió marcas internacionales de alta calidad y con un gran nivel de detalle. Ella, que por unos cursos de tejido conoció el talento artesanal de la sierra peruana, se propuso entonces emprender su propio proyecto de lujo. “Tenemos la mejor materia prima y, sobre todo, la mejor mano de obra del mundo”.

Lea también:  ¡Solo para fashionistas!: Las 8 mejores películas sobre el mundo de la moda

mateo-3-5-1
essaouira

¿Y qué es lo que sigue? “En este momento estamos iniciando la producción de dos pedidos importantes”, nos cuenta Isabella, “uno es para una tienda multimarca de diseñadores en Taipéi y el otro para las boutiques de una firma inglesa de hoteles de lujo que cuenta con dieciséis resorts distribuidos entre Dubái, Sudáfrica, Mauricio, Maldivas, Australia, México y Bahamas”. En Lima, uno puede encontrar sus diseños en Morphology, o pedirlos en venta directa a través de su página web. “Vestir de mar” (como reza el eslogan de la marca) requiere de sofisticación. I-081, sin duda, la tiene.

Por Omar Mejía Yóplac
Foto de Javier Zea