Con los preparativos de su boda afectados por la propagación del coronavirus y el retraso de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Jennifer Gates, hija del magnate de la tecnología Bill Gates, aprovecha la cuarentena para comprar un caballo olímpico por varios millones de euros. 

Por Redacción COSAS

Al parecer este no es un buen año para Jennifer Gates. La hija mayor del cofundador de Microsoft es probablemente una de las novias cuya boda tendrá que aplazarse a raíz de la pandemia. Comprometida desde el pasado mes de enero con el jinete egipcio Nayel Nassar, con quien tiene cuatro años de relación, ella —al igual que Beatrice de York y James Middleton— tendrá que reprogramar su paso por el altar. 

hija de bill gates Tokio 2020 1

Jennifer y Nayel se conocieron en la Universidad de Standford, California. Ella estudió Medicina mientras que él, cinco años mayor, tiene una licenciatura en Administración y Economía.

Pero este no es el único compromiso que se ha visto alterado a causa de la crisis sanitaria. Sus planes hípicos —afición que cultiva desde temprana edad— también se han detenido bruscamente.

Tras el sueño olímpico

Pese a ello, Jennifer, de 24 años, está afrontado la coyuntura de la mejor forma y con la mirada puesta en el futuro. Así, aprovechando que aún tendrá que esperar unos meses participar en las olimpiadas, ha invertido una elevada suma de dinero en un imponente caballo en el que estaba interesada desde hace algún tiempo. De alguna forma, podemos decir que el coronavirus ha beneficiado a la amazona. 

hija de bill gates Tokio 2020 3

La jinete de 24 años comparte la pasión por los caballos con su prometido. En su cuenta de Instagram, donde tiene más de 300 mil seguidores, se pueden ver imágenes como esta.

“Estoy muy agradecida y emocionada de que Darry Lou se una al equipo de Evergate Stables“, comentó la también presidenta del famoso establo, hace unos días a través de sus redes sociales. “He admirado a este maravilloso caballo y al equipo que hace con Beezie —jinete olímpica norteamericana con varias medallas a cuestas, quien montaba el corcel antes de su venta—, uno de mis mayores ídolos en el deporte ecuestre, durante mucho”, agregó.

Lea también:  Rolando Arellano: “El Perú necesita gente preparada Para la nueva normalidad”

Ya es de su propiedad

Con los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 pospuestos hasta el próximo año y sin mucho que hacer por estos días, la hija de Bill Gates, dedicada al máximo a las competiciones hípicas como otras grandes herederas del mundoMarta Ortega, Athina Onassis y Charlotte Casiraghi, por mencionar algunas—, ha sacado ventaja a la parálisis del mercado ecuestre para darse este capricho. 

hija de bill gates Tokio 2020 2

Jennifer es la hija mayor de Bill Gates. El magnate y su esposa Melinda tienen otros dos hijos: Rory, de 20 años, y Phoebe, de 17.

El ejemplar valorizado en un monto inalcanzable para la mayoría de competidores ya se encuentra en sus establos. Tal y como ella ha confesado, su venta estaba concertada para después de la cita olímpica. No obstante, el coronavirus precipitó todo. Eso sí: la nueva ubicación del animal es más que favorable. Dado que es un caballo de competencia, es importante que no pierda la fuerza física y en las instalaciones domésticas de su nueva propietaria no le faltará nada. 

“Aunque nos entristece no ver a Darry y Beezie en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, deseamos conocerlo mejor en casa mientras las restricciones para competir sigan vigentes, así como darle el amor y cuidado que merece”, se lee en el mensaje compartido por la primogénita de Bill Gates. 

Madden y Darry Lou

Madden compitiendo sobre Darry Lou en 2018.

Cabe señalar que, aunque el caballo lo montaba profesionalmente Beezie Madden, pertenecía a Abigail Wexner, esposa del acaudalado empresario estadounidense, Les Wexner, fundador del imperio textil L Brands, que incluye marcas como Victoria’s Secret —recientemente vendió el 55% de las acciones— y Abercrombie & Fitch

Lea también:  Ocho grandes personajes de Heath Ledger (que no son el Guasón)

 

Fotos: @jenniferkgates