A través de un comunicado oficial, Clarence House anunció el compromiso más esperado del 2017.

Esta mañana, Clarence House -la residencia real de Londres-, publicó un comunicado que dio la vuelta al mundo y anunció una noticia que ya se veía venir: el compromiso oficial entre el príncipe Harry y la actriz de Suits, Meghan Markle. En el anuncio, además, se dio a conocer que la boda se realizará durante la primavera del 2018.

“Su alteza real y la señora Markle se comprometieron en Londres a inicios de este mes. El príncipe se lo ha informado a Su Majestad la reina y a miembros cercanos de la familia. El príncipe Harry también recibió la bendición de los padres de Markle. La pareja vivirá en Nottingham Cottage en el Kensington Palace”, finaliza el comunicado.

Anuncio oficial

Según informaron medios británicos, Meghan Markle y la reina Isabel II se conocieron formalmente antes de anunciar el compromiso. El encuentro entre ambas, en el que, por supuesto, también participó el príncipe Harry, se realizó en el mes de octubre en el Palacio de Buckingham. 

El tema que los tres conversaron habría sido no solo sobre el compromiso del nieto de la reina con la actriz, sino que habrían ahondado en detalles sobre cuándo y cómo hacer el anuncio oficial de la boda. Y es que tras la primera aparición pública de Harry y Meghan en setiembre, los rumores de matrimonio se hicieron aún más grandes.

Cabe recordar que Harry y Meghan tienen casi un año de relación. A través de un comunicado oficial publicado en noviembre del 2016, el hijo de Diana de Gales admitió que tenía una relación con la modelo, y a la vez denunciaba un acoso mediático hacia ella y su familia.

Asimismo, la intérprete de Rachel Zane en la serie Suits brindó una entrevista a la revista Vanity Fair en setiembre, en la que reafirmó su relación. “Somos una pareja, estamos enamorados”, expresó. 

Buenas noticias

La noticia del compromiso ha sido festejada alrededor del mundo y las felicitaciones a la pareja no se han hecho esperar. Theresa May, la primera ministra del Reino Unido, señaló que este es un momento para celebrar el amor entre dos personas. 

Su predecesor, David Cameron, también felicitó a la pareja: “Son excelentes noticias y les deseo una vida llena de felicidad juntos”, escribió en su cuenta de Twitter. 

La nueva vida de Meghan

Aunque Harry ha hecho todo lo posible para conferirle “normalidad” a su relación con la actriz de la serie Suits, lo cierto es que nada volverá a ser remotamente normal para ella, sobre todo después del anuncio de un compromiso oficial. De hecho, ni siquiera la familia de la actriz podrá librarse de los rigores y las presiones de acceder a un entorno tan complejo como el de la familia real británica.

Markle, si finalmente sube al altar del brazo del hijo menor de Diana, será la primera estadounidense en formar parte de los royals británicos desde que Wallis Simpson se casara con Edward VIII hace más de ocho décadas, forzando así su abdicación del trono, en un episodio que hasta hoy es muy recordado en el Reino Unido.

Cabe mencionar que, a inicios de noviembre, Channel 4 de Inglaterra estrenó el programa “When Harry Met Meghan: A Royal Romance”, un documental que narró los pormenores del noviazgo y brindó algunas revelaciones especialmente jugosas de la relación entre el hermano de William y la actriz. Una de ellas, por ejemplo, fue compartida por la periodista especializada en temas de la familia real Katie Nicholl, quien aseguró que el príncipe ya tenía un ‘crush’ con Markle, o mejor, con Rachel Zane, el personaje que interpreta en Suits, desde hace años.

Estaba enamorado de Rachel Zane dos años antes de conocer a Meghan, y la razón por la que sé esto es porque tomé unas copas con una de las amigas de Harry”, asegura Nicholl en el programa televisivo. “Me contó que había salido una noche con el príncipe cuando aún estaba soltero, y le preguntó: ‘Harry, ¿quién es tu chica ideal?’. Y él respondió que Meghan Markle de ‘Suits’”.

En la edición 630 de COSAS realizamos un reportaje imperdible con la última información que rodea a la pareja más asediada de la realeza británica.