Tras meses de especulación, la hija de la princesa Carolina de Mónaco, Charlotte Casiraghi, se casará con su novio, el productor de cine francés, Dimitri Rassam. La boda se espera con ansias en el Palacio de Mónaco y apunta a ser uno de los mayores acontecimientos sociales del año.

Boda monegasca

El año pasado, a mediados de junio, la prensa internacional rumoreaba que el matrimonio entre Charlotte Casiraghi, de 32 años, y Dimitri Rassam, de 37, se celebraría antes de que termine el verano europeo. Sin embargo, el evento fue pospuesto, ya que Charlotte quedó embarazada de su primer hijo con Dimitri: Balthazar, quien nació en el mes de octubre.

Hasta ese momento no se sabía hasta cuándo se pospondría el matrimonio, pero luego de que Casiraghi apareciera en la última edición del “Baile de la Rosa” de este año, luciendo un impresionante anillo de oro brillante, las especulaciones volvieron a surgir por parte de la prensa mundial.

 Dimitri Rassam y Charlotte Casiraghi en el “Baile de la Rosa”, Mónaco.

De acuerdo con la revista alemana Bounte, la boda está planeada para el primero de junio, y se celebraría de dos modos: primero, la boda por civil, y luego, por religioso. A pesar de que el Principado de Mónaco no ha confirmado nada oficialmente, hay una consigna que, de todos modos, se respetará: la boda contará solo familiares y amigos íntimos de la pareja, con la intención de hacerla más íntima y ajena a terceros.

Privacidad ante todo

Todo apunta a que la boda civil se realice en el Principado de Mónaco, mientras que la religiosa se celebraría en la comuna francesa de Saint-Rémy-de-Provence, en la Provenza francesa, la cual, según medios internacionales, guarda un gran significado para la familia de Charlotte, ya que luego de la muerte de su padre, Stefano Casiraghi, toda la familia se refugió en esta localidad provincial para alejarse del acecho de la prensa y superar la pérdida. 

Lea también:  Kate Middleton: 10 cosas que no conoces de la duquesa de Cambridge

Sin embargo, la revista People, indica también que la madre de Rassam -la actriz Carole Bouquet- habría sugerido que la boda se realice en la Isla de Pantelaria, ubicada al suroeste de Sicilia, donde ella posee un extenso y hermoso viñedo.

Charlotte y su hijo Raphael, quien sería el paje de la boda.

Además, Paris Match, informa que el primer hijo de Charlotte -el pequeño Raphael, fruto de la relación que tuvo con el comediante francés Gad Elmadeh- ejercería la función de paje durante la boda, acompañado de sus primos, los jóvenes príncipes Jacques y Gabriella, de cuatro años de edad. Sin duda, cuando el día de la boda llegue, será un gran acontecimiento para todo el Principado de Mónaco. Habrá que esperar.