Aprovechando su gira por Londres, el cuerpo de baile de D1 se presentó en el prestigiosoTheArts Club. La misma noche, y gracias a una subasta, se recaudaron fondos para la institución  que hace doce años fundó Vania Masías, para incentivar el desarrollo social y cultural de jóvenes  de bajos recursos. El evento fue una celebración del Perú y de sus raíces, y también un merecido homenaje a la labor altruista de la bailarina peruana.

El lunes 6 de noviembre, The Arts Club de Londres recibió a decenas de personas del mundo filantrópico y artístico de la ciudad, quienes se reunieron para celebrar la labor de Vania Masías en un evento a beneficio de D1, el proyecto de integración social que lidera la bailarina. Entre ellas se encontraban las peruanas Carina Alberti de Hirschler, Marcela Ganoza de Bombieri, Ana Santa María de Banon, Tita Granda de Bryne y la presidenta de la Anglo Peruvian Society, Beatriz Gamarra de Barclay, quienes asistieron al evento en compañía de amigos; mientras que por el lado de los invitados internacionales, estuvieron presentes Lady Gabriella Windsor, sobrina de la reina Elizabeth II; las socialités Victoria Aitken y Antonia Packard; y figuras reconocidas del ballet, como Tamara Rojo, quien ha sido estrella de la Royal Ballet Company, y es, actualmente, directora artística del English Ballet; y el colombiano Fernando Montaño, solista del Royal Ballet.

“ORÍGENES VIRÚ”

El filántropo Arjun Waney –quien fue anfitrión del evento junto con Susana de la Puente– es propietario de The Arts Club, que nació en 1863 con el fin de reunir a personalidades afines a las artes y que ha tenido entre sus filas a nombres tan respetados de las distintas ramas del arte mundial como Charles Dickens, Franz Liszt y Frederic Leighton, entre otros. En este lugar cargado de historia, el cuerpo de baile de D1 ofreció una conmovedora puesta en escena que emocionó hasta las lágrimas a varios de los asistentes: “Orígenes Virú”, el espectáculo creado por Vania Masías y dirigido por Michael Grijalva, que la compañía de danza ha llevado de gira por la capital inglesa, tras meses de arduos ensayos.

Lea también:  Rendirse jamás: la historia de Pedro Pablo de Vinatea

Posteriormente, se llevó a cabo una subasta que condujo el reconocido martillero HughEdmeades –quien acaba de retirarse de la renombrada casa de subastas Christie’s–, en la que se ofreció una diversidad de experiencias y objetos donados por peruanos en Londres: desde una semana en una casa en Provenza, Francia, hasta piezas de maestros artesanos premiados –donadas por Armando Andrade–, una manta de alpaca hecha por la diseñadora Sandra Jordán, y, además, unas fotografías de tamaño colosal de autoría de Jacques Ferrand, que fueron comisionadas especialmente para la ocasión por la revista COSAS. “A Vania ya la conozco hace un tiempo porque le he hecho fotos antes. De hecho, creo que cuando comencé, hace doce años, una de las primeras fotos que hice fue con ella, que también justo estaba comenzando con D1. En ese entonces, tenía solo cincuenta bailarines creo, y ahora tiene como siete mil… ¡Una monstruosidad! Así que cuando COSAS me propuso hacer las fotos artísticas, que luego serían impresas y vendidas en una subasta en Londres para recaudar fondos y ayudarla a ella en su proyecto, me pareció genial”, cuenta el fotógrafo peruano. La dirección de arte y el estilismo de las evocadoras imágenes en blanco y negro, que muestran a algunos de los bailarines de D1 haciendo piruetas y moviéndose entre telas, estuvieron a cargo de Lía Lázaro, mientras que el encargado del retoque fue Paul Bobadilla.

En total, la subasta logró recaudar cerca de £40.000. Sin embargo, cuando ya todo parecía haber concluido, ArjunWaney, visiblemente emocionado por la presentación de los bailarines, anunció que quería pagar el equivalente del programa D1 para cincuenta chicos, es decir, aproximadamente, £75.000.

Lea también:  Sully, el perro de George H. W. Bush, llora la partida de su amo

DE VUELTA A CASA

Antes de subir al avión que la traería a Lima, Vania conversó telefónicamente con nosotros y nos expresó su gratitud y absoluta emoción tras estos días, en los que también recibió una capacitación de parte de Ashoka, la comunidad internacional de líderes a la que pertenece, y, además, ofreció una charla en la prestigiosa Laban School of Drama. “Ha sido una experiencia maravillosa, cada día más impactante que el otro. La embajadora Susana de la Puente y el apoyo de la Anglo Peruvian Society han sido de lujo”, expresó. Sin embargo, más allá de todos los agasajos y celebraciones, Vania resaltó que lo más impresionante para ella fue estar en Londres con los miembros de la compañía de baile que dirige. “La experiencia de poder estar en la ciudad en la que yo me terminé de formar como bailarina y compartirla con los chicos ha sido lo más fuerte”, contó la bailarina.

Definitivamente, la noche del 6 de noviembre no solo sirvió para dar a conocer lo mejor del Perú, tan bien representado por Vania Masías y sus muchachos, sirvió además para que una labor tan loable como la que realiza la bailarina peruana reciba un importante apoyo para seguir creciendo y contribuyendo a cambiar el futuro de miles de jóvenes más en nuestro país.