Empresario, científico, filántropo ecologista y multimillonario, el artífice de Tesla Motors y SpaceX quiere evitar la destrucción del planeta mediante las energías renovables, y convertir Marte en un hogar para la raza humana.

Por Nora Cifuentes / EFE

Hijo de un ingeniero sudafricano y de una modelo y nutricionista canadiense, comenzó a programar entre los nueve y diez años con un ordenador Commodore VIC-20. A los doce, vendió su primer programa por quinientos dólares: el juego espacial Blastar, que ha sido adaptado a HTML5 por un ingeniero de Google en 2015 y se puede jugar en la actualidad a través de un enlace.

A los diecisiete se marchó de casa, ante su negativa de realizar el servicio militar obligatorio en Sudáfrica. “No tengo nada en contra de servir en el ejército en sí, pero servir en el ejército sudafricano para reprimir a la gente negra no me pareció una buena forma de emplear mi tiempo”, declaró tiempo después. Consiguió una beca para estudiar Administración de Empresas y Física en la Universidad de Pensilvania (EE. UU.); inspirado en íconos de la innovación como Nikola Tesla, Musk tuvo claro su camino: quería abordar “los tres problemas más importantes”: “internet, las energías renovables y el espacio”.

Según la revista “Forbes”, la fortuna de Musk asciende a 15.600 millones de dólares.

En 1995 abandonó el programa de doctorado en Física Aplicada y Ciencia de Materiales de la Universidad de Stanford, a cuyas clases llevaba asistiendo solo dos días. La razón fue embarcarse, junto a su hermano Kimbal Musk y su amigo Greg Curry, en la fundación de su primera empresa. Así fue como nació Zip2, un servidor pensado para desarrollar, alojar y mantener páginas web empresariales de medios de comunicación.

Lea también:  Cardi B solicitó el divorcio de su esposo Offset, con quien ha estado casada durante los últimos tres años.

En 1999, cuando la empresa ya gestionaba más de doscientos sitios online, fue vendida por 300 millones de dólares. Ese mismo año, Musk fundó X.com, una empresa de servicios financieros y pagos electrónicos, posteriormente conocida como PayPal. El resto es historia: en 2002, eBay compró PayPal por 1500 millones de dólares en acciones, y ahora es uno de los métodos de pago por internet más utilizados del mundo.

Ese mismo año fundó su tercera compañía, SpaceX. ¿Su objetivo? Llegar a Marte. Para ello, quería lograr la construcción de cohetes reutilizables. Un año después también fundó Tesla Motors, con la idea de desarrollar coches eléctricos autónomos. En 2008 asumió la dirección ejecutiva de esta empresa, a la par que SpaceX llegaba a un acuerdo con la NASA por 1600 millones de dólares.

Ya en marzo de este año, uno de sus cohetes de SpaceX logró regresar a la Tierra, acercando sus sueños planetarios a la realidad. Tal y como afirmó en el 67° Congreso Internacional de Astronáutica de México, Musk quiere colonizar Marte en 2022. “Estaría bien morir en Marte, solo que no estrellándome”, dijo a Ashlee Vance, autor del libro Elon Musk: Tesla, SpaceX, and the Quest for a Fantastic Future.