Scarlett Johansson y Disney llegaron a un acuerdo tras la demanda que le interpuso la actriz al gigante del entretenimiento por el prejuicio económico causado por distribuir Black Widow en cines y  streaming simultáneamente.

Por Arianna Gonzáles

 Johansson protagoniza Black Widow

Scarlet Johansson protagoniza Black Widow.

“Feliz de haber resuelto nuestras diferencias”. En un comunicado emitido el pasado 30 de septiembre, Scarlett Johansson anunció el final de la demanda que le interpuso a Disney tras el estreno de Black Widow, película de la que es protagonista.

Como se recuerda, en julio de este año, la actriz demandó al gigante del entretenimiento por violar su contrato y causarle un enorme prejuicio económico.

La acusación se basaba en que Disney había usado su plataforma de streaming para lanzar Black Widow el mismo día que la película se estrenó en cines.

Para la defensa de Scarlett, la transmisión de la película de Marvel en Disney+ redujo la participación financiera de Johansson porque se había acordado que su salario se basaría, en gran parte, en la taquilla de la producción.

Final feliz

La demanda de Johansson contra Netflix empezó en julio, tras el estreno de la película de Marvel.

Sin embargo, este jueves 30, Johansson y Disney resolvieron su disputa en un acuerdo cuyos términos no fueron divulgados, pero que ha permitido contar con la participación de la actriz en otros proyectos cinematográficos.

“Estoy increíblemente orgullosa del trabajo que hemos hecho juntos a lo largo de los años y he disfrutado enormemente de mi relación creativa con el equipo. Espero continuar con nuestra colaboración en los próximos años”, declaró Johansson en un comunicado.

Por su parte, el presidente de contenido de Disney Studios, Alan Bergman, dijo que Disney también espera trabajar con Scarlett en una “serie de próximos proyectos, incluyendo la ‘Torre del Terror’ de Disney”.

Lea también:  Where dreams come true: Los 66 años de Disneyland

El acuerdo y los buenos términos que rodean el fin de la disputa Johansson vs. Disney era bastante predecibles pues, la demanda de la actriz había provocado la solidarización de reconocidos actores y productores de la industria del cine.

Tan solo dos meses después de interpuesta y a pesar de que Disney en un primer momento haya acusado a Scarlett de tener una “cruel indiferencia ante los horribles y prolongados efectos globales de la pandemia” en la industria cinematográfica, la tensión de la disputa entre la actriz y el gigante del entretenimiento ha llegado a su fin.

Sin duda, un camino que llevó a Johansson a sentar las bases de la discusión sobre la evolución de Hollywood y el cambio en el paradigma de consumo de las audiencias.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.