El cofundador de Microsoft y reconocido filántropo, Bill Gates, está tomando el asunto en sus propias manos. Ha anunciado que financiará fábricas para crear y probar vacunas contra el coronavirus, hasta encontrar una que funcione.

Por: Redacción Cosas

 

En nuestro incierto clima actual, los momentos de esperanza han surgido de los esfuerzos de las personas para apoyar en medio de la crisis. Desde las principales marcas internacionales hasta iniciativas individuales y organizadas, hay muchas muestras de solidaridad y de encontrar respuestas concretas. Un ejemplo de ello es el del fundador de Microsoft: Bill Gates ha prometido miles de millones de dólares en un esfuerzo por encontrar una vacuna contra el coronavirus.

Bill Gates

Forbes estima que el patrimonio neto de Bill Gates es de $US 100 mil millones.

Ya ha hecho honor a su promesa. La farmacéutica Inovio, financiada por Bill y Melinda Gates, ya se encuentra probando, desde esta semana, una vacuna contra el COVID-19. De acuerdo con un comunicado publicado en la página oficial de la compañía, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó la solicitud INO-4800 Investigational New Drug (IND) de Inovio. Esto permite que la firma inicie con la fase 1 de las pruebas clínicas de la vacuna, llamada INO-4800, en voluntarios sanos a partir de esta semana.

Filantropía necesaria

Forbes estima que el patrimonio neto de Gates es de $US 100 mil millones. Bill Gates es un reconocido filántropo. Ha donado más de $US 35 mil millones en acciones de Microsoft a la Fundación Bill y Melinda Gates que preside con su esposa. Esta se considera la institución privada de ayuda más grande del mundo. Y ahora, Gates ha anunciado que está preparado para donar miles de millones de dólares más para construir fábricas donde se pueda crear, y posteriormente probar, siete posibles vacunas contra el coronavirus.

Lea también:  Delivery para mascotas: La Guía de COSAS

La Fundación Bill y Melinda Gates se ocupará de proporcionar la capacidad de fabricación necesaria para desarrollar y producir una vacuna que haya pasado todas las pruebas en los próximos dieciocho meses. Todo esto lo expuso el filántropo en el programa de televisión estadounidense “The Daily Show”. “Aunque terminemos eligiendo como máximo dos de esas vacunas, vamos a financiar fábricas para crear siete vacunas, solo para no perder el tiempo en definir cuál funciona y luego recién tener que construir la fábrica…”, explicó Bill Gates.

“Serán unos pocos miles de millones de dólares que desperdiciaremos en la fabricación de vacunas que no se elegirán porque otra es mejor. Pero unos pocos miles de millones en esta situación en la que estamos, donde hay trillones de dólares de la economía que se están perdiendo, valen la pena “, agregó.

coronavirus laboratorio

Foto: AP Photo/Jessica Hill

El desarrollador de software también advirtió que las medidas de distanciamiento social estarían vigentes por algún tiempo más, potencialmente hasta que “vacunemos al mundo”, por lo que la capacidad para desarrollar y fabricar la vacuna debe estar implementada lo más rápido posible.

Esta no es la primera incursión de Gates en la filantropía médica. En 2019, la Fundación Bill y Melinda Gates prometió subvenciones por un total de hasta $US 12 millones, que se otorgarán a equipos de investigadores que ayuden a los esfuerzos para avanzar hacia el desarrollo de una vacuna universal contra la gripe.

Retos y posibilidades

El empresario de 64 años ya había expresado sus aprensiones sobre el manejo de la crisis de coronavirus en los Estados Unidos. Aunque el gobierno federal ha emitido pautas de distanciamiento social, las restricciones más rigurosas y su implementación son determinadas por cada estado independientemente. Gates escribió en el Washington Post: “Necesitamos un enfoque coherente a nivel nacional para cerrar por completo… Algunos estados y condados no han cerrado por completo. Esta es una receta para el desastre. Debido a que las personas pueden viajar libremente a través de las fronteras estatales, también lo puede hacer el virus. Los líderes del país deben ser claros: cerrar en cualquier lugar significa cerrar en todas partes”.

Lea también:  ¡Tenemos vacuna! Gobierno cierra trato con Sinopharm y AstraZeneca

El multimillonario también advirtió sobre las posibles dificultades en el proceso de desarrollo y fabricación de una vacuna, destacando que debido a que “muchos de los principales candidatos se hacen con equipos únicos”, los países tendrán que “construir instalaciones para cada uno de ellos, sabiendo que algunos no se usarán”. Agregó que “los países en desarrollo corren un riesgo aún mayor que los ricos, porque es aún más difícil para ellos hacer distanciamiento físico y cumplir con la cuarentena”.

Esperamos que los ambiciosos esfuerzos de Gates nos ayuden a encontrar la salida.